Seleccionar página

Evolución grabó su disco en vivo durante dos conciertos la semana anterior, sin bien fueron dos noches cargadas de aplausos, rayos laser multicolores y rock and roll, los dos “chivos” se vivieron con intensidades y percepciones diferentes que sin duda se verán reflejadas en el disco que la banda espera lanzar (si todo sale bien) antes de que termine este año.

Les dejamos con un resumen de cada noche para los que asistimos solo a un concierto.

No está de más vivir el ausente.

Día 1 (El Ensayo): Jueves 27 de Agosto

Con una cantidad de público menor de la esperada y el ambiente un poco frío a eso de las 10:30 pm del jueves  Evolución subió a escena. Más rígidos de lo normal y cumplidores a la cita Moldo, Wash y Balerom iniciaron el show con “Inocente Asesina” todo un clásico dentro del extenso repertorio de la banda.

Enseguida Moldo se adueño con propiedad del micrófono en la interpretación de “Supercaína Zen”, luego se vinieron “Magia” y “Dígalo” en la voz de Balerom y “Bajo el sol” nuevamente con el bajista al mic.

El concierto continuó con “Frío al corazón” y “Esclavo” seguidas de “Campo Abierto en la voz de Moldo, estas tres canciones nos llevaron por un recorrido parcial en la discografía de Evolución: “Dígalo”, ” Música para sentir” y “Amor Artificial” respectivamente. La gente comenzaba a ser más partícipe del evento, mientras que canciones como “Droga” y “Dr. Hongo y Compañía” sonaron con la fuerza que las caracteriza.

La banda complació a su público con “Como si fuera un don” y “El mañanero”, no así con “Furia” del disco “Sentimiento Antisocial” la cual fue pedida tormentosamente por uno de los asistentes que se fue con las ganas para la casa.

Una pequeña pausa, cambio de locación para Wash y cambio de guitarra para Balerom, se venía un set acústico (mismo que no se repitió la noche siguiente) Canciones como “Del Mar”, “Chismólogos” “Así” refrescaron por algunos minutos los oídos de los asistentes.

Subidón

Cuando el público por fin calentó, lamentablemente se acercaba el final del concierto, una magnífica interpretación de “Codeína” coreada con fuerza por la gente sirvió para preparar gargantas y para que Balerom cediera su micrófono en “Ni vengo ni voy”, “Psicópata” y la más conocida de todas “Voy por ella”, con esta abandonaron el escenario para volver hasta el otro día.

Mañana es mejor

Por momentos era extraño no ver el lugar a reventar como usualmente está durante las presentaciones mensuales de la banda, faltó el público fiel coreando las canciones desgalillado, pero factores externos sin duda influyeron a que no se llenara el lugar. El precio de la entrada (más elevado de lo normal) y el final de quincena presagiaban para que el viernes tuviera un mejor panorama, aunque para la banda este concierto sirvió como ensayo para el día siguiente.

Día 2 : Viernes 28 de Agosto

Por Marcos Chavarría: Colaborador de ArtStudio Magazine

La segunda fecha que el power trío de rock costarricense reservó para el concierto del cual saldrá su primer disco en vivo, siempre prometió más, ¡Claro porque era viernes!

La banda llegó a El Observatorio pasaditas las 10:30 p.m. y el local estaba lleno de fiebres, la gran mayoría lucían orgullosos sus camisetas alegóricas al grupo.

Balerom y compañía no tardaron en subirse a tarima y repasar a lo largo de dos horas los éxitos de Evolución, con arreglos y uno que otro solo en versiones un poco más atrevidas de lo que está plasmado en los discos de estudio.

La banda se mostraba un tanto nerviosa, el público emocionado no dejó de cantar una sola de la canciones de repertorio, que repasó los más de trece años de carrera del trío, cerca del inicio Moldo se encargó de la voz en una composición propia, “Supercaína Zen” mostrando sus dotes de “frontman”.

Cuando llegó el turno de “Ni vengo ni voy”, la canción quedó más corta de lo esperado, -“Supongo que se habrán dado cuenta que nos apeamos como la mitad de la pieza, así que vamos tocarla otra vez, porque es de las que queremos que quede en el disco”– dijo Balerom a la audiencia que aceptó el reto de repetir la canción coreándola aún con más fuerza.

A esta alturas la banda estaba con más confianza que nunca, el público con más fuerza que antes, por ahí entre una pieza y otra Moldo nos regaló una versión instrumental en bajo de “Caña dulce” que se hizo deliciosa y además del gesto, el hombre de las cuatros cuerdas se llevó las palmas.

El concierto se fue acercando a su fin, cuando Balerom, Moldo y Wash se bajaron del escenario sus fans los hicieron devolverse. La banda regresó a entregar dos piezas más, y el concierto terminó.

El trío hizo lo suyo, la audiencia se entregó a la música para convertirse en el único y más importante invitado de la grabación, el concierto se fue con balance positivo, versiones arregladas pero sin romper el estilo que los caracteriza y la buena energía repartida por el escenario destacaron en la última jornada de grabación.

Les dejamos con un par videos tembeleques del día jueves esto es: “Magia” y “Bajo el sol”.