Seleccionar página

Raimund Polanski, nació el 18 de agosto de 1933 en París, año que Hitler subía al poder. Vivió una infancia muy sufrida en Polonia, donde se transladaron sus padres. Con 6 años debió abandonar su hogar en Cracovia para refugiarse en una zona donde residían judíos, pese a que sólo su madre era parcialmente practicante. Ella sería deportada, Roman ya no volvería a verla.

Siendo adolescente comenzó a introducirse en el mundo de los medios del espectáculo. Trabajó en programas radiales, en obras teatrales y en algunas películas. La más importante fue “Pokolenie”(1954) de Andrzej Wajda. Mas tarde, ingresaría a la escuela de cine de Lodz, donde realizaría los primeros trabajos en cortometrajes como “Dos hombres y un armario”(1958) una sátira surrealista.

En 1962 realiza su primer film, “Con el cuchillo en el agua”, por el que lo nominaron a un Oscar. En 1964, filma “Repulsión” de temática psicologica al igual que “Callejón sin salida”(1966). Su siguiente película sería una burla al cine de terror, “El baile de los vampiros”(1967). Con todo el prestigio ganado en estas películas, obtuvo el crédito para ingresar en Hollywood, donde realizó “La semilla del diablo”(1968).

Pero a pesar del éxito que lo acompañaba, tanto como director y actor, en 1969 su esposa, la actriz Sharon Tate, embarazada de 8 meses fue víctima de asesinato del clan Manson. Tras el suceso de una de sus grandes obras “Chinatown”(1973), estaría nuevamente envuelto en problemas debido a una acusación de violación por una adolescente y puesto en prisión.

Con “Chinatown” Roman Polanski confirmaría sus virtudes de gran director. Luego de “El inquilino”(1976) y “Tess”(1979), vendría una época de trancisión en sus realizaciones, para luego retomar, ya en Europa, con “Frenético”(1988), film de suspenso a lo Hitchcock, y “Lunas de hiel”(1992) que abordaba las relaciones de pareja. Continuaría su obra con “La muerte y la doncella”(1994), “La novena puerta”(1999) y la recientemente galardonada en Cannes, “El pianista”.

En sus obras fundamentalmente se destacan, pese a su variedad temática, una calidad pareja, de un hombre con estilo propio. El espectador en su cine, se sumerge en los personajes. Sin lugar a dudas, hoy Roman Polanski es uno de los máximos exponentes del mejor cine.