Seleccionar página

por Ariel Espinoza, colaborador de ArtStudio Magazine

Fotografías: José Campos Rojas

Tan Goizueta y tan Mejía Godoy

Más que una entrevista, gracias a la gentileza de Lorna Chacón de Papaya Music, pudimos compartir un cafecito con Adrián Goizueta y Luis Enrique Mejia Godoy, previo al concierto a beneficio de Ciudad Hogar Calasanz CoinCDencias a realizarse este 24 de Octubre en el Melico Salazar, a partir de las 8:00 pm. Esta es la primera entrega.

Mucho de que hablar, mucho que preguntar, es lo que pasaba por mi mente al acercarse la hora de la entrevista, así que llegado el momento, todo empezó más o menos así:

ASM: Primero que nada señores, un placer tenerlos aquí esta tarde, y segundo, muchísimas gracias por concedernos este ratito de tertulia, en su tan ajetreada agenda.


Pretendemos con esta entrevista conocer un poco más de ustedes, su vida, sus proyectos, conciertos y más.

¿Qué tipo de música nos exponen? ¿A qué tipo de personas va dirigida? ¿Será acaso que sólo personas de una edad específica escuchan sus composiciones o los más jóvenes también puede vivir el mensaje de sus líricas?

Goizueta: Pienso que hay una cosa que se llama vigencia, ¿no? y que tanto Luis Enrique como nosotros (refiriéndose a su persona y su grupo 5 +) hemos logrado y que solo se logra cuando hay un cambio generacional. Nosotros (él y Luis Enrique) que tenemos más de 30 años de hacer música y seguimos vivos, significa que sigue habiendo este cambio generacional y nosotros estamos en él.

Siempre hay jóvenes en nuestros conciertos, jóvenes que nos escriben a nuestras páginas en Internet y demás. De hecho la gente joven es la más fiebre y que está presente en la mayoría de nuestras actividades, y vean lo curioso, que por ejemplo a mis presentaciones siempre van mi abuela, mi mamá y mi hija, y estas son cosas interesantes… la otra es que siempre estamos experimentando, la muestra son nuestros nuevos discos. (“Tangoizueta” por parte de Adrián y “Mis Boleros” de Luis Enrique).

Mejía Godoy:
Mira, creo que lo importante es “Quejarte”.
Goizueta: (risas) “¿Quejarte?”, ¿cómo cómo?…
Mejía Godoy: (risas) Que es arte…
Todos: ahhhhhhhhhhhhhhhh… Risas.
Goizueta: es que así le dicen en Nicaragua.
Todos: Risas
Mejía Godoy: Entre tu arte y mi arte, prefiero mi-arte.
Todos: Risas.

Mejía Godoy: Bueno, como decía… lo importante es “Que es Arte” y no es comercio. A mi no me importaba que Neruda tuviera 80 años o Picasso 70 o 90. A mi lo que me interesaba era si me sorprendían y siempre lo lograban con el arte.

Nosotros obviamente también fuimos jóvenes, y jóvenes en un momento importante donde la música fue rebelión y revelación, para rebelarse y revelarse, y fue muy fuerte esa generación de los años 60 en que había un compromiso mucho más allá de las ideologías. Nosotros aprendimos y fuimos parte de esa generación y ¡sobrevivimos! ejemplo un Lennon no sobrevivió, nosotros si, y de alguna manera, yo podría decir que me quedé con el compromiso de contribuir a las ideas de Lennon, independientemente que lo hayan asesinado.

Siempre he creído, que cuando la gente va a nuestros conciertos y es gente joven, y si van con sus padres vos sientes la nostalgia, pero para mi en ese momento lo importante es hacer “click” con esa gente. Independientemente de generaciones, banderas, nacionalidades y fronteras.

Cuando convocamos a un evento en donde el Tango y Bolero son el centro de ese rencuentro, no estamos excluyendo generaciones, parecería eso, pero la verdad es que el tango y el bolero incluyen a todos. Es una cosa más de fondo que de forma, porque precisamente lo que hacemos nosotros es más de fondo que de forma.

Yo soy una persona que gusta de la tecnología de punta, me encanta el Internet, la forma en que hoy nos planteamos y replanteamos la forma de comunicarnos. No puedo pensar en quedarme en los años 60, es más, ¡me niego! Creo que es un derecho de nosotros de tomar esas herramientas para comunicarnos y lo importante al final, es que lo que hacemos, lo hacemos con el alma.

Aquí viene un Caetano Veloso, que es un poquito más viejo que nosotros (risas), o no se, un Silvio Rodríguez que tiene unos 63 años, (yo tengo 63 años) o que viene un Pablo Milanés que tiene 65 o más, y la edad nunca ha importado… o no se, no hablemos de la música nada más, hablemos del arte, poesía, cultura, pintura, el permorfance, de un todo… yo por lo menos soy una persona que esta más cerca de los cambios que de las nostalgias.

Por eso coincido con Adrián, que cuando nos planteamos estos sueños, no lo hacemos en retrospectiva, al contrario, vamos hacia adelante y me encanta ver la comunicación increíble que tengo con la juventud, por lo demás, ahí lo verán en el concierto.

Continuará…