Seleccionar página

Fotos: Sebastian Castro

El panorama en medio de sus canciones es un tanto oscuro, al escuchar los primeros acordes de cada pieza atrapan por completo y de un momento a otro nos encontramos inmersos en un código.

La cabeza se torna rebelde y es casi imposible no marcar el ritmo con un zapatazo o  que las manos traten de subirse y seguir a Diego Rojas en esa máquina demoledora llamada batería.

The Movement in Codes tiene ese poder de hacer música intensa de esa que corta la respiración y no las venas.

El estudio Audio Arte en Moravia es el lugar en donde los días de grabación se tornan difíciles, nadie dijo que sería fácil.

Eso de hacer “el disco” le ha tomado a la banda un poco o mucho más del tiempo esperado, la expectativa crece hasta casi tomar vida propia y el disco según Marcos Monnerat está en más de un 90%, este era el momento adecuado para conocer todos los detalles de su nuevo material.

La tarde es soleada y ventosa, las preguntas son muchas, una mesa rodeada de verde es el escenario para que Marcos (Voz- Guitarra), Diego (Batería) y Miguel (Guitarra) se conviertan en víctimas. Ricardo (Bajo) fue el único en salvarse de nuestra entrevista por estar fuera de San José.

Trato de ordenar ideas, preguntas… romper el hielo.

Mientras los demás se acomodan podría aprovechar para hacerle una pregunta a Marcos:

Kurt Dyer dijo que usted sentía una gran pasión por este proyecto que no sentía por Nada. ¿Qué tan apasionado se siente por TMiC?

Marcos: “Cualquier persona que me conoce sabe que yo tengo un súper respeto por Nada como grupo, sí siento que pudimos haber hecho más de lo que hicimos, pero digamos que cuando yo empecé este grupo con Diego y con Miguel, Nada dejó de ser un grupo donde se trabajaba rápido… el proceso pasó a ser súper lento… no sé.

No creo que este grupo haya tenido mucho que ver con que Nada se deshiciera y fue 3 años después…

Movement es para mí lo que Nada es para Kurt, o más… Movement es el grupo que siempre quise hacer.


Ya llevan bastante en el proceso de grabación de este disco (2 años de composición y 2 años de grabación).

¿Qué tan difícil ha sido el proceso y llegar al punto de quedar contentos con lo que están haciendo?

Marcos: Ha sido increíblemente difícil, por que yo creo que todos tenemos el mismo concepto de este disco que puede ser el último que hagamos o tal vez el mejor, entonces siempre quisimos que fuera todo lo que debía de ser.

Miguel: “El asunto es que a veces uno hace un disco pensando en el que viene, con esto no nos estamos guardando absolutamente nada, si nos toma regrabar 4 veces las cosas lo hacemos las 4 veces, lo que hacemos es partir de que si nos gusta a nosotros le va a gustar a otra gente también, entonces somos autocríticos, si no le gusta a uno algo hay que hacerlo otra vez hasta que sintamos que tiene lo que estamos buscando, lo que se necesita”.

Diego: “Yo creo que cada uno de nosotros a nivel personal, como músico ama grabar pero para este proceso de The Movement nos pusimos de acuerdo para grabar “El Disco” como el disco cúspide de nosotros, cada banda tiene su disco cúspide por eso nos hemos tomado tanto tiempo, para pulirlo”.

Según el baterista con el tiempo la banda ha logrado tener muy buena química “Cuando grabamos el primer disco todavía no había esa química que se da con los años de tocar juntos,  usted compara el primer disco con el que viene ahora es totalmente diferente… es el verdadero sonido de nosotros”.

Miguel define el material como un disco de extremos: “Cuando es suave es más Light que todo lo que hemos hecho cuando es pesado es más pesado que todo lo que hemos hecho”.


Según Marcos otro punto importante que ha afectado de manera positiva en el proceso es que entre ellos existe una hermandad que les ha facilitado ser autocríticos.

“Quisimos trabajar con un productor y buscamos y no pudimos, nadie pudo de las personas con quienes hablamos y sentimos que nos cobraron montos ridículos y siempre hemos tenido la vara de que lo podemos hacer nosotros mismos”.

Por eso han asumido la postura de productor cuestionando cada cosa que hacen.

Diego: “Obviamente no hay como meter a un productor en un disco, pero… quien mejor productor que la misma banda para darle sonido al grupo sin que nadie le diga a uno que hacer si no nosotros mismos decirnos que nos gusta, esa es la ley de TMiC“.

Los tres coinciden que el factor democracia ha jugando un papel importante a la hora de tomar las decisiones.

¿Con qué adjetivos calificativos podrian definir el proceso de grabación del disco?

Miguel: “Mierda”.

Marcos: “No no no no no”.

Diego:Largo… el primero”.

Marcos: “pero provechoso, muy detallado digamos…”

Diego: “Provechoso”.

Marcos: “Digamos tomamos un día para grabar una batería, yo creo que solo en un día grabamos 2 baterías, pero todos los otros días fueron como desde temprano hasta la noche para grabar una batería o un bajo, casi nada se grabó el mismo día, entonces se va a escuchar un poco la diferencia entre canción y canción…

En este momento estamos grabando las voces, que para mí es lo más frustrante.

