Seleccionar página

El Museo de Arte y Diseño Contemporáneo inaugura hoy su nuevo espacio, la Sala 1.1, con la muestra Ocultismo del fotógrafo Pablo Murillo.

Este nuevo espacio estará a disposición tanto de artistas emergentes como de artistas consolidados quienes desean exponer proyectos pequeños y con duración de aproximadamente un mes. El MADC impulsa de esta manera la presencia de mayor cantidad y variedad de proyectos que no impliquen necesariamente ocupar las salas habituales que son bastante amplias.

Sobre Ocultismo

La propuesta de Pablo Murillo, explora diversas aristas en torno a la manera en la que el individuo se enfrenta a sus miedos, al entorno cotidiano y a su propia intimidad. El memento mori, esa amenaza latente que nos recuerda lo perecedero y fugaz de la vida, se plantea y reconstruye desde las posibilidades del lenguaje fotográfico.

Correr a esconderse, ocultarse, o incluso ir en su búsqueda; lo que podría percibirse como un juego, se adentra en el cuestionamiento de uno de los temores más reales y generalizados, la reflexión sobre la existencia misma.

La exhibición Ocultismo comprende tres series de fotografías. Ocultismo I presenta una serie de imágenes que remiten al concepto de vanitas, una especie de bodegones actuales en donde se pretende evitar lo inevitable.Ocultismo II en donde jugar al escondite puede ser una manera de resguardo y Ocultismo III en donde se entremezclan concepciones propiamente teóricas del ocultismo como concepto, con otra manera de comprender la fragilidad de la vida: enfrentar su fin.

María José Chavarría / Curadora MADC


La deterioración del espacio corpóreo y personal, que susurra paulatina pero constantemente al oído el memento de la inexistencia, obliga al ser a lidiar con lo inevitable. Mientras uno que otro se enamora de la muerte, los más buscan el anonimato frente a ella, cubriéndose la cara con lo que esté a la mano y refugiándose en la zona de seguridad que representan los espacios en los que se guarda la vida.

Los amuletos y artimañas son inútiles en este juego, en el que la tensión entre la incertidumbre de lo tangible y la ignorancia respecto a lo que está más allá es directamente proporcional y, pese a que los niveles que contienen estas ideas son diferentes, ontológicamente las consecuencias son equivalentes.

Es esa consciencia/inconsciencia de lo que eventualmente vendrá, el elemento que arrastra el pensamiento racional hacia la búsqueda del imposible: ocultarse.

Pablo Murillo

Más sobre el evento en Facebook.