Seleccionar página

por Leonardo Reyes

Yoko Kanno puede ser descrita nada menos que como un verdadero prodigio musical, una compositora con un don natural tan grande y una voz tan virtuosa que trasciende toda clasificación o categorización. Sin embargo, lo más sobresaliente en ella es la facilidad con la cual interpreta CUALQUIER género musical y cultura imaginable. A través de Kanno, sonidos asiáticos, nor-europeos y suramericanos son expuestos a través de géneros que van desde la sinfónica hasta el jazz, de opera a pop, de acústica a electrónica y de tradicional a moderna. Aun más brillante es su destreza y habilidad innata con la que crea tantas composiciones con una amplitud de géneros tan diversos y distintos entre sí. Rara vez nace un genio tan innovador y creativo; razón por la cual es considerada como una de las mejores compositores de finales de siglo, a la altura de Hans Zimer (La Caída del Halcón Negro), Don Davis (trilogía Matrix) y Paul Oakenfold (Swordfish).


Nacida en Miyagi, al norte de la isla principal Honsun, en Japón un 19 de Mayo de 1964. Empezó a componer y tocar piano a la edad de 3 años. Es una autodidacta de las artes musicales, cuyas principales influencias son Maurice Ravel y Claude Debussy. Sus únicos estudios son de literatura Nipona en la Universidad de Waseda.

Tuvo su debut como tecladista y escritora de canciones con la banda Tetsu 100% en 1987, con la cual militó hasta 1989. Al tiempo que se unió a esta banda, empezó a trabajar como compositora para la compañía de de juegos de video Koei, donde fue responsable de la banda sonora de juegos como Nobunaga’s Ambition y la serie Uncharted Waters. Su primer banda sonora para anime fue para el Macross Plus en 1994, dejando Koei un año después. Desde entonces se ha dedicado a componer, arreglar y a la producción musical para anime (Scaflowne), películas (Bakara), documentales e intérpretes solistas. Actualmente también se dedica a producir música para comerciales televisivos (Coca Cola), ya sea como solista o como parte de Samply Red su unida musical.

El anime es claramente en lo que Kanno se enfoca, donde varias composiciones han sido grabadas con las renombradas orquestas filarmónicas de Israel, Checoslovaquia y Warsaw (ejército polaco). Adicionalmente a sus habilidades como compositora, es una prominente arreglista e intérprete, contribuyendo con sus habilidades en más de 40 álbumes de jpop, series televisivas y canciones para anime.

Sus interpretaciones se centran en el piano, a pesar de que también puede tocar otros instrumentos con teclas. No conforme con eso, escribe canciones y bajo el seudónimo de Gabriela Robin canta algunas de ellas. Cabe resaltar que el inglés de Kanno es muy pobre, al igual que sus habilidades con otros idiomas en los cuales ha grabado, sin embargo eso no representa problema alguno para esta prodigio musical.

La talentosa Yoko Kanno confiesa a Art Studio Magazine -a través del presidente de su club de fans Egan Loo- que “No escucho música en mi tiempo libre, lo hago cuando trabajo, pero claro a veces trabajo hasta 20 horas diarias” “¡Y trabajo todos los días!” ¿En ese caso, cómo es que logras obras musicales tan originales y de buena composición? “¡Bueno, es que para mi la música es simplemente eso, música! Para mi no hay géneros a la hora de crear música; sencillamente busco el estilo que mejor calce con el sentimiento que la escena esté buscando. No hay un género que me guste más que otro, encuentro que todos son satisfactorios e inspiradores de diferentes formas.” En conclusión como dice Kanno “Los géneros complican la música y a la música es mejor mantenerla simple”.