Seleccionar página

Fotos: Pablo Cambronero

El Papo Vecino es una banda panameña que está creando su propio camino, una senda en donde la independencia y los ideales como grupo son el asfalto que les va guiando en un país donde la música alternativa la tiene difícil.

Por eso ellos han tomado en sus manos su destino: hacer buena música y no distraerse.

“Hemos decido desde un principio no estar ni dentro ni fuera… tomar lo bueno de cada lado”.

El Papo Vecino está a  la vanguardia de la música en su país, tierra que carga en su camiseta la etiqueta cliché que dice: reggaeton, ni en New York ni en  Europa, ellos ensayan en un cuartito en la Ciudad de Panamá.

De entrada sabemos que talvez su música no sea para todo el mundo, pero si el rock y un poco de ambient están dentro de su colección personal, esta banda es algo que simplemente no puede ignorar.


La voz azucarada de Nacarí Lasso convive con intensos riffs de guitarra de Waga y David Caparó, el bajo de Luis Fernández y la batería de Chale Icaza. Una pasiva y por momentos explosiva combinación que hace de El Papo Vecino un proyecto experimental y único.

Sencillos, simpáticos y por momentos reservados, los integrantes de la banda nos recibieron en su cuarto de ensayo para contarnos un poco de sus dos discos en camino y de los planes a futuro.

“Que nosotros estemos bien ayuda a la escena, que la escena esté bien nos ayuda a nosotros” Waga.

En un país en donde el rock se mueve en tierras corporativas, El PapoVecino trabaja de manera totalmente independiente, organizando sus conciertos y ahorrando para subsistir como banda, aunque confiesan que deberían ser más proactivos, todos trabajan por la banda.

Cualquiera pensaría que se dividen la plata pero en realidad tienen un fondo en común. “Todo es para el grupo para el grupo es más viable guardar el dinero que dividirlo entre 5”.

Para Chale Icaza (baterista)  el motor del grupo es hacer buena música y no pensar en lo demás, tener en claro que ese es el motivo de la banda, en un ambiente rodeado de factores externos que los puedan afectar los integrantes de esta banda tienen muy claro que es lo que quieren para su proyecto musical.

Chale: “Hace poco me vinieron a hablar. Queremos un manager que sea un buen manager, alguien que sea nuestro a amigo… alguien que tenga feeling y no vaya por la plata”.

El peligro de eso es los pongan a hacer cosas que no vayan con ellos. Por eso es que les ha sido difícil al igual que a Señor Loop encontrar a la persona ideal.

Aunque viven en una ciudad pequeña coincidimos en que la escena panameña tiene más cosas en común con la tica de lo que muchos creerían, como las ya conocidas “argollas”, micro o macro organismos existentes en cualquier ecosistema musical.

En Panamá nos cuenta Nacarí que no hay conciertos o “chivos todos los días”. “Está empezando a pasar pero todavía no hay tantos lugares ni pasa todos los días de la semana”.

La cosa para ellos es encontrar gente que le guste lo que hacen, mercados donde el público pueda ser afin. El plan de la banda cuando saquen el disco es tratar de aplicar para festivales en donde podrían tener oportunidad.

El disco es una carta de presentación, ellos han tratado de que sea un material que la gente escuche de principio a fin. Están trabajando con Iñaco de Señor Loop y aunque el proceso ha sido lento se espera que el disco vea la luz muy pronto.

Esperamos que puedan volver a tocar por aquí y por qué no, hagan nuevamente algún chivo en “La Chicha”.

Mientras los pueden escuchar en MySpace.

Les dejamos con una galería de fotos captadas por Pablo Cambronero.