Seleccionar página


Este es el nombre del cuarto disco en solitario de Nacho Vegas, cantautor español a quien muchos conocimos gracias a El Tiempo de las Cerezas, producción a dúo con Bunbury.

La fecha oficial de salida de este material es el 1 de diciembre y ya se puede ordenar en la web de Limbo Starr. Sin duda alguna, este disco es uno de los más esperados para este 2008, y bien que hemos tenido que llegar hasta el último mes del mismo.

Los once temas que forman El Manifiesto Desastre son:

“Dry Martini, S.A.”
“Detener el tiempo”
“Junior suite”
“Lole y Bolan (un amor teórico)”
“El tercer día”
“Nuevas mañanas” (Guy Clark)
“Crujidos”
“Mondúber”
“Un desastre manifiesto”
“En lugar del amor”
“Morir o matar”

Pero para no hacer agua la boca en vano, en el Nacho Space ya se puede escuchar el sencillo Dry Martini S. A.

Nacho Vegas es un músico muy activo, aparte de sus giras por distintos puntos de España, en 2007 publicó a dúo con Christina Rosenvinge el excelente álbum Verano Fatal del cual se extrae la canción homónima.

En este 2008, la Rosenvinge publicó su disco Tu labio superior, contando con la colaboración de Nacho, y del cual se extrae el video de La Distancia Adecuada.

Para quienes deseen, y puedan, verlo en vivo, estas son algunas fechas de sus presentaciones para el 2009:

23 de enero, Valladolid – Auditorio de la Feria de Muestras
24 de enero, Gijón – Teatro Jovellanos
29 de enero, Barcelona – Auditori
31 de enero, Madrid – Joy Eslava
26 de febrero, LHospitalet – Lets Festival

Algo más sobre Nacho y su nuevo material:

“Los periodistas que después de escuchar este disco tengan preguntas para Nacho Vegas merecen toda la admiración del mundo. Es todo un mérito, porque sus nuevas canciones son tan explícitas que apenas dejan rincón de la casa por barrer. Expone todo tipo de conflictos: desde revelaciones existenciales de la niñez hasta rupturas sentimentales narradas en directo, pasando por menciones al sexo anal como consuelo cotidiano.

Nacho Vegas es uno de esos artistas que, guste o asuste, expone su discurso con una potencia y urgencia muy por encima de la media. Hagan la prueba: no es posible escuchar El Manifiesto Desastre mientras se hace cualquier otra cosa (ya sea completar sudokus, planchar los calcetines o escribir e-mails). Sólo por esto ya es distinto del 95 por ciento de los álbumes que se editaron en 2008.

Estamos ante su cuarto trabajo en solitario, aunque también habría que contar los que grabó a medias con Enrique Bunbury y Christina Rosenvinge (Vegas siempre ha criticado que en España las colaboraciones se vean como discos menores). Es uno de los pocos artistas surgidos del “indie” de los noventa que ha crecido con cada nuevo disco.

En El Manifiesto Desastre nos encontramos a un músico encendido, que no tiene miedo a sonar crudo, épico y vulnerable. El voltaje emocional de “Morir o matar” confirma su inmenso estado de forma. En el resto del repertorio Vegas nos reconquista exponiendo estados de ánimo extremos. También sabe usar un pulso pausado, ideal para describir esas etapas de transición que a menudo resultan tan intensas como los momentos cruciales de una vida. Por supuesto, no faltan canciones sobre el arte de hacer canciones.

Tras la disolución de Las Esferas Invisibles, ha armado una nueva banda que suena igual de clásica, matizada y contundente. Su nuevo disco contiene once cortes, diez originales más una adaptación de Guy Clark, rebautizada como “Nuevas mañanas”. También se ha atrevido con un acercamiento a la ranchera titulado “En lugar del amor”. En algo tenían que influir sus recientes conciertos en Sudamérica, donde comienza a asentarse como un artista pujante. Otra de sus características es generar en sus fans altos niveles de ansiedad por escuchar material nuevo (echen un vistazo a la siempre actualizada nachovegas.blogspot.com). Está claro que ha tocado nervio en muchos oyentes. Vigilen su objetividad: ustedes pueden ser los siguientes en perderla.”