Seleccionar página

por Sussy Vargas

Pionero de la Fotografía en Costa Rica

En 1885, llega al país uno de los personajes que más aportó a la fotografía costarricense en las últimas décadas del siglo XIX: el colombiano Francisco Valiente Tinoco. Llegó al país a la edad de 22 años. Fotógrafo y promotor de la homeopatía en su país, en Costa Rica se asoció con Bartolomé Marichal Aprèz, también de origen colombiano. La asociación Valiente y Marichal, fue más que nada de interés económico, pues Marichal médico y profesor de medicina, nunca ejerció la fotografía, pero si ayudo a Valiente y financió el estudio fotográfico. Permanecieron asociados desde 1885 hasta 1887.
Casi todas las fotografías del siglo XIX eran positivadas por contacto, es decir por la superposición de una placa negativa sobre un papel sensibilizado, por lo que el positivo era idéntico en tamaño al negativo. Sin embargo se inventaron diversos métodos para lograr ampliar las placas. Uno de esos inventos fue la cámara solar. Las cámaras solares eran ampliadoras ·”diurnas” y fueron muy utilizadas a partir de 1950. La gran mayoría eran cajas cerradas a prueba de luz, las cuales podían ser colocadas en el exterior para poder aprovechar mejor los rayos. Una exposición para lograr la ampliación de una placa podía durar horas e incluso días. Los asistentes u operarios debían estar pendientes de tener la cámara solar en dirección al sol.


En 1886, Valiente y Marichal introducen la cámara solar a Costa Rica y realizan fotografías ampliadas “hasta de tamaño natural”, estas imágenes casi siempre debían ser retocadas a mano, pues solían perder mucha definición.

Antes de la cámara solar traída por Valiente y Marichal, los fotógrafos solían utilizar otro recurso para ampliar las imágenes. Este consistía en un orificio que se ubicaba en el techo del estudio en el cual se colocaba la placa, que se positivaba sobre un papel colocado usualmente en una mesa o el suelo y que probablemente era cerrado o cubierto para no dispersar la luz.

Valiente fue premiado por sus fotografías y pinturas en la Exposición de Chicago y en la Exposición Industrial de Costa Rica en 1886. Esta se realizó con el objetivo de seleccionar las obras y productos que representarían a Costa Rica en la Exposición de Nueva Orleáns y en la Exposición Universal que se realizaría en Paris en 1889. La Exposición Nacional de 1886 fue organizada por la Oficina de Estadística y fue inaugurada en setiembre de 1886. La colección de obras arqueológicas, pictóricas y de otros objetos presentados en la Exposición fue la base para la creación del Museo Nacional. Además de Francisco Valiente, fue premiada Emma Quesada por sus trabajos de iluminación* fotográfica.

*Se denominaba “iluminación” al proceso de pintar o colorear a mano las fotografías, usualmente con óleo o pigmentos vegetales.

Otro de los aportes de Valiente fue el hecho de que en 1887 ofreciera para sus retratos diversas decoraciones y, además, el llamado estilo Rembrandt, que consistía fundamentalmente en realizar retratos con los modelos en posición de tres cuartos y con una iluminación lateral suave. Este tipo de retrato se hizo muy popular, sobre todo en los Estados Unidos, a finales del siglo XIX y principios del XX, ya que fue muy utilizados por las figuras de la lírica y posteriormente, del cine. En los anuncios Valiente también avisa al público que las personas que se hubieran retratado en la antigua casa de Hoey y Hermann podían sacar copias de sus fotos en el estudio de Valiente y Marichal pues ellos poseían los negativos.

En 1890 Valiente ofrecía retratos ampliadlos de 11×14 pulgadas, retratos al crayón y óleo, fotografías iluminadas y esmaltadas que podían ser viradas al violeta, rosado, azul-verde y además, la utilización de escenografìas y vestuario para ambientar las tomas.

Es importante señalar que Valiente es quien introduce en 1890 el gelatina bromuro** al país, con lo que se logran disminuir considerablemente los tiempos de exposición a un cuarto de segundo (planchas secas de Carbull y Cramer), lo que sin duda marca un sustancial avance en la prestación de servicios fotográficos.

**El gelatina bromuro fue inventado en 1871 por Richard Leach Maddox, pero no fue sino hasta finales del siglo XIX que se mejoró su técnica y se popularizo su uso. Se trataba de una placa seca, sobre un cristal se extendía una solución de bromuro de cadmio, agua, y gelatina sensibilizada con nitrato de plata. Permitió lo que se llamo la fotografía instantánea.

Entre 1890-1891 publica su álbum “Vistas fotográficas de Nicaragua”. En la portada se desataca su residencia en Costa Rica. Este documento que se conserva en la colección espacial de la Biblioteca Nacional, brinda una importante información sobre el estilo fotográfico que en general caracterizo a Valiente, más allá del fotógrafo retratista. Valiente se revela como un excelente fotógrafo de exteriores, que posee una extraordinaria riqueza compositiva y muy buen manejo técnico para la época. Especialmente interesantes son las imágenes que tomó en el puerto de San Jorge, que hacen evidente su sensibilidad para la composición artística, tomas como la realizada frente al volcán Momotombo generan una ruptura a nivel compositivo en relación a lo que estaba haciendo. La ubicación del personaje sin rostro al extremo derecho de la imagen y el aprovechamiento del formato horizontal se van a repetir en muchas de las imágenes que son parte de este álbum particular.

Como buen visionario y excelente comerciante Valiente ofrecía hacia 1894 “la posibilidad de tomar retratos fantásticos”, con diferentes fondos y escenografìas, rompiendo con la estética del retrato de su época. También ofrece sus servicios en pintura.

“Toma la fotografía con la celeridad del rayo y puede retratar a cualquiera en el Polo Norte, en medio de la nieve, entre focas y osos blancos o bien en un magnifico trineo o en un precioso jardín, entre begonias y palmeras o embarcado, en una lancha en alta mar o navegando en un río, en un buque o sobre un puente, en un balcón o en una lujosa sala; y si es soldado, pues en una guerrilla entre el humo de la pelea…”

(Fragmento de texto publicado en; “La mirada del tiempo. Historia de la Fotografía en Costa Rica 1848-2003” Junto a Ileana Alvarado y Efraìm Hernández. Fundación Museos del Banco Central y Universidad Veritas, 2004. Pág.29-31).

El Trabajo de Valiente fue premiado en Bruselas en 1894, era a la vez Miembro de la Academia Universal de Ciencias y Artes de Bruselas, así como de la Photographer’s Association of Philadelphia y de la Astronomical Society of the Pacific de San Francisco, California, según consta en sus atestados. En 1900 ofrece cursos teórico y prácticos sobre la fotografía, pero lamentablemente no queda mayor información sobre este dato tan importante.

Sin lugar a dudas Francisco Valiente aportó muchos avances técnicos a la fotografía costarricense durante su estadía en el país. Al regresar a Colombia se va a dedicar a la fotografía por un tiempo y luego se interesa por la medicina alternativa. Fue el precursor de la Homeopatía en Colombia, en donde publica el texto; El triunfo de la Homeopatía… A partir de aquí su huella se pierde en el tiempo, dejándonos solo el legado de sus innovadoras imágenes en la memoria.