Seleccionar página

“He decidido algo: comerciar cosas realmente fétidas. Enseguida se convertirían en éxito en un mercado masivo que realmente apesta” Warhol

Continuamos nuestra serie “Warholeada” ya de lleno con la vida y obra del padre del pop art.

Andrew Warhola nació en la ciudad de Pensilvania el 6 de agosto del año 1928, aunque se han especulado mucho su fecha de nacimiento y varios aspectos de su vida privada, se cree que este fue el año real de su nacimiento.

Andrew
creció en familia de inmigrantes checos de escasos recursos, conformada por su madre, quien vendía flores de hojalata y trabajaba limpiando casas, su padre un minero muy trabajador y sus dos hermanos mayores. Su padre se ausentaba casi todo el día para poder sustentar las necesidades de su familia mientras sus hijos se dedicaban a estudiar, siendo únicamente su hijo menor quien asistiera a la universidad.

En la infancia de este artista se desarrolla su talento como dibujante, su madre le inculca el amor por el dibujo regalándole un chocolate cada vez que completaba una página de su cuaderno de dibujo y enviándolo cada sábado a clases gratiutas de arte.

Andy creció y desarrolló su característica personalidad: tímido, callado e introvertido, sufría de depresiones durante las vacaciones de la escuela.  Durante 3 años consecutivos pasó sus vacaciones escolares en cama escuchando radio y a su madre leerle cuentos con su característico acento checo, ya que nunca aprendió a hablar inglés correctamente. A los 8 años recibió un proyector como regalo y con esto se enciende la llama de la pasión por la fotografía y el cine, coleccionar fotos de estrellas de “Hollywood” se convirtió en su pasatiempo.

Durante su adolescencia se dedicó a trabajar en grandes almacenes en sus vacaciones de verano, en esta etapa entró en contacto con el mundo de la publicidad y el consumismo, este se convertiría en su fuente de inspiración y en su medio de subsistencia.

En esa época Warhol era un “pobre diablo” que convivía todo el día con los objetos más deseados de la cultura americana, gracias a esto desarrolló una intución por la estética de los productos y una fascinación por el diseño de todo lo que envolvía a los artículos de consumo masivo.

Tiempo después acabó sus estudios en la secundaria e ingresó a la universidad de Pittsburgh en donde conoció a un profesor proveniente de Nueva York: Philip Pearlstein a quien él definió como: “Una escuela de diseño” . Una gran amistad creció entre ellos a pesar de la diferencia de edades, la admiración era mutua aunque en la universidad a Warhol no se le reconocía por méritos extraordinarios, sus profesores elogiaban algunos de sus trabajos: “Era un joven delgado de poca estatura, yo no le conocía bien pero hacía su trabajo y algunas cosas eran realmente buenas”.

En esta época universitaria Warhol sintió gran atracción por el arte en diversas expresiones como la danza y el teatro: “Artistas como José Limón, un bailarín Americano que por aquellas épocas era considerado un héroe en los círculos y culturales y recuerdo que siempre ibamos a verle cuando actuaba”. (Pearlstein citado por Honnef,1998 p.16).

Luego de varios años en la universidad Warhol concluyó sus estudios y decidió que era tiempo de emprender su viaje hacia el éxito, Nueva York era su destino. Junto con su exprofesor y amigo Pearlstein alquiló un estudio en una zona en donde mal vivían artistas fracasados del mundo de la música y la literatura neoyorquina de la época, este fue tan solo el comienzo de un proceso de desarrollo creativo y profesional: “Cuando tenía 18 años un amigo me metió en una bolsa de compras y me llevó a Nueva York” .

Warhol
como hijo de emigrantes veía Nueva York como la representación de América, la ciudad agitada y llena de lujos era el blanco de su mirada fija, los lujosos escaparates de las tiendas eran un reflejo del glamour neoyorquino del cual él era un espectador un poco distante.

Gracias a su talento consiguió trabajo como dibujante publicitario realizando anuncios para importantes revistas de moda como “Glamour” o “Vogue”. La primera vez que salió publicado uno de sus anuncios escribieron mal el nombre, Andy Warhol apareció impreso en la revista, gracias a esto decidió cambiar su nombre de Andrew Warhola a Andy Warhol. Anteriormente, había acortado su nombre y ahora su apellido.

Las publicaciones de sus anuncios crecían y gracias a la aceptación de su trabajo Warhol cambió varias veces de residencia, no buscaba amigos, buscaba alguien con quien compartir el pago del alquiler mientras las cosas mejoraban.

Sus dibujos eran los culpables de su imparable ascenso hacia el éxito, había llegado rápidamente a ser reconocido por su original propuesta gráfica. La directora artística de la revista “Glamour” no sabía que uso darle a los dibujos de Warhol, y le dijo: “Los dibujos son buenos pero por el momento “Glamour” solo necesita dibujos de calzado.”

Al día siguiente el preseverante Warhol apareció con 50 dibujos de calzado, el tema se volvió recurrente en sus primeras obras más comerciales, lo que los historiadores de arte llaman su etapa Warhol antes de Warhol.

Gracias a estos dibujos de zapatos realizó una exposición llamada “Golden Shoes” que eran creaciones libres de diferentes dibujos de calzado dedicadas a estrellas del cine y de la literatura como James Dean, Elvis Presley y Truman Capote.

Las ilustraciones representaban a estos personajes famosos, algunos tenían connotaciones sexuales y tendencias fetichistas. Además de los afamados dibujos Warhol tenía la idea de vender la ropa interior usada por las celebridades, idea que nunca se llegó a realizar.

Para terminar este capítulo quién mejor que David Bowie con esta canción dedicada a su “amigo”.