Seleccionar página

por Freddy Masís, colaborador de ArtStudio Magazine

“Las pecas son pequeños puntos marrones de melanina en la piel de personas de complexión clara (piel blanca).”

Así lo define “wikipedia” al buscar el término “pecas” en su amplio contenido, para muchos son motivo de burlas, y a más de uno se le viene a la mente recuerdos de infancia no muy halagadores , éstas siempre han estado presente a lo largo de la historia, y es que ¿quién no ha visto alguien con pecas? Y por mucho que se diga , éstas se han visto en alguna forma como un “defecto” y aquellas personas que las tienen, buscan en su mayoría la forma de eliminarlas.

Sin embargo para Wladimir Padilla, estas serían sinónimo de belleza, misticismo, y sobre todo gran inspiración para sus fotografías.


Wladimir Padilla es un artista de origen chileno, a pesar de que no se autodenomina  como uno, con 5 años en el mundo de la fotografía, y una amplia variedad en su catálogo, vamos a descubrir un poco más del trabajo de este artista, con las ya famosas “cyber- entrevistas”.

¿Cómo se inicia en el mundo del arte?
“No se si lo que yo hago es arte, me hago esa pregunta muy a menudo, mis fotos tienen algo comercial y esas dos palabras “para mi” no van de la mano, yo quiero vivir de la fotografía, pero no venderlas como una obra. Puedo decir como me inicié en esto de la fotografía, desde pequeño siempre me gustó dibujar, soy una persona algo solitaria, tímida y de pocos amigos, pasaba la mayor parte dibujando, en el colegio, en mi casa.

Me gustaba mucho hacer caricaturas y dibujar a mis compañeros de curso y profesores, de no ser por esa habilidad mi vida estudiantil habría pasado inadvertida para los ojos de mis compañeros. Me empezó a gustar mucho el cine a muy corta edad vi escenas de películas clásicas en blanco y negro en los periódicos, quedé fascinado. Por ejemplo Nosferatu, Psicosis, el Gabinete del Doctor Caligari, películas que después con el paso del tiempo pude ver, fue así como decidí estudiar cine, pero en mi país estudiar aquella carrera es caro y yo soy de una familia humilde, por lo tanto me incliná por la hermana mayor del cine, la fotografía, y aquí estoy, aunque no descarto la idea de hacer cine más adelante.

¿Cuáles han sido sus principales influencias?
Muchas y de muchos lados, en la literatura me gusta mucho el libro llamado El Retorno de los Brujos, el cual habla de que para encontrar respuestas a las cosas no debemos descartar nada, incluso aquello que parece ficticio o mágico, la realidad es ficción y la ficción es realidad, mis fotos tienen mucho de eso. En el cine me gusta mucho David Lynch y en la fotografía partiendo por Lewis Carroll, Richard Avedon, Helmut Newton, Diane Arbus, Guy Bourdin, Jean François Lepage, Mert Alas and Marcus Pigott, el pulcro Patrick Demarchelier, el no tan pulcro Terry Richardson, etc…

¿Qué tecnicas son las que habitualmente utiliza?
La luz que siempre está rondando y es lo primordial para un fotógrafo, cuando estudiaba fotografía me gustaba hacer montajes fotográficos y trucos en el laboratorio blanco y negro, creo que eso lo mantengo aún.

¿Cuáles han sido algunos de sus trabajos más importantes?
Creo por por el tema que toca, la joven que se mata con un globo, a la gente le gusta mucho esa imagen y he recibido muchos comentarios muy diversos sobre ella. Es increíble como la misma imagen puede para algunos parecerle trágica, para otros cómica y para otros las dos cosas al mismo tiempo, el díptico que toma el tema del nazismo en donde aparece un auto-retrato personificando a Hitler con una pata de un cerdo y al lado una joven dormida (o muerta) tendida sobre una cama formando con su cuerpo la svastica. La joven rubia que vomita un vestido como si fuera sangre y la niña que muestra con orgullo su barriga.

¿Cómo siente el desarrollo de Wladimir Padilla como artista? ¿Hay alguna faceta artística que quisiera experimentar?
No lo se aún eso se verá con el tiempo, pero quiero indagar mucho en eso que llame antes realismo fantástico.

¿Cuál es la motivación que lo impulsa a fotografiar personas con “pecas”?

Me gustan las pecas, creo que en la vida nada es al azar, todo está porque tiene que estar y todo ocurre porque así tiene que ocurrir, uno está en medio, tiene que aceptarlo y vivirlo. Así como la vida, las pecas no están dispuestas al azar en un rostro, conforman un todo perfecto, un orden, cada peca esta ahí por que ese es su lugar.

Como el grano de plata que se destruía al contacto con la luz creando un punto único en la película, que unidos formaban una imagen o ahora el pixel, a la gente que tiene pecas por lo general no les gustan, y a la gente que no las tienen les gustan, al final uno se da cuenta y nunca está  conforme con lo que tiene y la vida pasa frente a nosotros rápidamente sin darnos cuenta viviendo disconformes con lo que tenemos o no tenemos. Podría ser lo contrario, me alegra saber cuando una pecosa que se avergonzaba desde siempre de sus pecas me dice por un mail que al ver mis fotos ahora las acepta y me pide que la retrate, pretendo hacer algún día una exposición de retratos de pecosas.

Muchas gracias a Wladimir, por todo el apoyo y la rápida respuesta para colaborar con este artículo.