Seleccionar página

“Las palabras son fuente de mal entendimiento”
El zorro del principito

No, no se trata de ningún estudio de diseño gráfico ni de impresión, es más bien el proyecto musical de un grupo de excastellos (Graduados del Conservatorio Castella), un monstruo de seis cabezas que hace las delicias de quienes amamos los sonidos étnicos y experimentales.

Su alineación es harto compleja, enumerarlos es un reto a la memoria. Emmanuel en la percusión, Sean en el clarinete, sax tenor y efectos electrónicos, Andrés en el bajo, Arend en la batería, Nelson con sax alto, sax tenor y flauta, y finalmente Glen en el teclado (si, repito, todos son graduados del Castella).

Pero más complicado que enumerar la banda es lograr reunirse con todos ellos, de hecho todavía no desentraño el misterio de cómo logran citarse para los ensayos (Sean viven en Sámara, Guanacaste), así que para fines de esta reseña nos atenemos a Glen (teclado), esperemos no despertar la ira de las restantes cinco cabezas.

Un poco de historia

El primer concierto de Amarillo Cyan y Magenta se remonta a…el año pasado, 21 de junio para las actividades del Día de la Música, así como quien no quiere la cosa, todos andaban buscando con quien hacer proyecto, y “confluyeron todos los deseos por hacer música” dice Glen, en sus palabras: “empatía conceptual”.

Claro, todos ellos han tenido proyectos anteriores y formación académica, el reunirse era cuestión de tiempo.

Ahora, cumpliéndose el año de su aparición, si bien pueden considerar que su trabajo de fusión apenas comienza, lo cierto es que tienen un espacio creado, grupos de entusiastas que saben de que se trata cuando alguien dice: Amarillo Cyan y Magenta.

A pesar de todo a mi me sonó mucho a jazz

¿Qué clase de trabajo es el de Amarillo Cyan y Magenta?

_No queremos que se defina…

Corta Glen desde el inicio, yo desde que los escuché lo etiqueté como jazz y así se lo hago saber a Glen.

_Somos instrumentales…No jazz, más de la mitad de las piezas no tienen jazz.

Por favor, ponlo más fácil, pienso para mi.

_Improvisamos mucho, pero eso no es exclusivo del jazz.

Ahora si vamos por buen camino.

_El jazz es un elemento presente, tanto como lo árabe, lo hindú, lo africano, lo latinoamericano, lo electrónico, lo clásico…

(¿?) Ahora si creo que no lo logré. Glen lo nota en mi rostro y agrega:

_Todos somos clásicos… El hecho de tener escuela nos da recursos de expresiones…

Todo eso te abre un poco el abanico.

Pero Amarillo Cyan y Magenta no suena en absoluto a clásico.

_Bueno, las piezas nacen normalmente de la idea de uno de nosotros, se hace una sesión de improvisación.

_Es como un juego_ No puedo evitar decirlo.

_Totalmente, un juego serio.

Algo sobre World Music

La conversación fluye, un poco sobre sus influencias:

_…son un precedente para nosotros, aunque ellos sean jazz…

Sus métodos de trabajo:

_…como es un proceso democrático hay mucha sangre…

Confesiones:

_…no, en realidad nos gusta mucho el jazz…

A este punto no puedo evitar volver etiquetar ¿Será más válido decir que se trata de World Music? Sea lo que sea que signifique eso.

_Es más válido_ Acepta Glen.

Sin embargo el término de “Música del Mundo” también es complicado ¿Qué entendés por eso? A veces escucho discos que me parecen música de lugares “exóticos”, a ojos de occidente, mezclada y despojada de esencia para ser consumida.

Comparto mi inquietud.

_Da facilidad de conocer expresiones culturales que no estaban a la mano. De alguna forma es globalización. Podes considerar que se pierden las raíces… Yo creo que ambas cosas son válidas. La historia del arte es una historia de fusiones.

De acuerdo Glen, me has convencido, y ahora entiendo que es lo que hace Amarillo Cyan y Magenta.

_Un lounge con tonos arabescos no es una prostitución, es fusión… ¿Por qué no tomar lo bueno de varias culturas?

Ahora… ¿A dónde?

_En eso si estamos de acuerdo_ Dice Glen al tiempo que lanza una risa maliciosa_
Cuando nos odiamos es en un aspecto muy formal, la idea es sacar el material a otros mercados.

Hago notar que considero que tienen mucho éxito entre el público.

_ ¿Éxito? La cantidad de gente que nos escucha es mínima…se trata de un círculo cerrado el que nos escucha, la gente no está acostumbrada a la música instrumental, solo en los ascensores.

Contradigo, no me parece en absoluto mínima la afluencia a los conciertos de Amarillo Cyan y Magenta. Su música tiene intensidad narrativa, te transporta, ningún concierto es igual a otro, el juego se siente y eso te atrapa.

_ Yo estoy a favor de inventar palabras, eso es lo que tratamos de hacer con la música.

Será esa actitud de trabajo lo que les ha ganado un público, intertextualidad, jugar con la música, con figuras de otras áreas. Eso es algo que les viene desde el nombre, amarillo, cyan y magenta son los colores básicos para impresión, a partir de ellos se obtienen todos los demás matices. La alusión a la mezcla para lograr cosas diferentes es evidente.

_ Nuestro público meta somos nosotros mismos, queremos hacer algo que disfrutemos, el famoso “creer, crear y crecer”.