Seleccionar página

por Jorge Albán

Nota del editor: De alguna manera, aún no sabemos cuál o cómo, este cuestionario, elaborado por un estudiante de fotografia (de identidad desconocida) llegó a manos del destacado fotógrafo costarricense Jorge Albán Dobles. El lo contestó y desarrolló de la manera que aquí compartimos con ustedes.
José Campos

1. ¿Cuál cree que sea el rumbo de la fotografía en el ámbito del arte contemporáneo

La fotografía será cada vez más empleada en el arte contemporáneo y apreciada por el público. Paradójicamente muchas de sus figuras más destacadas no serán fotógrafos profesionales o graduados de fotografía, ya que tanto la profesión como la academia enfatizan aspectos artesanales y fines ilustrativos que no son prioritarios para el arte contemporáneo. La parte más interesante del arte contemporáneo electrónico lanza una mirada aguda sobre la cultura, el corporativismo y el consumo, pero lo hace con sencillez, sin excesiva retórica o efectismo visual.


2. ¿Cree usted que el galerista/curador/crítico hace al artista?

Lo hace ante el mercado y las instituciones, y en el proceso logra confundir precio con valor. Esto no sucede al mismo nivel en otras disciplinas. No existe semejante consenso de que los escritores de Best Sellers sean lo mejores, o que los compositores de Jingles los más talentosos. Pero no seamos ingenuos, si los artistas se resistieran tan solo un poco a ser comprados y vendidos como ganado en subasta, el mercado del arte no sería tan prepotente como lo es ahora.

3. ¿Hacia dónde debe enfocarse un artista para lograr la incorporación y consolidación en el mundo del arte?

Lograr vender arte de manera consistente tiene más mérito mercantil que artístico. Da igual que se trate de un auto último modelo, una empanada de frijol o una obra de arte, se halla o crea un nicho en el mercado y se explota con una “marca” o identidad que sugiera no solo beneficios, sino todo un estilo de vida aspiracional. El mérito real consiste en producir dinámicas artísticas (no solo objetos) fieles al autor y su momento histórico (no necesariamente al gusto del curador, galerista, gestor cultural o festival de moda), y difundirla de forma eficiente (hoy en día esta palabra implica medios electrónicos).

4. ¿Considera que entre más elevado sea el precio que se le atribuye a una obra, mayor debe ser el interés por la misma?

El arte ha servido para muchas cosas diferentes desde los principios de la humanidad. El que en la actualidad se enfatice su uso como bien de consumo y símbolo de estatus no quiere decir que los artistas tengan que seguir la tendencia. Al contrario, como trabajadores del imaginario, han de esforzarse por reinventar nuevos usos para el arte (y con nuevos no me refiero a instalaciones o performances que mantienen el fetichismo y limitación espacio/temporal). Me refiero a usar los medios de comunicación masiva para influenciar el espacio público real desde el espacio virtual de Internet, hablo de narrativas interactivas, powerpoint-arte, videojuegos de artista, ediciones digitales de artista, intervenciones de espacios públicos con impresiones y proyecciones digitales, dinámicas y arte en la red, etc.

5. ¿Tiene alguna recomendación para un fotógrafo emergente que quiera incorporarse al mundo del arte contemporáneo?

No basta con saber de fotografía. Hay que cultivar la curiosidad por el entorno en que se vive y mantener una mirada inquisitiva sobre las dinámicas sociales que nos rodean. Para fines del 2005 casi un millón de costarricenses usarán Internet, por lo que es importante familiarizarse con herramientas como HTML dinámico, FLASH, Quick Time Virtual Reality, DVDs, impresión digital, etc. sin olvidar las poderosas herramientas fotográficas tradicionales como el sistema de zonas, iluminación creativa, encuadre elocuente, o cinematográficas como la secuencia, descomposición en planos, elipsis, contrapunto sonoro, etc.

6. ¿Cuál cree que sea un número adecuado máximo de reproducciones de una obra fotográfica?

Una edición lo más grande posible llega a más gente, afecta más vidas y puede trascender en la colectividad, tal y como sugiere Walter Benjamin en EL ARTE EN LA ERA DE SU REPRODUCTIBILIDAD MULTIPLE. Una edición lo más reducida posible permite hacer dinero vendiendo objetos exclusivos, para que las clases privilegiadas se diferencien de las menos afortunadas. Hay una contradicción muy seria en usar medios de difusión masiva como fotografía, video o medios electrónicos para ediciones limitadas (los galeristas suelen recomendar un máximo de seis ejemplares de una obra).

7. Si una obra obtiene un premio o mención importante, ¿justifica un alza en el valor monetario de la obra?

Los “Cuarenta Principales” es una buena forma de darse a conocer pero no es el único indicador de valor musical. Para hacer dinero de forma rápida hay mejores profesiones que el arte… aunque bastante menos gratificantes. Una sensibilidad artística realmente contemporánea no puede obviar el hecho de que vivimos en un mundo de signos mediatizados, por lo que aspira a voltear las herramientas del espectáculo mediático contra si mismo y llevar al simple consumidor al nivel de usuario y eventual creador. Esto se puede lograr a través de programas de fuente abierta y software art, mediante narrativas interactivas o dinámicas web abiertas y a través de comunidades o Zonas Virtuales Autónomas (TAZ) con propósitos concretos (algo tan sencillo como un Blog personal o una lista de correos o tan complejo como un foro o página web con miles participantes).

8. ¿Se puede vivir de la fotografía artística puramente? ¿Hay que realizar otros trabajos con el fin de financiar el costo de vida?

Se sobrevive con ella, sin embargo, debido a lo reducido del mercado y talante conservador del público costarricense, no es el medio más seguro ni rápido para hacer dinero. Nadie se muere de hambre por hacer lo que le apasiona. Sobran en cambio los muertos de aburrimiento y tedio por dedicarse a satisfacer aspiraciones económicas, de clase y poco más.

Suele ser buena idea complementar la labor artística con trabajos de encargo. Se ha de procurar evitar depender de trabajos que absorban demasiado tiempo y condicionen el pensamiento, como la publicidad/moda o tiempo completo para periódicos/revistas. Es buena idea esforzarse activamente por mantener una cartera de por lo menos cinco buenos clientes, de forma que si uno de ellos falla la recuperación sea fácil.

Complementar el arte con labor académica es difícil ya que crea la impresión de que el conocimiento proviene del pasado (técnicas fotográficas antiguas o esotéricas, estudio de obra grandes maestros, énfasis en lenguajes y estilos ya avalados). Es clave aprender a preparar y presentar proyectos y tratar directamente con el cliente. Hay que ser más disciplinado, pero permite un horario flexible y apartar días para “exploración y renovación”, sin ellos el estancamiento creativo (y profesional) es casi seguro.