Seleccionar página

Fotos: Pablo Cambronero

La ansiedad cuando desperté era más que evidente, el día había por la ventana de cuarto se asomaban los primeros rayos solares.

Las espectativas del concierto eran tan altas que podían tocar el avión donde venían llegando Los Tacvbos,  esa ansiedad la sentían a full días antes los teloneros de la noche: Parque en el Espacio debutantes en esa posición y Evolución quienes ya llevan varias apariciones de este tipo a cuestas.

El ventoso atardecer esperaba a las dos bandas para realizar las respectivas pruebas de sonido, mientras que Los Tacvbos ya tenían “todo listo”.

Inhalaciones profundas, concentración, y ¿por qué no? un poco de nervios eran parte ambiente para eso de las 6:45 de la tarde.

El show estaba por iniciar.


Good Mourning

“Mourning” fue un despertar y la encargada de traerse al suelo la barrera del lenguaje que tenía un poco acorralados a los PEEE, el idioma está dejando de ser trascendental y la música de la banda está hablando por sí sola, el resultado del sábado deja en evidencia que la gente está abriendo sus oídos a la propuesta de Camilo, Zurdo, Abel y Wash.

Ya era el turno de que por fin se estén dando estas oportunidades especialmente en este proceso de expansión y solidificación tras 4 años de PEEE con esta alineación, el siguiente paso de la banda es el nuevo disco sucesor del “Hello Hello” (2007) en estos momentos ya tienen el material y han estado ensayando las nuevas canciones de las que pudimos escuchar algunas en La Guácima  “Fork in the road”, “What’s up”, además de las ya conocidas e infaltables “Erase” y el cover While my guitar gently weepslos hicieron merecedores del – ¡Otra!, ¡otra! que por supuesto no se hizo esperar, los PEEE regresaron para cerrar su participación con canción nueva “You tell me”, desbordante, grave, con actitud, poderosa, soberbia, que más puedo decir…  lo que se viene es aún mejor.

Luego siguió Evolución, un cambio de “chema” y de casette mental, unos segundos y ya Wash estaba listo para tocar junto a Balerom y a Moldo (me limito a no escribir mucho para no entrar en reiteraciones) pero no puedo decir más que lo hicieron como siempre. Recalco el excelente desempeño de Moldo en el bajo, es refrescante cuando toma posesión del micrófono, en este caso  “Supercaína Zen” y “Campo Abierto” desataron los aplausos de sus fieles seguidores.

Al medio día

La espera fue más que eterna, alrededor de 45 minutos tuvimos que aguardar pacientes 11 meses de abstinencia tacvba estaban por terminar, ¿poco tiempo? quizá para algunos, pero el furor provocado cuando Meme, Quique, Joselo y Rubén (o como sea que se llame ahora) subieron a escena fue más que palpable y evidencia para cualquiera que durante ese tiempo han sido extrañados por sus seguidores quienes les dieron la bienvenida entre reflectores de luz negra para servir la primera tacita de la noche con “Seguir siendo/Tengo todo”.

Estaba a pocos metros detrás del escenario, unos pasos me separaban de Meme (mi Tacvbo favorito) me encantó verlo tan cerca, su figura un tanto graciosa, apacible y sobre todo si algo se percibe de Los Tacvbos es humildad y sensibilidad, los mismos atributos son los han mantenido juntos por más de 20 años.

“Vámonos” … frente a frente disfruté de mi canción favorita del “Sino” “Ponte tu casco y tu traje espacial, la carretera no puede esperar”.

Con el setlist en mi cámara cada pausa entre canción y canción me daba un traguito más de lo que venía “Eo”, “La Locomotora”, “Las Flores” y la descontrolada “No Controles” nos pusieron a todos a “bailar” y a sacar nuestros mejores pasos al mismo tiempo que se escuchaba un coro unísono “No controles mis sentidos, no controles mis vestidos”, seguidas “53100” del disco nuevo “Sino”, “Medio Día” del Cuatro Caminos“Trópico de Cáncer”.

Cada canción nos hacía sentir especiales, queridos y abrazados, “Esta vez”, “Cierto o falso” y la coreada “Volver a comenzar” seguían llenando tacitas de café que gustosos cada quien a su estilo se desponía a disfrutar.

Se venían los clásicos y unas cuantas patadas en “Ingrata” la fiesta en su máximo esplendor la brisa y las estrellas conviviendo con el sonido y los gritos de la gente, seguida “Chilanga Banda” Chambiando de chafirete… me sobra chupe y pachanga” … pachanga la que se armó en la tarima cuando Los Tacvbos invitaron a subir a varias “florecitas” que sin pensarlo dos veces se saltaron la barricada de seguridad y de ahí a bailar, memorables las caras de las bailarinas y memorable el momento que estábamos por presenciar, para mí una de las más esperadas “Déjate Caer” canción tributo a los Tres de Chile, pero que sin duda alguna es infaltable en un concierto de Cafe Tacvba.

El EP “Valle Callampa” es un magistral ejemplo de una serie de covers enriquecidos y fortalecidos que en mi opinión superan a las versiones originales, “100% disfrutable” la coreografía es uno de mis momentos favoritos de la noche, fueron segundos  mágicos ver a esos 4 sujetos bailando de manera tan agraciada y creo que con los años que llevan haciendo la coreografía ya son todos unos maestros en el arte del baile.

Terminada “Déjate Caer” abandonaron el escenario para volver a interpretar una canción más, la clásica e infaltable “María”, la desgarradora “Eres” en la voz de Meme (para mí uno de los mejores compositores que existe por la sensibilidad y vulnerabilidad de sus letras) “Eres cuando despierto lo primero, eso eres, lo que a mi vida le hace falta si no vienes, lo único, preciosa, que mi mente habita hoy”, enseguida la más pedida de la noche y la que había esperado por al menos dos horas para sonar “El baile y el salón” en lo personal la que más disfruté… la perfecta analogía del amor y amor hacia la banda era lo que se respiraba en La Guácima.

La noche

El concierto agonizaba y  el frío nos hacía pedir otra tacita de café, luego de dos canciones más los mexicanos regresaron para complacer al público.

Excelente servicio al cliente en este Café solo es cuestión de pedir y en segundos los acordes de “El Ciclón”, “El Metro” y “Como te extraño” derramaron hasta la última gota.

“La vida siempre vuelve a su forma circular”.

Volvimos a la vida real, pero disfrutamos como dioses.

Vámonos