Seleccionar página

por Ariel Espinoza, colaborador de ArtStudio Magazine

Fotografías: José Campos Rojas

Continuamos con una conversación exquisita con dos músicos y artistas de primer nivel, Adrián Goizueta y Luis Enrique Mejía Godoy, gracias a la cortesía de Papaya Music.

ASM: Adrián, sabemos de una nueva etapa ahora sin el Grupo Experimental ¿sigue Adrián Goizueta experimentando?

Goizueta: Mirá, hay algo importante de estos nuevos materiales, hay también una manera de enfocarlos, una manera innovadora. En el caso mío cuando me preguntan que ¿por que terminé con el grupo experimental? Yo les digo, que terminé con el grupo experimental porque quería seguir experimentando. Y con el grupo experimental ya se había experimentado.

EscuchaEl Bolero

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

EscuchaTango a Mariano

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Ahora, con el 5+ hemos vuelto a todo esto, y me parece que en el caso de mi nuevo disco (Tangoizueta) no es la excepción. Tengo músicos de  jazz, rock y otros estilos, tocando Tango, y con esto logramos una propuesta de tango tradicionalista…y pues vemos simpático hacer tangos y boleros, que son ritmos de más de cien años, combinándolos con el jazz que también tiene poco más de cien años. Hay una declaración de identidad de nosotros. Porque el bolero es parte de la tradición y de la música de Latinoamérica, el tango también lo es. El bolero tiene mucho que ver con la historia de Luis y el tango con mi tierra natal; vacilón saber que siendo argentino de nacimiento, esta es la primera vez que hago un disco con música argentina, a pesar de que ya tengo más de 25 discos. Creo también que es el primer disco de boleros de Luis.

Mejía Godoy: Totalmente si, creo que esta experimentación de bolero y jazz, tango y jazz, latinjazz, afrojazz, y todo esto, pone al jazz en primer plano. ¿Por qué lo hacemos?…bueno, creo que el jazz es la máxima expresión de la síntesis musical. Creo que en Costa Rica existe solo una emisora radial que pone jazz ¿cierto? Es igual que la música clásica, sigue siendo música de minorías. Pero de igual forma, yo me quiero acercar a esa síntesis de mestizaje de lo latino y universal, donde la conciencia es lo más importante.

Nosotros cuidamos todos los detalles, inclusive la portada de nuestros discos…ejemplo cuando compro o me regalan un disco, aunque no lo crean antes de escuchar la música, le pongo más atención a los textos del disco…es increíble, pero uno aprende más del artista, solo con leer sus dedicatorias, letras y demás…estas cosas van más allá de la música. Los intelectuales dicen que nosotros, los cantautores, somos poetas menores que escribimos poemas fáciles de recordar, pero es que igual, nosotros nunca vamos a pretender hacer una canción intelectual que nadie entienda, para mi es más importante que lo que diga se entienda, y mejor aún, que aporte a la conciencia de la apreciación artística y cultural.

Te cuento que no es la primera vez que Adrián y yo musicalizamos poesía, a veces encontramos en un texto, lo que a lo mejor nosotros quisimos decir hace tiempo y no encontramos las palabras adecuadas para hacerlo, y mas allá aún de solo un texto y melodías, son los arreglos de esas canciones… el alma y corazón para llevar una propuesta musical entera… todo eso es arte señores.

ASM: Que rico hablar de estos temas con gente que sabe y vive la música en su máxima expresión; son muchos años de experiencia y conocimiento real detrás de las notas que adornan una melodía…cambiando un poquito de tema… los dos tienen un denominador común, que es Costa Rica… ¿qué me dicen de este país, al cual ustedes le han dado tanto?

Goizueta: Bueno, Costa Rica históricamente ha sido un terreno de paso, ¿no? Desde tiempos precolombinos. Definitivamente es una tierra que acoge, y nosotros hemos sido parte de esa “acogida”…

Todos: Risas

Goizueta: Pues los dos llegamos aquí, casi que por la misma razón…fuimos exiliados de nuestros países por cuestiones políticas y de dictaduras. Llegando nomás, casi inmediatamente nos empezamos a meter de lleno en la música nacional, codeándonos con los músicos ticos. Este denominador común que es también nuestra patria, porque nos gusta decir que somos de aquí y somos de allá… al revés de cierto músico barbudo (que no soy yo) que dice que “no es de aquí ni es de allá”.

Todos: Risas

Goizueta: Eso es la riqueza de uno poder ir aprendiendo algo de la vida.

Mejía Godoy: La mayoría de la gente que llegó a Costa Rica en los 60 y 70, no eran campesinos, ni mano de obra. Eran intelectuales, músicos, teatristas, escritores de Chile, Argentina, Centroamérica…algunos muy de paso, otros que de plano se quedan viviendo, aportando a este país, cambiando la cultura del país; con herramientas nuevas y fundamentos nuevos, para hacer más rica la cultura centroamericana en Costa Rica, que dicho sea de paso, era el único país libre en Centroamérica, desde donde no solo se reclamaba la solidaridad con los otros países, sino que se contribuía en el desarrollo del arte y la cultura del área. De hecho soy testigo vivo de eso. Yo vine en el 67 y me fui en el 79 y luego vuelvo en el ochenta y pico, noventa y pico, y se ve claramente la diferencia, y me siento súper orgulloso y alegre de saber que yo ayudé a poner una semillita, de esa cosa modesta, sencilla de cantar en el parque, en iglesias, con un montón de gente. Sería injusto tratar de nombrarlos a todos, porque eran demasiado buenos y no acordarme de todos sería un pecado. ¡Yo aprendí tanto aquí! Ver y vivir esa libertad, poder leer y escuchar de una Carmen Naranjo por ejemplo. Yo venía de una dictadura, y pensaba que esto era el paraíso.

