Seleccionar página

Tuvimos la suerte de escuchar a Laura Esquivel hablar sobre su último libro, Malinche.

No se trata de un libro precisamente reciente, fue publicado en el 2006, sin embargo su temática es especialmente relevante en México hoy en día.

México celebra doscientos años de su independencia y cien desde la revolución, un centenario y un bicentenario, espacio de tiempo ideal para cuestionarse muchos de los mitos históricos de la identidad de un país.

Malinche se ha convertido en sinónimo de vende patrias, de una persona que no tiene ningún reparo en traicionar a los suyos.

Sin embargo Laura Esquivel tiene claro que los libros de historia no se detienen en los detalles.

Si bien Malinche fue la intérprete para Cortez, no se puede hablar de una traición, ella no era Azteca, por el contrario había vivido la opresión azteca en su propia carne.

Había sido cedida como esclava a los caciques mayas de Tabasco, para luego ser cedida como esclava a los españoles ¿Es posible hablar de traición en semejante contexto?

Al final para Laura Esquivel se trata de hacer un acercamiento a un personaje histórico desde la ficción, y claro, cuestionar la forma en que se escribe la historia, una historia en la que, en sus palabras:

“Siempre se han buscado villanas mujeres”.