Seleccionar página

Texto: Marco Chavarría Fallas (Colaborador de ArtStudio Magazine)

Pavoneando Fiero llegó a irrumpir en la escena del punk nacional. Se trata del nuevo material, que además es el primero de larga duración, de banda la Adaptados. El disco en el cual suenan doce piezas interpretadas por José Coto en la guitarra y la voz,  músico con amplia experiencia y quien militó en la legendaria agrupación de ska “Calle Dolores” mientras que Benjamín “Benjo” Gerry  toma la segunda guitarra, Diego Rojas está tras la batería y Gustavo Cordero es el encargado de las cuatro cuerdas del bajo.

El material toma todos lo elementos de punk-rock, composiciones rápidas, agresivas, sonidos crudos, estruendosos, y letras contestatarias, quejas enérgicas a muchos aspectos de la vida cotidiana: la guerra, la adicción, la monotonía. Lo empaca todo y lo mete dentro de un disco que vale la pena escuchar y ponerle atención.

El disco da marcha con “No puede volver” y “Un día”, la marca del sonido es evidente, si señores así suena un disco de punk que no abandona sus influencias roqueras sino que las enriquece con una batería rápida y una guitarra cruda pero bien ejecutada, por la misma línea “Para los que quieran”. La voz de José Coto se ajusta de manera perfecta al ritmo y forma del género, con potencia y sonido visceral, canta bien y canta con ganas. “Indigencia” es la pieza que sacaré a relucir cuando me digan que el rock y el punk ya no tienen puntos en común, y el que no me crea que le ponga atención a ese solo de guitarra, que su buena influencia de rock n’ roll se trae, la guitarra pulida, y un ritmo preciso que cierra la canción.

Por ahí cerca de la mitad del disco llega “Rodney” una pieza que habla de la automatización, de la monotonía, y hasta ahora el disco nos regala un sonido muy coherente, no parece que tenga intenciones de cambiar. Suena “Mientras tanto” un sentido tributo a Fabián “Sapo” Brenes otrora músico quien compartiera en vida con José Coto como baterista de Calle Dolores.

“Soldado desconocido” es la prueba más fiel de que estamos escuchando a un grupo de punk de verdad, que busca tocar no solo por hacerlo sino que le da un sentido de lucha a su música (aunque es algo frecuente en todo el disco), nos abofetea en la cara, con la intención de despabilarnos, confirma que este disco no es solo para oírlo es para escucharlo. “¿Qué es lo que pasa?” aplica lo mismo, nos cuestiona con buena música la indeferencia que nos rodea.

“Egocéntrico”  ¿cuál si no esta?, es la pieza estandarte de la banda, me arriesgo a catalogarla como uno de los himnos de la movida punk de Costa Rica y que participara tan gratamente en la banda sonora de la popular película “El Cielo Rojo”.  Es un pieza donde los Adaptados tiran de plano toda la energía que tienen, la agresividad, la fuerza del sonido en especial el de la batería, me cautiva siempre que escucho esta canción.

Así en casi treinta y tres minutos, se vive una producción de primer nivel, una joya en calidad de la corriente punk que aún en muchos aspectos es considerada “underground”.

La mezcla obra de Marcos Monnerat es muy buena, bien equilibrada. El sonido en todo el disco es uniforme, pero tiende a ser algo monótono, en especial la fórmula de la batería que tiende a repetirse, eso sí, en ningún punto esto hace perder el agrado al disco. En lo único en que peca el disco por decirlo así es que se apega a una solo línea, no arriesga nada, no experimenta, por supuesto el resultado es más seguro, pero pudieron jugar con más elementos, y pasar a ser de un disco bueno a un disco extraordinario, aunque esto no se lamenta, porque con todo y todo es un disco genial.

Como ya lo había dicho la voz de José sostiene a la perfección la tarea de sonar agresivo sin perder la afinación, sin ser pretencioso, suena como se debe y lo hace bien. Acá es donde un trabajo se califica bueno, no solo porque la banda sea talentosa, sino por que se nota el empeño de hacer bien las cosas, y eso empieza desde la composición de las canciones, la música y la letra de las mismas son sencillamente excelentes, simples a como el género lo dicta, pero bien aprovechadas, letras poderosas y bien acomodadas sin la intención de ser cómodas en su contenido. La grabación está al mismo nivel, junto con la mezcla, en el acabado final del producto no se podía quedar atrás el diseño del “booklet” así como la impresión del disco y el detallazo del embalaje están muy bien cuidados, un arte exquisito, bien diseñado. La presentación de disco por supuesto no podía desentonar así como sonó en el disco “Adaptados” trasladó toda su energía y sus canciones al Latino Rock Café en un show que cuidó el sonido y las luces (donde predominó el rojo, muy apegado al arte gráfico del disco). Con este disco no hay duda que la banda tiene con que pavonear, y pavonear fiero… fierísimo.

Puntuación: 8/10

Canciones:
1. No puede volver (2:38)
2. Un día (3:11)
3. Para los que quieran (2:20)
4. Indigencia (3:03)
5. 3:30 a.m. (1:53)
6. Rodney (2:56)
7. Mientras tanto (3:01)
8. Soldado desconocido (2:35)
9. Otra vez (1:50)
10. ¿Qué es lo que pasa? (2:08)
11. El ocultador (3:24)
12. Egocéntrico (3:43)