Seleccionar página

por Jorge Albán

Un alumno me escribió:

“Profe todo bien, viera que me pidieron un presupuesto para fotografiar un evento de esta compañía llamada JBQ publicidad. Es su 15 aniversario y parece que será una noche de fiesta o algo así. Me dijeron que no fuera muy caro por que si no iban a terminar usando a alguien de la compañía, ¡fijo con una cybershot!”

Yo le contesté:

Hola,

Celebran 15 años de engañar a la gente reempacando el mismo producto con frases e imágenes ingeniosas, 15 años de estimular un consumo desenfrenado sin molestarse por entender, ni ayudar a entender sus dramáticas implicaciones para las relaciones humanas y el medio ambiente, 15 años de hacer creer que consumir es liberador y una forma de hacer un mundo mejor… o sea ¡15 años de mentiras y tremendo daño para todos!

Pobrecito JBQ… ¡no tiene plata!…. los cientos de millones de colones que Arias les pagó por su “exitosa” campaña fijo se le fueron en decorar el edificio como queque… (para poder decir “¡nosotros nos reímos de nosotros mismos PRIMERO!”).

¿Ha oído hablar sobre gente abusada sexualmente en su infancia y que repiten el ciclo y abusan de sus hijos? Pues exactamente lo mismo pasa en publicidad; a todos los abusaron cuando iban entrando y a usted le van a hacer lo mismo para permitirle entrar a ese mundo tan glamoroso de los Jiménez, los Blanco y los Quirós.

Ayúdeme a entender esto: ¿estudia cuatro años, paga una pequeña fortuna para ser un fotógrafo profesional y se pone nervioso cuando le toca competir con un tipo que apenas da flashazos con una digital compacta? Usted es mucho más sabio que eso y sabe decirles que si ponen a CUALQUIERA a hacer esas fotos, tendrán CUALQUIER clase de recuerdo de su glorioso 15 años. No será que en el fondo ¿QUIERE EL TRABAJO LE CUESTE LO QUE LE CUESTE?

¡Si hasta puede que termine pagando las fotos usted mismo! Esto al no cobrar gasolina, desgaste de vehículo, tiempo de transporte a/desde el lugar de toma, a/desde el cliente y a/desde el laboratorio, horas de posprocesado y quemado de discos, horas extras de toma, desgaste del equipo de toma y de computo, gastos fijos como luz, agua, teléfono, impuestos, etc.  Y todo para no perder la hermosa oportunidad de trabajar con “creativos” serruchapisos y diseñadores que en su mayor parte son fotógrafos frustrados…¡y le harán la vida imposible!

A veces me pregunto en que me estoy equivocando si tantas alumnas y alumnos talentosos (NO siempre los más inteligentes o sensibles debo reconocer) terminan prefiriendo el dinero rápido y sucio de recomendar cerveza para verse sexy o dentríficos para la superación personal.

Probablemente sospeche que no va aprender gran cosa de este trabajo y lo quiere hacer por los contactos y por entrar al medio. Esta decisión la tiene que tomar usted y solo usted, ya que no es solo económica. Queda a su conciencia que hacer. Si se decide a entrar, ¡nada mas tenga claro lo que le espera!

Yo trabajé más de diez años en publicidad y puedo asegurarle que hay formas mucho más imaginativas y constructivas de ganarse la vida con fotografía. Los publicistas demoran meses en pagar, comprometen mucho tu calidad de vida y creatividad… ¡y casi toda la publicidad arrastra una profunda carga Kármica!

Antes de cotizar, medite sobre la gran sabiduría detrás de este pensamiento de Mahatma Gandhi:

“Debes ser el cambio que deseas ver en el mundo”

Jorge Albán http://www.artenemo.org

PD: sabe que puede contar conmigo para cualquier otra cosa, pero por favor, ¡no me pida más cotizaciones para publicidad!