Seleccionar página

Nace en 1950 en New York. De 1967 a 1969 estudia en el Museo y Escuela de Arte de Brooklyn, Nueva York.

Andrés Serrano causa controversia en 1987 al presentar su trabajo “Piss Christ” (orina Cristo). Opiniones divididas surgen; es catalogado de blasfemo y ofensivo al sumergir en su orina el crucifijo, mientras otros alegaban una violación a la libre expresión si su trabajo era retirado de las galerías.

De hecho Serrano fue criado en una devota familia católica y la religión fue muy importante durante su niñez. El artista enfrenta tabúes sobre la sexualidad en “Budapest” 1994, y “La Historia de Sexo”, sin embargo mucha gente ve su estilo y contenido como pornográfico.

Pareciera determinado a evitar polémicas con su serie de 1992 “La Morgue”. Sin duda son hermosas fotografías que representan la muerte, las cuales nos enfrentan con la realidad de nuestra propia mortalidad al tratarse muchas de ellas de personas jóvenes muertas prematura o violentamente.


Otras piezas conocidas de Serrano son “Piss Light” (Orina Luz), la cual unida a “Papa Rojo I, II y III” conforman la serie “Sagrado y Profano”. El dice estar interesado en como la sangre, orina y semen pueden ser utilizados para crear vívidas imágenes abstractas.

Contexto Histórico

Andrés Serrano ha desarrollado su trabajo desde la década de los ochenta hasta hoy en día. Desde la salida de “Piss Christ” se convirtió en enemigo de las altas autoridades cristianas y de los políticos conservadores.

Su base de operaciones es la ciudad de New York, con todos los riesgos que representa para los artistas quienes muestran trabajos religiosos controversiales.

A pesar de lo controversial de su trabajo, la Catedral de San Juan el Divino en Manhattan, ha presentado diversas muestras suyas con la correspondiente polémica.

Dentro de un mundo tan convulsionado como el de las últimas dos décadas, Serrano ha presentado la religión, el sexo, los mitos del poder enmascarados detrás de sus uniformes y símbolos. Serrano utiliza la fotografía para presentar un mundo poblado de contradicciones, “no de conflictos sino de dicotomías”.

El suyo es un panorama donde conviven símbolos y arquetipos, fetiches de belleza y horror, personajes del poder y sus uniformes (las fotos de los Ku Klux Klan), la vida y la muerte (La Morgue). El aporte de Serrano son sus obras paradojales (presentadas en series), las cuales no dan lugar a un juicio definitivo. Más bien tienden a dejar al público suspendido entre percepciones que alteran la cotidianeidad, para llevarlo a contemplar al mundo desde otro lugar. El mismo dice: “En mi trabajo siempre busco lo inusual, o al menos lo que no es considerado tradicionalmente bello. Trato de encontrar lo normal en lo extraño y vice-versa”.

En sus trabajos expuestos en la Catedral de San Juan el Divino (“Mundo sin Fin”), parece haber dejado de lado la controversia para lograr la contemplación.

En la primera parte de la exhibición, “La Iglesia”, muestra retratos de curas, monjas y objetos eclesiásticos tradicionales. Serrano tomó las fotografías durante sus viajes a España, Italia y Francia, y la exhibición se realizó dos años después de la controversia surgida con “Piss Christ”. La segunda parte de la muestra es “La Morgue”, la cual muestra seis fotografías de cadáveres.

Estas son imágenes de acercamiento de partes del cuerpo como manos, pies y torsos, entre ellos un bebé. Por como fueron tomadas, es difícil determinar desde el principio que se trata de sujetos muertos. Esta serie de 1992, dio al espectador una visión distinta de la muerte, un tema tan tratado desde que existe el hombre: “confronta al público con lo súbito de la muerte, su brutalidad, su soledad y su finalidad”.

El trabajo de Serrano ha sido objeto de controversia inclusive en el Senado de los Estados Unidos. En 1989, se discutió sobre el aporte que recibió Serrano de dinero de los contribuyentes (unos $15.000) para montar una de sus exposiciones. Su trabajo fue tildado de basura, y él y quienes ayudaron en el montaje de pseudo-artistas.

Este ha sido el contexto histórico, a grandes rasgos, donde se ha desarrollado el trabajo de Andrés Serrano y su aporte a la percepción de la sociedad y el mundo en general.