Seleccionar página


Textos e imágenes suministrados por Galería Espacio Kubiko

Las ciudades escondidas

Se dice de los artistas que ven el mundo de forma diferente a los demás. Quizás sea cierto o quizás lo que ocurre es que le dan una importancia vital a pararse en el ajetreo de nuestras vidas y, simplemente, mirar alrededor, observar, empaparse de lo que ocurre, de lo que nos afecta y, así, descubren cosas, lugares, personas, que estaban ahí mismo desde siempre pero nadie les había dedicado un segundo de su tiempo.


Si seguimos la ruta trazada por David Hornillos en esta serie, podemos observar rincones, probablemente similares a los que hemos visto muchas veces pero que se nos presentan de un modo muy diferente, a la manera del que mira en torno suyo y ve la extraña vida que nos pasa al lado. Una vida que es en blanco y negro, como la mayoría de los sueños y, como en estos, las ciudades a menudo vacías son conocidas y diferentes a la vez, sordas e inodoras la mayoría de las veces, pero atractivas, atrayentes y geométricas.


Nos preguntamos sobre las vidas que cruzan por estas imágenes, apenas reflejos, incluso sólo dibujos sin color. David Hornillos recorre una ciudad bien familiar, Madrid, para sacar de ella lo oculto, lo onírico y entregarnos en estas fotografías un sueño por construir, unas imágenes que completar con una lectura sin prisas. A esto es a lo que este fotógrafo, como hacen los artistas, nos invita: a pararnos frente a las imágenes de las imágenes, a detener nuestra acelerada carrera diaria, que es, precisamente, lo que no hacen las pocas personas que aparecen en sus fotografías. Nosotros sí podemos ser atrapados por su obturador si le damos una oportunidad y nos asomamos a las ventanas urbanas.

Ventanas o reflejos. Hornillos nos presenta ambas posibilidades: voyeur o receptor. La fotografía es la dicotomía entre lo real y lo irreal, lo que sucedió un segundo atrás o lo que no ha sucedido nunca. Ventanas a un Madrid en blanco y negro, de adoquines y edificios recortados contra el cielo. Reflejos en los escaparates, con gritos que existieron un solo momento. Dejémonos sobrevolar esta ciudad, que podría ser cualquier otra o incluso no haber existido nunca, porque ya se sabe que los artistas ven cosas en las que los demás no reparan o, quizás, lo que sucede es que son cosas que, simplemente, no existen.

Pilar Irala Hortal Crítico de Arte

David Hornillos joven fotógrafo de formación autodidacta

Los paisajes desolados y personajes anónimos sus vidas, sus recorridos ocupaciones y actividades diarias son para muchos espectadores, para muchos viandantes, una incógnita.

Rostros con miradas perdidas, caminos de los cuales no vemos un fin cierto ni a donde conducen. Una relación extraña con el paisaje que nos rodea, con el mismo paisaje, calles y gentes con las cuales diariamente hemos de cruzarnos. Tenemos que recorrer una incertidumbre cotidiana de no saber a donde llegarán nuestros pasos, con quien nos cruzaremos mientras lo recorremos.

Este trabajo toma como punto de partida el silencio, el juego de una zona vacía de una ciudad inanimada, fantasma en ocasiones de un espacio misterioso reflejos, luces, sombras susurros y gritos de una urbe inmensa.

La muestra Madrid, caminos perdidos, del fotógrafo David Hornillos, estará abierta del 1 al 30 de septiembre del 2008 en la Galería Espacio Kubiko en Cardenal Tavera nº 1 28050 Madrid. Tel: (+34) 91.750.06.19 | (+34)615.92.79.79