Seleccionar página

RECOIL es el proyecto personal de Allan Wilder, ex Depeche Mode.

Un proyecto con más de diez años de maduración, probablemente una novedad para muchos de los lectores, pero para quienes hemos sido seguidores de RECOIL, una experiencia única, que hemos esperado años para poder presenciar en vivo.

Allan Wilder inició el proyecto RECOIL en 1986, con el álbum 1+2, al que siguieron Hidrology, BloodLine y Unsounds Methods, materiales de difícil digestión para quienes esperan de Wilder un producto Pop al estilo de Depeche, de hecho sobre Hidrology Wilder lo definió como: “un antídoto a Depeche Mode y, en diversas formas, una forma de aliviar las frustraciones de trabajar en un formato pop”.

A Unsounds Methods, un disco que un vendedor de la tienda Insomnia me describió como un disco de ruidos, le siguió Liquid, probablemente el disco más accesible para los profanos, de hecho el disco por el cual conocí RECOIL, y me dije a mi mismo: “Aquí hay algo más grande de lo que se ve a simple vista”.

El último disco del proyecto, SubHuman hace especial hincapié en el blues y parte de la premisa que todos somos subhumanos en uno u otro contexto.

RECOIL es blues, RECOIL es electrónico, RECOIL es tristeza, RECOIL es Trip Hop más oscuro, arriesgado y desperado que cualquier cosa que hayamos oído antes, RECOIL está al principio y al final de la noche oscura del alma.

¿Cómo iba a perderme la segunda presentación en vivo del proyecto RECOIL?

El mismo Wilder se abstiene a definir el espectáculo como un concierto, y prefiere llamarlo una presentación audiovisual, y la verdad es apropiado definirlo así.

Wilder mezclando en vivo los sonidos de sus discos acompañado por unas imágenes impresionantes desarrolladas por varios cineastas para el espectáculo, eso y varias imágenes cedidas por H.R Giger, construcciones en 3 D de las pesadillas del pintor suizo, acompañan a la música.

En lo personal todo un goce para los sentidos, mi acompañante a esta presentación mencionó:

Allan Wilder ante todo lo que hace es contar historias”.

Creo que está en lo cierto, el valor narrativo de RECOIL es lo que te atrapa y te transporta, no puede plantearse RECOIL sin esas imágenes que le dan fuerza a su propuesta.

La verdad no puedo ser imparcial, me encanta este proyecto y su formato en vivo cumplió todas mis expectativas, espero tener la suerte de poder volver a ver nuevas puestas en escena de RECOIL en el futuro.

Quiero terminar haciendo mías las palabras que leí en este blog para definir a Pink Floyd y las utilizo para definir a Depeche Mode:

Depeche Mode son tres señores que no permitían que Allan Wilder diera rienda suelta a toda su creatividad.

Epílogo

No puedo permitir que mi pasión por RECOIL me haga faltar a la verdad, siguió en el escenario Nitzer Ebb, banda pionera en el industrial, como me dijo nuevamente mi acompañante: “Nitzer Ebb hacía industrial cuando había que hacerlo en analógico”.

Tengo que admitir que no conocía la banda y apenas me tomé el tiempo para escuchar su discografía antes del concierto, un concierto que ha sido una de las demostraciones de energía más impresionantes que he visto.

Dos baterías electrónicas, un vocalista y energía para sustituir una central nuclear, Nitzer Ebb es una de las bandas de industrial más potentes que he conocido.

Nitzer Ebb puso al público a moverse, y a este ignorante de su trayectoria de años lo convirtieron en un nuevo fan incondicional.

A quienes no los conocen, los invito entonces a conocer a Nitzer Ebb.