Seleccionar página

Fotos: Sebastian Castro

En cada concierto  The Movement in Codes construye una fortaleza, una base sónica que pocas bandas pueden darse el lujo tener, el sábado pasado en Latino Rock Café o como diría Marcos “Café Rock Latino” la banda se presentó por primera vez en este año, el set list contenía el nombre de 2 canciones nuevas que forman parte de su esperado disco “The Art of Falling Down”.

Keep the Gap sirvió de telonero para abrirle paso a la banda principal, ante una buena cantidad de público: Marcos, Miguel, Diego y Ricardo confirmaron (una vez más) que son una de las mejores bandas nacionales. El sonido fue potente, envolvente, bestial, pesado, etc, etc… (insertele cualquier adjetivo parecido, porque la lista es interminable)

En la noche sonaron canciones ya conocidas como “My enemy”,” The End (Kamikaze)“,  “Strangle the Riddle”, “In the dark”, ” Trouble in legoland” y “Shadowboxing”, como dato curioso Monnerat necesitó ayuda de 2 seguidores de la banda para completar una pieza. El gesto fue solo uno de los detalles que hicieron de la noche un rato para pasarla bien, era evidente que sus fans se identifican totalmente con TMiC, los aplausos, los gritos y las coreadas hicieron que Marcos les nombrara el segundo mejor público del país “Los mejores fans en este país los tiene Akasha, ustedes son los segundos” agregó.

Las risas no se hicieron esperar, el particular sentido del humor del Monnerat es un detalle que espontáneamente siempre hace la diferencia en los chivos de TMiC.

Marcos Monnerat

Buena señal

Muchas cabezas asentándose frente al escenario eran una buena señal, fue imposible resistirse al ritmo de la batería, Diego se llevó todo lo que encontró a su paso, la labor de los cuatro es digna de resaltar, aunque el concierto transcurrió rápido, 2 covers de lujo interpretados magistralmente hicieron a la noche “perfecta”:  “Mr. Brightside” de The Killers (una canción que según Marcos les robaron hace algunos años) y “Love Song” de The Cure, cubrieron la cuota necesaria para dejarnos satisfechos, pero también para dejarnos con ganas de verlos de nuevo.

Ahora solo queda esperar el nuevo disco.

¡Reverencia para TMiC!