Seleccionar página

Cinco años han pasado desde St. Anger, un álbum que la verdad hizo realmente poco por Metallica.  En aquel entonces muchos pensaron que sería el fin para una de las leyendas de la música moderna.  Sin embargo, los cuatro jinetes se dieron una nueva oportunidad y están de regreso con Death Magnetic, el primer trabajo en ser producido por el siempre confiable Rick Rubin. Pero, ¿qué decir de este esperado álbum? ¿Estamos realmente ante un nuevo clásico del heavy metal? Bueno, en lo personal creo que es demasiado temprano para responder dicha pregunta pero lo que sin duda puedo afirmar es que Death Magnetic es un buen disco, el cual marca el regreso de Metallica hacia un sonido clásico, rápido y lleno de potentes riffs.

Desde su inicio el álbum presenta un cambio de actitud en la banda no visto quizás desde los tiempos del álbum negro. En este compilado se puede escuchar a un Metallica más honesto y con mayor libertad creativa dejando de lado esa presión por reinventarse constantemente, a costas de sacrificar su escencia musical ¿Y hay solos de guitarra?  ¡Si, si hay solos de guitarra! Y tal como lo dijo un amigo, Kirk Hammett está de regreso con solos fuertes y compuestos de distintas capas que nos permiten de nuevo admirar su versatilidad y talento. Temas como That Was Just Your LifeThe  End of the Line, o bien The Judas Kiss se muestran llenos de fuerza y con trazos guitarreros muy definidos del típico sonido trash de trabajos como Ride The Lightning y Master Of Puppets,  mientras que canciones como The Day the Never Comes nos recuerdan a baladas clásicas como Fade to Black o One. En términos generales el álbum mantiene un estilo trash muy definido pero no necesariamente repetitivo.  Básicamente se definiría como utilizar elementos clásicos y darles un aire de contemporaneidad con arreglos muy interesantes.

¿Pero qué decir de la polémica The Unforgiven III? Si bien no es exactamente un punto de referencia en el álbum, el tema está caracterizado por un sonido más rítmico y nostálgico regresando de nuevo a esa senda épica y obscura establecida por la versión original de 1991. Sin duda una interesante propuesta  que sorprende gratamente.  El álbum cierra con  My Apocalypse un potente trallazo que nos recuerda la rapidez de Battery con el elemento barroco presente en Dyers Eve.

El trabajo de producción y mezcla en general es bastante bueno por parte de Rubin y compañía. Éste emula un sonido no tan pulido pero si bien equilibrado donde la caja de la batería tiene nuevamente un sonido aceptable y el bajo de Trujillo adquiere una mayor presencia.  En este departamento también cabe destacar la vocalización de James Heftield y el excelente trabajo en guitarras lo cual durante diversos tramos pone muy en evidencia algunas limitaciones de Lars Ulrich como baterista.

En general Death Magnetic cumple con las expectativas creadas.  La mano de Rick Rubin ha sacado al grupo de la confusión colocándolo (a mi parecer) en la senda correcta. Los poderosos solos y riffs que alguna vez caracterizaron a Metallica están de regreso en un álbum que definitivamente dará de que hablar marcando una nueva etapa en la trayectoria de una de las bandas más importantes en la escena del heavy metal mundial.

Tracklist:

1.That Was Your Life
2. The End Of The Line
3. Broken, Beat & Scarred
4. The Day That Never Comes
5. All Nightmare Long
6. Cyanide
7. The Unforgiven III
8. The Judas Kiss
9. Suicide & Redemption (Instrumental)
10. My Apocalypse