Seleccionar página

Luego de 6 años desde Stadium Arcadium, los californianos de Red Hot Chili Peppers vuelven a la escena musical con su más reciente material: I’m With You. El disco no solo marca el supuesto retorno triunfal de la banda sino también la presentación de Josh Klinghoffer quien reemplaza al fuera de serie John Frusciante en las guitarras.

Para muchos el disco significa la oportunidad de escuchar a una de las bandas más significativas de la última década gracias a su estilo más libre, cargado de influencias provenientes del funk y diversos ritmos más callejeros. ¿Pero realmente I’m With You es el disco esperado por todos? ¿Será este un nuevo clásico como lo es Californication o Blood Sugar Sex Magik? Lastimosamente la verdad dista de ese panorama.

El disco cuenta una vez más con la colaboración del productor Rick Rubin, quien fue el encargado de poner a los Peppers en la palestra hace más de dos lustros. Sin embargo su presencia no es suficiente para salvar al material de ser algo sin ninguna sorpresa y hasta cierto punto aburrido. Su sencillo The Adventures of Rain Dance Maggie parecía mostrar un material con un sonido bailable si se quiere, más acorde a sus raíces, sin embargo éste pasa por ser muy comedido, excesivamente calculado con una ausencia a esa espontaniedad que ha caracterizado desde siempre a la banda.

Los Peppers se muestran muy cómodos en su lugar actual, sin mostrar algún interés en salir y explorar nuevos rumbos musicales. I’m With You imita en demasía el sonido mostrado en sus últimos tres lanzamientos, mostrándose como un disco creado solo por la necesidad de realizar un tour y mostrar algo nuevo. Es curioso, pero por momentos se siente a una banda aburrida de sí misma, incluso desgastada.

Si hay algo que definitivamente queda en claro con este material, es el hecho de que los Peppers dependen del talento de Frusciante. Es un hecho irrefutable. Lo demostraron en 1995 con One Hot Minute y lo vuelven a demostrar acá una vez más. Su virtuosismo y energía dejan un gran vacío incapaz de ser llenado por Klinghoffer quien sencillamente se limita a moverse dentro un rango establecido de texturas sin aportar mayor cosa a la banda.

Salvo temas como Ethiopia, Look Around o bien The Adventures of Rain Dance Maggie el disco naufraga en lo monótono sin llegar realmente a satisfaccer. I’m With You es un disco hecho a la medida comercial, sin grandes ambiciones. Eso es lamentable, especialmente proveniendo de una banda la cual había manifestado hace algunos años su interés de buscar un rumbo musical muy diferente al de los últimos años con el propósito de mantener esa frescura que ha caracterizado a los Red Hot Chili Peppers.

A pocas semanas de su concierto en Costa Rica, podemos decir que los protagonistas serán sus grandes éxitos de siempre. Advertidas y advertidos quedan.

Calificación: 5