Seleccionar página

Colaboró en esta nota Alejandra García

Fotos por José Tenorio y JotaPe


La Guácima se convirtió en tierra de tolerancia.

El pasado sábado miles de personas pudimos disfrutar de un espectáculo tan ecléctico como las “pintas” de los asistentes al Festival Mundoloco.

Los encargados de abrir el festival y de los últimos artistas en ser confirmados fueron los Digital 80 y aunque los preparativos nos hicieron perdernos su presentación personalmente espero que el próximo año regresen en un mejor horario, acorde a su música.

Avanzadas las 3 de la tarde un grupo de Capoeira nos recibió: cánticos y una demostración de esa expresión cultural afro brasileña hizo que muchos se sentaran por algunos minutos a contemplar sus artísticos movimientos.

Ese cambio de escenario, de la tarima hacia el inicio del bosque, brindó la cercanía artística que pocas veces se aprecia en espectáculos internacionales por su magnitud, y dio el espacio justo para recibir con menos ansias a las siguientes presentaciones.

Mensaje
Seguidamente MoonLight Dub una banda que reúne a reconocidos músicos del género verde, amarillo y rojo, el proyecto involucra la difusión de un mensaje de amor  hacia la naturaleza, caras conocidas como Huba (Huba & Silica), Ghabo (Mekatelyu),  Nacho (CocoFunka) entre otros presentaron en el festival su disco “Bio Dub”, el mismo trae como plus un paquete con semillas para que la gente se encargue así de materializar el mensaje ecologista de la banda. El público se comenzó a acercar a la tarima para disfrutar de la música de MoonLight quienes tuvieron un excelente recibimiento.

La tarde pasaba factura, el calor tornaba la vista borrosa, era el turno de un refresquito y de un poco de hip hop desde Tenochitlan: Mc Shh y desde Los Ángeles: Jehunico, los tormesas y el mic hicieron de las suyas por algunos minutos en el mundo loco.

Cardamomo hizo gala con una descarga instrumental refrescante, un breve descanso a la crítica y protesta verbal, para deleitarnos con el tornasol de melodías que incluían algo de flamenco, con influencias del medio oriente, sonidos caribeños y latinoamericanos.

Calentaron el ambiente lo suficiente para que Santos y Zurdo pusieran a contonear las caderas a varias doncellas que en primera fila disfrutaron del Drum and Bass + Sitar, y transportaron a los presentes a un agradecido trance musical, propio de una enérgica y buena presentación.

El repertorio estuvo “matizado” dirían algunos de mis conocidos, pero fue lamentable que ante la petición de otra, los organizadores no le dieran al dueto la oportunidad de volver a escena.

Ya que estamos con la temática de protesta, insistiríamos en el problema de la dispareja disposición de tiempo para las bandas sobre el escenario, porque no sólo ha sucedido en este festival.

La tarde avanzaba, las luces multicolores se sumaban a la fiesta y la silueta del bosque daba vida a un escenario más íntimo. Kingo Lovers y su reggae roots marcaron el tono para dar paso a las danzas, los cantos y percusiones africanas de Sege tomaron posesión del escenario y sorprendieron con un excelente show.

Abducción
Cerca de las 7:40 de la noche el rock reclamaba su espacio una intro especial en manos de Camilo Poltronieri fue la encargada de que la gente se acercara a la tarima mientras que la brisa era casi inexistente la música de Parque en el Espacio se abría paso entre el dulce olor en el aire, con propiedad, actitud, e impecable ejecución, la banda secuestró a los presentes por más de 35 minutos con un repertorio que incluyó canciones como “Erase”, “You tell me”, “It’s your life” y  el cover “While my guitar gently weeps”.

Hasta ese momento no se había acercado tanto público, y no era para menos, su memorable la participación como único representante de rock dentro del festival, dejó claro el palpable crecimiento de la banda en los últimos meses.

Zurdo ha adoptado actitud, más confianza y sobre todo seguridad, atributos que lo hacen ver como todo un frontman que se alimenta voraz de los aplausos del público, aplausos que no los dejaron fingir ningún tipo de despedida, el clamor por otra les fue remunerado casi de inmediato. Con “Sing from the heart” Camilo, Wash, Abel y Zurdo finalizaron su exitosa presentación.

Desde Alemania Mellow & Pyro, el idioma no importó: español, inglés, alemán la banda habló en lenguas y no literal.

Tras una prueba de sonido improvisada, carreras y congojas, la banda aprovechó para hacer una entrada triunfal (de esas donde se reúnen y hacen una porra en grupo y levantan las manos del centro pa’rriba).

Y sí que entraron con mucha energía, tanto que el calor entre el público que bailaba sin cesar se incrementaba conforme se difundían mensajes anti-xenofóbicos y ecologistas al ritmo del ska, roots y hasta salsa.

Más de uno no se resistió y de inmediato se fue a comprar el disco.

Sonámbulo seguía en el itinerario la noche  avanzada esperaba al Mad Professor desde Inglaterra y al DJ Karim desde Argelia.

Verdaderos los sobrevivientes fueron quienes se quedaron hasta el final de la faena.

Coherencia
El festival contó con muy buena organización y orden pero como un aspecto importante a mejorar para el próximo año es la  coherencia en  el mensaje a promover, ya que nos hicieron botar las botellas con agua a la entrada cuando a pasos después se nos pedía tomar conciencia en su uso y manejo.

No se podía entrar con inofensiva agua, esto sólo resaltó la contradicción ante la causa ecológica y un posible proteccionismo comercial.

El agua es un recurso indispensable para la vida, la música también.

Nos vemos en Mundoloco 2010.

Galería 1 por José Tenorio

Galería 2 por JotaPe


Festival Mundo Loco from Jose Pablo Porras on Vimeo.

Parque en el Espacio: Playground