Seleccionar página


Conocidos como los “chicos malos de Boston” Aerosmith es una de esas bandas inolvidables en la cultura popular de nuestros días. Liderados por el enigmático vocalista Steven Tyler, la banda conformada por Joe Perry, Brad Whitford ,Tom Hamilton y Joey Kramer ha creado un inconfundible estilo musical redefiniendo el hard rock a base de una mezcla de elementos provenientes del blues, pop con la base del rock n´roll tradicional. Esto les ha valido vender más de 150 millones de discos alrededor del mundo con casi 67 millones de ellos solo en los Estados Unidos siendo acreedores de distintos galardones como los Grammy´s así como  reconocimientos provenientes de cadenas como  MTV y Billboard, además de haber ingresado al Salón de la Fama del Rock N´Roll en el 2001.

Si bien han sido muy criticados por crear un estilo algo meloso y abandonar la identidad underground que los caracterizó en sus inicios, la banda no solo ha sido capaz de manejar con inteligencia una carrera longeva  manteniéndose a flote por mucho más de treinta años y en palabras de su guitarrista Joe Perry dispuestos a recibir esta nueva década con ilusión pues se encuentran en plena realización de uno de los más esperados tours así como a las puertas de reanudar las sesiones de grabación de un nuevo material discográfico.

Los tumultuosos años 70

Sus inicios, los cuales datan de 1969, no solo fueron marcados por la creación de grandes clásicos como Sweet Emotion y Dream On, sino también por una vida acelerada y llena de excesos los cuales a la postre produjeron el cambio de varios integrantes lo que produjo un deterioro prematuro de la banda.

La búsqueda de un ansiado contrato discográfico no fue nada fácil en aquel entonces. De hecho su primer material, un EP denominado simplemente Aersomith, fue prácticamente autofinanciado pero lo suficientemente sugestivo para llamar la atención y hacer crecer su popularidad en los clubes nocturnos de Massachussets.

Con Get Your Wings, su primer larga duración, el grupo logró un contrato discográfico con  la gigante Columbia Records. Con el material se dio un paso importante logrando gran notoriedad en la escena musical de aquel entonces la cual terminó de dispararse en 1973 con la publicación de uno de sus grandes clásicos: Toys in the Attic. El disco denominado como un material obligatorio de escuchar contiene grandes temas como Sweet Emotion, Dream On (el cual fue relanzado a finales de los 80) y el homónimo Toys in the Attic. Estos sencillos lograron lanzar a la banda como grandes estrellas norteamericanas de la música exponiéndolos a toda clase de públicos y a ciertas tentaciones para las cuales no estaban preparados.

El exceso de drogas y alcohol se apoderó del grupo. Las constantes peleas y choque de egos entre Tyler y el resto de los integrantes fueron cada vez más comunes. Joe Perry, guitarrista y principal influencia creativa abandona la agrupación para formar su propia propuesta: The Joe Perry Project. La crisis se complica aún más con la partida de Brad Whitford quien decide enfocarse en otros proyectos musicales.  Si bien el grupo continuó bajo el liderazgo de Tyler, los trabajos posteriores dejaron mucho que desear.  Por ejemplo, Rock In A Hard Place (1982) , mostró muy poco espíritu e incluso fue calificado en su momento como un disco aburrido el cual reflejó el estado del grupo.

Después del fracaso de su último trabajo, muchos dieron por terminada la carrera del quinteto. Una inevitable pausa avivó dichos rumores los cuales fueron descartados cuando se anuncia una reconciliación de los miembros originales  quienes anuncian su regreso para 1984 con un nuevo material bajo el brazo: Done With Mirrors.

Continuará…