Seleccionar página

Una cámara distinta para cada serie de fotos,‭ ‬no solo eso,‭ ‬una artesanal,‭ ‬construida específicamente para cada trabajo. Ese es el mundo del Boy of Blue…‭

Wayne Martin Belger,‭ ‬el Boy of Blue,‭ ‬es un artista autodidacta,‭ ‬instructor de buceo,‭ ‬instructor de escalada en roca,‭ ‬y otro montón de cosas extravagantes,‭ ‬tomando en cuenta que esta es una revista de arte y este artículo lleva la etiqueta fotografía.


El Boy of Blue se vale de cámaras Pinhole,‭ ‬esto es decir:‭ ‬cajas oscuras a las que se les practica un pequeño agujero para dejar pasar la luz y así imprimir una imagen sobre algún material fotosensible.

Pero no se trata de simples cajones,‭ ‬la propuesta artística de Wayne Martin Belger pasa por una concepción metafísica de la fotografía y su realización.

Nacido en Pasadena,‭ ‬California,‭ ‬en‭ ‬1964,‭ ‬criado dentro de una familia católica,‭ ‬llega a conocer el rito litúrgico en Latín a muy temprana edad,‭ ‬experiencia que él utiliza para definir su trabajo actual,‭ ‬de la misma forma que la palabra y el sonido del latín,‭ ‬junto a la parafernalia litúrgica,‭ ‬permiten establecer las reglas de un tipo de comunicación mística,‭ ‬Wayne Martin Belger trata de generar esa sensación con sus imágenes.

De esta forma cada cámara ha sido cuidadosamente elaborada en función del objeto a fotografiar,‭ ‬huesos humanos,‭ ‬cráneos,‭ ‬sangre,‭ ‬aluminio,‭ ‬titanio y ‬objetos antiguos son parte de su lista de materiales.

‭¿‬El objetivo‭? ‬Desvanecer los límites entre el objeto fotografiado y su representación fotográfica,‭ ‬involucrar uno en el otro,‭ ‬es también la razón por la cual justifica el uso de cámaras pinhole,‭ ‬en sus propias palabras:‭ “‬Con fotografía pinhole,‭ ‬el mismo aire que toca mi sujeto puede pasar a través del agujero y tocar la emulsión en el negativo.‭ ‬No hay barrera entre los dos.‭”

De hecho,‭ ‬Wayne Martin Belger cree de esta forma poder llegar a un punto donde no exista la manipulación en la fotografía y obtener una imagen pura.

Yo,‭ ‬en ese sentido, estoy totalmente en desacuerdo con el artista,‭ ‬sin que deje de gustarme su obra que me parece extraordinaria,‭ ‬pero creo que en realidad todo el proceso de creación de cada cámara,‭ ‬el acabado que obtiene por precisamente trabajar con pinhole,‭ ‬es una forma muy profunda de manipulación,‭ ‬en un sentido positivo,‭ ‬ocurre precisamente igual que con los rituales religiosos,‭ ‬la fusión de íconos,‭ ‬materiales y símbolos de todo tipo se amarran como un todo,‭ ‬produciendo un profundo impacto emocional en el observador.

Ya no se trata de si sus imágenes pinhole sufren o no manipulación en su proceso de toma y encuadre,‭ ‬es que toda la puesta en escena,‭ ‬desde la fabricación de las cámaras hasta la instalación final es parte de un plan de su autor para provocarnos emociones,‭ ‬en esto precisamente estriba el encanto,‭ ‬en esa incómoda sensación de las cosas que nos remueven las cámaras y las imágenes del Boy of Blue.

“‬Todo para atestiguar y ser una herramienta de los horrores de la creación,‭ ‬así como la belleza de la decadencia presentada por la autoría de la luz y el tiempo.‭”

Boy of Blue Fotografia

Boy of Blue, Los Hijos de Abrahm