Seleccionar página

Sensor Triful… ¿Qué?

Y, ¿a qué suena eso?

_Mira, es algo así entre ambiental, progresivo como con trip hop…

Demasiado amplio para mi gusto, la verdad no voy a meterme en camisa de once varas tratando de definir un estilo que simplemente soy incapaz de concebir. A Sensor es mejor escucharlo, y disfrutarlo, sus conciertos van desde una calma atmosférica hasta arrebatos de pura energía que no pueden más que hacerte decir: ¡Qué bueno suena esto!

 


Sensor está compuesto por tres extraños individuos, las múltiples personalidades de Andrés (Iñaki) en la voz y la guitarra, el sospechosamente tranquilo Genfin en el bajo y la metralleta Ricardo en la batería. La banda ha cambiado ya varias veces su alineación así como su sonido y sus objetivos, sus tres integrantes consideran que han llegado por fin a un equilibrio, equilibrio que consideran es apenas el punto inicio para el desarrollo de las propuestas de Sensor Trifulcador. Sensor no pretende limitarse para hacer música, en palabras de sus integrantes: “queremos hacer imágenes, la música es una herramienta, queremos ser más que un grupo que toca en bares, buscar un lenguaje…trabajar en serio”.

¿Adónde piensan llegar con esto?

Si bien, así es como ellos autodefinen su trabajo, entonces no puedo evitar preguntarme: ¿Adonde piensan llegar con esto?

_The sky is the limit…

Sonríe Genfin.

Comprendo lo tonto de mi pregunta, no podía existir otro límite, cambio mi estrategia: ¿Cómo se sienten?

Los tres concuerdan con satisfacción:

_Nunca se había movido tan rápido

_Hay una energía

_Muy fluido. A la gente le cuadra lo que oye.

A este punto, mientras escucho las distintas opiniones que tienen ellos mismos sobre su trabajo, descubro lo real de algo que ellos ya han dicho, hay una energía. Independiente que ellos se consideren apenas en la búsqueda de un lenguaje, se les nota satisfechos con lo que hacen, simplemente lo disfrutan y eso es algo que al público no le pasa desapercibido.

R2d2 (Arturito)

No puede dejar pasar el asunto de lo puramente musical. Andrés se permite decir sin más:

_Todo es Arturito.

Claro, entiendo la broma, hace referencia al aparato con el cual distorsionan la voz de Andrés en una buena parte de las canciones, sin embargo inquiero más.

Claramente me evitan el tema.

_Bueno, ninguno de nosotros es un virtuoso…

_Solo el batero…

Bromean. Pero finalmente:

_En realidad el nuestro es un sonido digital-orgánico.

¿Biomecánico? Me pregunto.

Digital por todos los aparatos de los que echan mano para producir sonidos, orgánico, pues claro en el fondo Sensor tiene la alineación de una banda clásica, guitarra, bajo y batería. Talvez esa formación es la responsable del matiz tan particular de su música.

_Es estar siempre abiertos a las posibilidades…

_El ser solo tres como que nos facilita el proceso…

_Son menos variables…

Muchas respuestas, demasiadas preguntas que podrían no llevarme a nada.

¿Qué sentido tiene tratar de cuestionar sobre algo que nació simplemente para ser disfrutado?

Teatral, plástico, un todo, Sensor Trifulcador más que el nombre de una banda quiere ser el nombre de un producto, un producto inacabado, como un aerosol que no sabes que contiene hasta que lo vacías a tu alrededor, y se esparce cambiándolo todo y nunca supiste que era lo que había al inicio.