Seleccionar página

En su primer día, el Festival Imperial colmó La Guácima. Mucho se había rumorado durante la semana si este nuevo concepto  iba a resultar atractivo al público o no, y en honor a la verdad, este respondió en buena cantidad. Si bien arrancó en las primeras horas con una cantidad mesurada, esta se fuehaciendo cada vez más grande conforme fueron pasando las horas.

El evento ofreció una propuesta atrevida, caracterizada por artistas de diferentes géneros, quienes en muchos casos sorprendieron de forma grata a la audiencia. Si bien artistas como Gogol Bordello y The Flaming Lips sorprendieron por una interesante puesta en escena, el plato fuerte del primer día fue sin duda Cypress Hill y Maroon 5.

El arranque.
La banda nacional Dissént dió el banderazo de salida a las 12:15 con un repertorio cargado de mucha energía que empezó a calentar el público presente en el Autodromo La Guácima. Su esfuerzo se vió seguido por otro nacional: Patiño Quintana. Su música fusión de rock, blues y elementos autóctonos nacionales se vió muy recompensada por una audiencia muy identificada por su propuesta y conmovida sobre todo por el tributo a Fidel Gamboa que contó con la participación de su hermano Manuel.

Como habíamos comentado, Gogol Bordello dió de que hablar. Ellos fueron el primer grupo “extranjero” en pisar tarima. La banda mostró no solo un gran dominio del escenario sino una gran flexibilidad artística al combinar diferentes tendencias musicales del orbe y amalgamarlas en una propuesta fresca y atrevida, la cual a pesar de no ser muy conocida por muchos asistentes, fue en términos generales bien recibida.

La mexicana Ximena Sariñana se ganó al público a base de su simpatía mientras que Manchester Orchesta ofreció un setlist muy variado, con interesantes combinaciones pero a su vez muy característico de la tendencia actual de la música indie. The Flaming Lips sorprendieron de forma grata con una atrevida puesta en escena. El arribo al escenario de su vocalista Wayne Coyne dentro de una burbuja gigante calentó a un ansioso público que respondió a esa energía mostrada por los norteamericanos quienes cumplieron con todas las expectivas. Su show fue uno de los mejores en términos de puesta de escena. Incluso varios de sus fans subieron a tarima con disfraces de personajes del Mago de Oz.

La banda tica The Great Wilderness se presentó en la tarima del bosque, demostrando que son una banda muy compacta y con la cual el público se identificó plenamente. Presentaron material de sus antiguas grabaciones como del próximo disco en el cual trabajan, sin duda, fueron punto alto en la representación nacional del Festival.

Cypress Hill fue literalmente otro bombazo. Los defensores de la marihuana soltaron un setlist cargado de grandes éxitos así como propuestas más recientes. Sus temas fueron prácticamente himnos para una multitud que desbordó energía a lo largo de 1:15 minutos. Finalmente Maroon 5 llegó para convertirse en el plato fuerte de la jornada. Su presentación (quizás la más vista durante todo el festival) logró satisfacer a una gran multitud que llenó a esas horas prácticamente toda la explanada de La Guácima. Cada una de sus canciones fueron coreadas sin parar por un público donde la fracción femenina jugó un papel importante. Temas Won’t Go Home Without You, Makes Me Wonder e incluso el cover Roxane de The Police fueron coreados con fuerza por el público presente. Sin embargo el tema She Will Be Loved, que sirvió como cierre de su presentación, fue sin duda el de mas efecto en la audiencia.

Disfruten de nuestras galerías uno y dos del primer día del Festival Imperial.