Gracias a Dios me tocó coincidir con el “boom” de la literatura latinoamericana; por supuesto que yo venía respaldado por Darío, que es nuestro gran árbol. Pero aquí conocí a Joaquín Gutiérrez, Carlos Luis Fallas, Carmen Lira, Carmen Naranjo, Jorge de Bravo, y cuando empecé a leer a todos ellos, empecé a descubrir la verdadera libertad, de leer, de opinar, de cantar, cosas que no tenía en mi país. Para mi fue una especie de locura, y de esa locura empezamos a hacer un movimiento espontáneo que llamamos en ese entonces “la nueva canción costarricense”, mucha gente se quedó en el camino, otros continuaron, otros consolidaron obras y sembraron conciencias.

Cuando canto, y ojalá sea una nuevísima canción, siento la receptividad de la gente, y eso se debe a todo eso que sembramos muchos años atrás. Por supuesto, tuvimos la ayuda de los profesionales de música de la Universidad Nacional de Heredia y todo un movimiento de jóvenes que en aquel momento era producto del conservatorio Castella, y creo que es importantísimo mencionar a nuestro gran amigo Don Arnoldo Herrera, que hizo del Castella un verdadero semillero de músicos, poetas, escritores, de locos “puej”.

Goizueta: Después también sin duda alguna, otro semillero fue la sinfónica. (Se abre un paréntesis para hablar de temas relacionados con el estadio nacional, y cantando/bailando por un sueño) obviamente, muchas risas y bromas que no vienen al caso…

ASM: ¿Qué tal otra tacita de café?

Goizueta/ Mejía Godoy: claro

ASM: Parte de la siguiente pregunta ya casi me la han contestado, que era saber un poco de su historia artística. Sabemos de un Adrián Goizueta, profesor por muchos años de la Universidad Nacional, productor, compositor, arreglista. De un Luis Enrique Mejía Godoy precursor de lo que conocemos hoy como la nueva canción costarricense y latinoamericana. Pero aún queda algo que me intriga, y es el saber cuando es, ¿en qué momento dicen ustedes, a esto es lo que me voy a dedicar el resto de mi vida?

Mejía Godoy: Creo que eso fue una cosa muy espontánea, tanto Adrián como yo lo hemos dicho muchas veces, aunque en algunos casos no, a veces le pregunto a gente que de donde viene ese talento, que si de alguien en la familia, y simplemente nada de relación, pero en el caso de nosotros, venimos de familias muy involucradas en el arte, música, pintura. En el caso mío, mi padre era constructor de marimbas, tocaba guitarra, teníia influencias del Caribe y pues siempre nos inculcó ese amor por la música, por la honradez de cantar y cantar con amor a la gente. Aunque mi padre quería que nosotros fuéramos médicos, arquitectos, abogados (aunque suene contradictorio), y de mis hermanos y hermanas, Carlos y yo coincidimos en dedicarnos a la música, y al igual que con Adrián, vimos que la música tiene una razón de ser, que viene mucho antes, de los viejos trovadores y cantautores. Bob Dylan, bueno más viejos todavía, de ¿cómo se llama…? ¿Este antes de Serrat…?

Goizueta: Paco Ibáñez

Mejía Godoy: Paco Ibáñez, y mucha gente anónima, y vuelvo a decir que pertenecemos a una generación privilegiada, años 60, 70, fueron claves en el rock, en el jazz, música experimental, música socialmente comprometida, políticamente comprometida con la tierra, en contra de las guerras, Vietnam, o por la revolución cubana, o contra las dictaduras del cono sur, etc… encontraba en la canción nuestra, inclusive precolombina, (aunque con la re-invindicación y utilización de los instrumentos), canciones como esta de “que las tortillas se vuelvan” en contra de guerras civiles y demás. Igual nosotros cantábamos al amor, la vida y lo seguimos haciendo…

Goizueta: jajaja.. y esto era una pequeña entrevista…jaja (empieza a cantar) ♪♪“cuando quiera el Dios del cielo, que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan, que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda”♪♪

ASM: Excelente. ¿Su música, donde la podemos conseguir?

Goizueta: Mirá, durante todo nuestro proceso, y esto es importante decirlo, hemos logrado un nexo muy importante con la gente de Papaya Music, un sello muy interesante, que nos ha llamado mucho la atención y nos hemos acercado a ellos, y pues se ha comprobado que a veces es mucho más negocio apuntarle a lo nuestro, que apuntarle a lo que viene de afuera. Nuestra música actualmente se consigue en todos lados, y pues en un momento tuvimos problemas de distribución que se han venido solucionando con nuestra incursión a Papaya.

Mejía Godoy: Otra cosa que ha ayudado mucho es la creación, primero de empresas como Papaya, otra con programas de radio como “Nuestra Música” de Adrián, o radiomalpais.com.  Por más distribución que haya, si nuestras canciones no se programan en las radios, pues es muy difícil que la gente sepa de nuestros nuevos proyectos y demás…

ASM: Señores, ya no les quito más su tiempo, se que tienen muchas cosas pendientes aún. Ha sido todo un honor haber podido conversar con músicos de su calibre y pues quedamos muy agradecidos con ustedes y con Papaya Music, que nos dio la oportunidad de tomarnos un cafecito juntos. Esperamos que nuestros lectores se den cuenta, de por que ustedes dos son tan exitosos,  y es que no es solo música, sino trasfondos y conocimiento de la misma. A nuestros lectores en general, no importa el tipo de música que les llame mas la atención, raza, sexo, edad, estatus social… TIENEN que escuchar a estos dos monstruos de la canción latinoamericana… se los prometo, no se van a arrepentir. ¡Muchas Gracias!


Dos amigos, dos caballeros, dos discos.