Seleccionar página

Por segundo año consecutivo la Fundación G&T Continental de Guatemala invitó al fotógrafo costarricense GustavoValle a exponer su trabajo en la Galería Cantón Exposición en la ciudad de Guatemala. En esta oportunidad la muestra que llevará es “discapacidad”, la cual tendrá gran impacto puesto que Guatemala no cuenta con una ley para personas con discapacidad y de hecho es un tema sensible. La muestra estará abierta del 16 de mayo al 8 de junio, el artista además de su esposa y productora de la muestra, Paulina Segura, se encuentran en el hermano país desde la semana pasada para realizar el montaje y asistir a la inauguración.

Según nos manifestó Paulina Segura “hemos recibido un gran apoyo por parte del público e inclusive de varios medios de comunicación guatemaltecos. De igual manera Gustavo ha sido invitado por La Fototeca, que es una de las instituciones más importantes en Guatemala de la enseñanza de la fotografía para realizar un visionado de portafolio”.

La exposición de fotografía discapacidad, plantea desde su título el cuestionamiento a la mirada que la sociedad establece hacia las personas que poseen alguna discapacidad. Durante un mes, el artista Gustavo Valle visitó el Instituto Andrea Jiménez y compartió con los jóvenes que asisten, a partir de la fotografía. Como resultado de esta experiencia, el fotógrafo registró actividades cotidianas que llevan a cabo los muchachos y muchachas del Instituto, hizo una serie de retratos, y les posibilitó una cámara para que los jóvenes hicieran sus propias fotografías.

Este corpus constituye el material de la presente exposición. A través de 11 obras de diversos formatos, la discapacidad es a su vez puesta bajo el lente inquisitivo del fotógrafo, y a partir de una poética aproximación, se movilizan nociones arraigadas desde antaño… La luz de las fotografías, invita a los visitantes a percibir nuevos colores. El trabajo del artista parte en gran parte de su experiencia de vida.

“Como padre, estoy involucrado desde hace 20 años en el maravilloso reto de compartir mi vida con una persona con discapacidad. Conozco los desafíos, satisfacciones y frustraciones (hacia una sociedad inmadura) que implica ser padre de una maravillosa mujer con discapacidad. Pienso que cualquier fotógrafo debe involucrarse íntimamente con el tema que desea desarrollar. Es por esto que decidí abordar este tema, cargado aún de mitos y tabúes, partiendo desde un punto interno y personal. Esta serie fotográfica, es un relato influenciado por una profunda relación entre las increíbles personas fotografiadas y yo”, afirma Valle.

Declaraciones del artista

¿Es usted de las personas que piensa que una discapacidad es “no ser capaz” de ejecutar ciertas acciones? Podría estar de acuerdo con usted si piensa también, que todas las personas tenemos alguna discapacidad. Si por el contrario, usted piensa que existen personas “normales” y personas con discapacidad, no podría compartir su criterio.

¿Normales? ¿Quién es normal? ¿Acaso es normal una persona porque camina, sube escalones, escucha, mira, canta, estudia o porque es capaz de hornear un pastel para la reunión familiar del sábado por la tarde? Créame, yo conozco al que camina y sube escalones mientras lidia con una incapacidad para alcanzar sus metas. Conozco también al que escucha, mira y estudia complejos algoritmos, pero es incapaz de ser auténtico, amar o de realizar una buena acción que no sea para sí mismo.

Es claro, que una discapacidad se torna más evidente cuando una persona tiene dificultad para funcionar en un mundo creado, casi de manera exclusiva, para la gran mayoría. Lamentablemente son muchos los obstáculos artificiales presentes en nuestro mundo, pero admirable, la manera en que muchas personas con discapacidad logran superar estas barreras impuestas por nosotros mismos.
“discapacidad”, es el relato de una experiencia única y maravillosa. Durante 30 días, aprendí que con una actitud adecuada, es posible superar cualquier barrera y crear la pintura más bella del mundo si ésta nace directo en el corazón. Somos nosotros, las personas “promedio”, quienes inventamos el “no puedo” o el “no es posible”. Para muchas personas con discapacidad, los pensamientos negativos no existen y son una pérdida de tiempo, en cambio los sustituyen por el coraje, la valentía y determinación que los lleva a romper todos los esquemas.

Los jóvenes con quienes compartí en el Instituto Andrea Jiménez, son inmensamente creativos, ingeniosos, valientes y están dispuestos a dar cariño, amistad y convertirse en verdaderos compañeros de aventura, capacidades ausentes en muchas personas “promedio” que conozco.

Antes que fotógrafo, soy un ser humano afortunado por tener la oportunidad de involucrarme y aprender de tan maravillosas personas. Gracias Paulina, hija mía, por darme las lecciones de coraje y tolerancia más importantes de mi vida.