Miguel: (interrumpe) “No pero algo importante es que Marcos ha mejorado mucho como cantante… ya le perdió el miedo al micrófono y se va a escuchar”.

Diego: “Yo creo que es la progresión de los cuatro juntos, yo siempre he dicho que en un grupo siempre hay un mae virtuoso o que sobresale, aquí no (risas), yo siempre hablo de ellos eso. A mí me encanta estar en un grupo en donde los cuatro estemos a un mismo nivel”.

Marcos: “Yo creo que también es parte de que en nuestro grupo nunca hemos tratado de vestirnos de determinada manera o de hacer cosas para sobresalir. Todos hacemos cosas pensando de manera colectiva”.

Miguel: “¡Exacto! si usted nos pone a cada uno por aparte seguro vamos a apestar”. (Risas)

Diego: “Yo siempre hago lo necesario para que la banda suene bien y lo que es en la canción”.

¿Como sienten el apoyo en la escena nacional desde un inicio hasta ahora?

Marcos: “Yo tengo todo un discurso pero no se sí …”

Diego: “Véalo en números lógicos, son como cuatro millones de habitantes, de esa es un número muy reducido es la gente que escucha rock. ¿Cómo voy a  llenar yo el Ricardo Saprissa?”

Según el batero el apoyo que han recibido ha estado bien y es proporcional a la escena pero podría ser más.

Marcos: “No, no… pero no es eso”.

Miguel: “Aquí el medio artístico es una broma, entonces la gente  de la farándula es la gente que presenta las noticias o american idol, y luego tienen que enfrentarse con la realidad”.

(Hablada del video porno de María José que no viene al caso)

Si uno va a tocar la puerta a canal 7 no tienen ni idea de lo que esta pasando en el país.

(Por fin dejan hablar a Marcos)

Marcos: “Mi percepción es que es un círculo vicioso de falta de infraestructura, lugares que te dejen tocar donde salga tuanis la vara que solo hay uno Latino Rock Café y Latino Rock Café,  verdad… si uno le mete distorsión a una canción en Jazz Café o en El Observatorio que es una broma… ya no puede tocar ahí, no sirve.

Si usted quiere hacer un buen concierto son como $400 dólares si quiere alquilar sonido y es un dinero que no se va a recuperar”.

Diego: “Aquí a los bares uno tiene que pagarles por tocar”.

Los tres nos ilustran la situación con varios ejemplos de los atropellos que han tenido que soportar con dueños de bares.

Diego: “Tocar en Costa Rica cuando usted no es una banda grande es una cuestión de sobrevivir”.

Miguel: “Y cada vez es peor uno empieza con los días de la semana y uno empieza con todos los “peros””.

Según Marcos fue en el 2007 que decidieron tocar sólo los fines de semana porque los números de gente que asistía se duplicaban, esto hizo que se les cerraran un pichazo de puertas, pero lugares como Latino Rock si les brindaron espacio “Reconozco que Latino Rock Café cobra poco y tiene su sonido” agregó.

Diego: “Te lo puedo asegurar que yo termino de tocar a las doce de la mañana y me tengo que levantar a las cuatro a trabajar igual que todos nadie está lucrado es una cuestión de respeto por el trabajo de uno”.

¿Cómo hacen para mantener los pies en la tierra? (a diferencia de otros grupos) Pregunta por @adragudi (vía Twitter)

Diego: “Empieza por algo muy sencillo ¿Quiénes somos nosotros para no hablarle a nadie? lo único que hemos hecho en esta banda es hacer lo que nos gusta e interpretarlo en un escenario y que la gente lo reciba de buena manera porque lo estamos haciendo con todo nuestro amor y pasión, mis pretensiones no son jactarme de mis logros, porque al final de cuentas todos los seres humanos somos lo mismo”.

Marcos: “Yo creo que algo que tenemos es que somos muy agradecidos por lo menos en este país porque hacemos un concierto y llegan 120 personas sabemos que eso es un privilegio.

Por ejemplo hace un tiempo entré a El Cuartel a ver un chivo y habían 8 personas, nosotros no tenemos ese problema. La vara está funcionando y no creo que ninguno en el grupo ve que por tener un grupo puede ser un carepicha

Nos sentimos muy afortunados de estar los cuatro juntos porque sabemos que tenemos una química super tuanis que es algo muy difícil de encontrar, somos muy agradecidos por lo poco que tenemos”.

En esta banda no hay poses o ropita de moda, hay buena música, buena actitud y humildad.

Diego: “Yo no le puedo hablar por integrantes de otras bandas pero si le puedo hablar por cada uno de ellos que son mis hermanos, ninguno de nosotros nació en cuna de oro cada uno proviene de familias trabajadoras y nos ha costado demasiado tener las cosas y lo que yo más le agradezco al público es el respeto que nos tiene”.

Miguel: “Es como música hecha con arroz y frijoles”

Así terminamos la primera parte de esta extensa entrevista, ya vienen más detalles del nuevo disco.