Seleccionar página

El pasado sábado inauguré mi expo de foto erótica aquí en Madrid (auto bombo! auto bombo! auto bombo!) y resulté invitado por algunos de los asistentes a la expo que reseño, Interruptus.

Arte sobre el eje del sexo y el erotismo, con obras que van desde los más explícito hasta lo simbólico pero no por ello menos sugerente.

Una expo fuera de los circuitos tradicionales del arte en Madrid, una recomendación para estos días de abril.

Interruptus es un arrebato que lleva ya varios años realizándose, los suficiente para sumar ya cinco ediciones.

Es un espacio que parte de reivindicar el valor del arte erótico, como ellos bien lo dicen en su web, es como si el arte erótico fuera un arte al margen, un arte no aceptable dentro de los circuitos tradicionales.

Y es extraño, pues no creo que haya alguno que pueda decir que no disfruta con el arte erótico, sin embargo todavía muchas personas repiten un extraño mantra para exorcizar la excitación: “existe un límite entre el porno y el erotismo”.  Y yo sigo sin entender hasta donde llega ese límite, el vox populi es que el porno es explícito, pero entonces yo me pregunto lo mismo que José María Ponce, padre del porno español a quien tuve la suerte de conocer: “¿Existe alguna forma de presentar la sexualidad que no sea de forma explicita?”

El sexo es explícito por definición, pretender suavizarlo es desnaturalizarlo por causa de nuestras taras culturales.

No voy a enumerar las culturas que no se andan con medias tintas sobre el sexo y van por la vida tan frescos, creo que no me alcanza la revista para levantar el listado.

Pero lo que si voy a hacer es invitarlos a Interruptus, en la Calle Ballesta 4, Madrid, un antiguo prostíbulo acoge la expo hasta el 2 de mayo, desde las 17.00 hasta las 23.00.

Disfruten y gocen.