Seleccionar página

Fotos: Jose Tenorio

La publicidad y las palabras de los integrantes del grupo lo prometían y este viernes se cumplió.

Gandhi nos hizo sentir orgullosos de ver que en este país se pueden hacer las cosas bien, con trabajo, compromiso, ganas y buen manejo de recursos. La banda presentó con un éxito rotundo su disco Arigato no!

Así es como se escriben las historias

Kurt Dyer fue el encargado de abrir la noche y la gente lo disfrutó, más de uno lo coreó y él, con tan solo una guitarra acústica y su destellante presencia, se encargó de ir calentando la noche para lo que se venía.

El telón rojo que nos había recibido minutos antes estaba por revelar una secuencia de imágenes que quedarán grabadas para la historia del rock nacional.

Entre los sonidos AC/DC, “Arigato” dió inicio al concierto y el telón sucumbió cayendo casi de inmediato, mientras que los aplausos y los gritos recibieron a Luis, Massimo, Federico y Abel.

Un juego de luces en escala cromática japonesa (Kiiro, akai, shiroi), un sonido potente y sólido, un vestuario personalizado y coordinado. –¡Esto es un grupo de primer mundo!, -¡Así se hacen las cosas!, esas no eran solo palabras de algún seguidor de hueso colorado, podrían ser las palabras de cualquiera que se encontraba ahí.

En el repertorio sonaron canciones como “Gran Ciudad”, “El Invisible”, “Ciclos”, “La Herida” o “Mañana”, “Hacia adentro”, “Estréllame”, “Simple”, “Mujer”, “En el ático”, ” Ríe ( la culpa y el Perdón), o“Quisieras”, las canciones “viejitas” se mezclaban con las nuevas, cada una de ellas fue disfrutada en su máximo esplendor, tanto por la banda como por el público, la intensidad hizo que Luis se transformara en una criatura extraña, en un ser poseído por las letras de las canciones, las luces lo hacian sudar de más y para eso estaba su toalla roja con el símbolo de la flecha “arigatezca” ¿Una toalla con el símbolo del disco? -Sí, así de detallistas son los integrantes de Gandhi.

Nada pareció ser improvisado… todo estaba como diría El Chapulín ColoradoFríamente calculado… bueno hasta que Massimo, quien le había dado con poderío a los tarros, rompió un parche. Arreglar la situación tardó varios minutos pero por suerte estaba Federico Miranda quien junto a su guitarra salvó la tanda y de que manera, el talento y la habilidad del guitarrista no son ninguna novedad, Federico es de los grandes.

Solucionado el inconveniente para ir cerrando se vinieron mi favorita de Arigato No!: “Ondularte”, después “Seca Roja Reja”, “Lo que más dolió”, “Al son del dolor” (todo un clásico), “Señor caballero” y para terminar Kurt Dyer subió nuevamente al escenario para interpretar  junto a la banda “Rocket”, pero el concierto no había finalizado, darse un gusto personal no estaba de más, con “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin los Gandhi abandonaron escena.

Ejemplo
Quedó bien claro que Gandhi viene con todo y que la razón por la que siguen juntos es el apoyo de la gente.

Algunos se quejaron del precio de la entrada (¢9.000) lo cierto es que por este concierto yo hubiera pagado lo mismo que pago por cualquier artista extrajero.

Los asistentes fuimos testigos de algo sin precedentes, fuimos parte de la historia del rock nacional, definitivamente así es como se escriben las historias… haciendo las cosas bien.

La actitud y imagen gráfica no puden ser más acertados, apuntar hacia arriba… eso es lo que los grupos nacionales tienen que hacer.

Les dejamos con la galería de imágenes del concierto.