Seleccionar página

Este domingo en Jazz Cafe Escazú el cielo se tornó de rojo a estrellado, Miguel Gómez director de la película “Cielo Rojo” organizó un evento benéfico con Kurt Dyer, El Parque y Gandhi. Cerca de las 6:00 pm Dyer dió inicio al espectáculo que prometía, una tarde diferente dentro de los rutinarios domingos que se debaten entre “no hay nada que hacer” y “no hay nada bueno en la tele”, el horario estaba apenas para disfrutar sin pegarse la desvelada e ir “fresquitos” a trabajar al día siguiente.

“Esta va  a ser una tarde/noche de originales, nada más… ya toco suficientes covers en mis otros conciertos, están invitados ahí para cuando quieran ir” – Dijo Kurt antes de tocar “La doctrina de Eisenhower”. Con guitarra en mano, a puro carisma y voz Dyer se ganó los aplausos y unas cuantas risas cuando dijo“No griten El Parque” y contó una anécdota de hace algunos años.

Con todo su repertorio original el ex Nada recibió una buena ovación al finalizar su presentación con “El universo es mío”.

A eso de las 6:30pm  El Parque se adueñó del escenario, con un repertorio de temas que abarcaron toda su discografía “Desterrado”, “En este instante”, “Entre sangre y arena”, “Juana Escobar”, “No sé que pensarás despierta” y “Caminos” sonaron mientras que afuera oscurecía, la banda se mostró emocionada y agradecida por compartir escenario con Dyer y Gandhi, por los últimos tuvimos que esperar más de 40 minutos, mientras que se realizaba el montaje de su back-line. La espera se hacía interminable y fuera de lo usual, pero fue alivianada con la proyección de gran parte de la película “Cielo Rojo”.

La mejor tajada

Con potencia, y fuerza la espera terminó Luis, Massimo, Federico, Abel y Chamber (Guitarrista invitado) irrumpierom con “Gran Ciudad” un inicio perfecto para subir la energía del público y traerse la fiesta arriba. Coreados, aplaudidos, bailados y disfrutados, Gandhi en vivo es cosa seria, es una máquina bestial-rockera-pesada-sensible y segura.

Sin duda desde mi punto de vista de las mejores bandas en vivo, el acople es envidiable y Luis es un “front-man” por excelencia no teme moverse, bailar o hacer todo tipo de gestos, mantiene la atención del público y se aparta por momentos para que sus compañeros hagan lo suyo, aprendizaje al que se llega después de tantos años al frente de una de las bandas de rock más importantes de nuestro país.

El tiempo avanzaba voraz, un recorrido por el disco “Arigato No” nos llevó de la mano por temas como “Rocket”, “Estréllame”, “Simple”, un juego emocional con Lo que más dolió” seguida de “Ríe (la culpa y el perdón)”, todas estas se mezclaron con canciones de sus discos anteriores como “El Invisible” y “Seca roja reja” entre otras.

La banda se despidió por primera vez del público que ante el tradicional: – ¡Otra Otra! que los hizo volver, “Arigato” sonaba cuando cuando me iba alejando del lugar.

Por primera vez en muchos domingos me perdí ANTM y la verdad no me hizo ni falta.

Foto: ASM Archivo