Seleccionar página


Fotos: Sebastian Castro

Zoé se presentó el pasado jueves 17 de febrero en nuestro país, y cualquiera que ha seguido a la banda desde sus inicios, pudo constatar con cara de asombro que el Club Vértigo se llenó, no solo de asistentes si no de aplausos y coros a los mexicanos que sin duda alguna hicieron a la mayoría levitar.

El orden y la puntualidad imperaron al inicio del evento en el que Gandhi se presentó como banda invitada, con un repertorio balanceado los muchachos sacaron la casta y la gente sin duda disfrutó la presentación de Massimo, Abel, Luis, Federico y Chamber.

Temas de su último disco como “Ondularte” y “Simple” se mezclaron con viejas conocidas como “Seca Roja Reja” o “Ciclos”, mientras el público gustoso coreaba cada canción, la banda casi al finalizar su presentación se dio un también “gustito” tocando una versión de “Sueles dejarme solo” de Soda Stereo.

A eso de las 11:40p.m. Zoé subió a escena con una versión “revisitada” del tema “No hay dolor”, de inmediato el sitio parecía venirse a bajo, mientras que los gritos recibieron a los mexicanos con la misma fuerza y calor humano de una multitud en su país de origen.

“Reptilectric” hizo estallar aún más las emociones, mientras que antes de “Sombras” León Larregui dirigió unas palabras al público “Es un placer estar acá nuevamente Costa Rica.. y por fin en un show más intimo”.

El set estuvo variado muy bien manejado, la banda se sintió cómoda, mientras que el público no descansó, en la noche siguieron “Vinyl”, “Vía Lactea”, “Fotosíntesis”, “Peace & Love”, un clásico que puso la piel de gallina: “Miel”, seguido de “Nada”, “Fantasma” y una de las piezas en las que León tomó la guitarra “Últimos días” era inevitable no unirse a la canción: –“Hoy voy… hoy voy a pasarla bien”.

Para algunos “Corazón atómico” fue toda una sorpresa dentro del repertorio al que completaron “No me destruyas” y “Soñe” (en su versión original), la cercanía propicio que en más de una vez Larregui tuviera contacto físico con los seguidores de las primeras filas que le extendieron su mano y de paso le dieron una bandera de Costa Rica con la palabra Zoé que el cantante usó como capa.

La banda se despidió por un par de minutos para subir nuevamente a tarima e interpretar uno de sus temas más carismáticos “Poli”, canción que fue coreada por al rededor de 1,500 “rocanlovers” que colmaron el lugar. De inmediato las luces azules y verdes tiñeron el lugar para que “Dead” y luego otro clásico de la banda “Deja te conecto” una de las más coreadas, siguieran encantando aún más.

La ausencia de visuales fue notoria para pocos, el desempeño de la banda y las luces multicolores hicieron que Zoé no necesitara nada más.

El cierre llegó de la mano con “Love” del disco “Rocanlover”.

Para los veteranos en conciertos, el set list de 18 canciones fue más que acertado, la banda cumplió y de gran manera, al final un público satisfecho puede quedarse con una buena noticia por parte de los organizadores del evento: Zoé volverá pronto.

Les dejamos con una serie de imágenes cortesía de Sebastian Castro.