Seleccionar página

Fotos: Jota Pe

La banda de rock progresivo presentó con éxito su más reciente disco el pasado miercoles 19 de Agosto en el Teatro Melico Salazar.

Con el lugar casi lleno a eso de las 8:06 pm Time’s Forgotten dio inicio a la presentación de “Dandelion”.

Respetando el orden del disco el concierto empezó con 8:03pm (These streets) la pantalla ubicada en la parte superior del escenario apenas dejaba ver algunos destellos de luz, para ese momento no lograba descifrar ¿Qué era?. Enseguida “Second Time” sin duda una de las mejores canciones del disco se asomaba entre luces multicolores y los aplausos de la gente, mientras que los buenos comentarios se hacían presentes entre el público.

Cabe destacar el excelente desempeño de la banda en general y específicamente de Longhi (a quien aún le falta tomar mayor confianza como frontman) pero que como vocalista destacó por su potente y afinada voz.

“Indifferent” despidió a los miembros de la banda del escenario para dejar a la voz de Calvo y a la participación de Eduardo Oviedo de Peregrino Gris en “Silent Waters”, con esa pieza nos llevaron por el transcurrir del día y del disco, comenzaba a entender la imágenes que se proyectaban en la pantalla del teatro.

Para todos

No había que ser un fan a muerte de la banda para lograr disfrutar del espectáculo, bastaba como requisito ser fan del rock, los Time’s dieron cátedra de los excelentes músicos que son y de que ciertamente están a otro nivel,  tal y como lo dijo uno de los asistentes que estaba sentado a mi lado.

Juan Pablo Calvo (teclados) tomaba la batuta y animaba al público, mientras que Calilo hacía su trabajo de manera sobria en el bajo, aún así la gente aprovechó un par de minutos  mientras solucionaban un inconveniente técnico para ovacionarlo.

Las luces y lasers contrastaban con la arquitectura del teatro, por momentos conspiraban para hacernos convulsionar y serían indudablemente un efecto secundario al día siguiente.

El concierto continuó con “The tale of the sun and moon (Dandelion)” y una de mis favoritas “Backhome”. El tiempo transcurrió rápido, el ritmo desenfrenado de “Everything’s Not Lost” cedió ante la calma de “Gone into the Mountains” ambas se dejaron escuchar en vivo por primera vez. Una base sólida por parte de Jorge Sobrado (batería)  sirvió para que Leo y Ari se volaran con las guitarras de manera excepcional.

Se acercaba el fin, no sin antes que la banda invitara al público a corear “I Welcome you my Night”. La gente pidió más y complaciente el sexteto continuó el show con algo de su disco anterior  A Relative Moment Of Peace”.

Entre aplausos y el tradicional abrazo entre los músicos, la banda se despidió de la noche y del público que hicieron del sueño de tocar en el Melico toda una realidad.

Así se cerró el telón, Dandelion pasó la prueba y con excelente calificación.