Seleccionar página

Fotos José Campos Rojas

Sábado 22 de octubre del 2005, Planet Mall
Tres meses han pasado desde el anuncio oficial de su visita y la espera en verdad valió la pena: Apocalyptica no solo brindó un espectáculo de calidad, sino que demostró una vez por qué la llaman una de las bandas de rock más versátiles del mundo.

El mal clima no fue excusa para que miles de fans se hicieran presentes en la disco Planet Mall para presenciar lo que fue, quizás, uno de los mejores conciertos del 2005 en Costa Rica.

Eran aproximadamente las nueve con diez minutos cuando Eicca Toppinen, Paavo Lötjönen y Perttu Kivilaakso, acompañados de Antero Manninen y el baterista Mikko Siren, subieron al escenario iniciando un recorrido por su trayectoria el cual abarcó casi las dos horas. El lleno a reventar del lugar originó un ambiente propicio, el cual se conjugó con interpretaciones de alto calibre de piezas como Bittersweet, Fisheye, Life Burns y Somewhere Around Nothing.

Uno de los momentos más memorables de la noche fue la interpretación impecable de Farawell, pieza caracterizada por un sonido bastante clásico y una melodía melancólica, la cual es considerada por los críticos como una de las mejores composiciones del grupo.

Pero sin duda alguna, la banda se echó el público en la bolsa con la interpretación de varios temas de la popular banda Metallica tales como Master Of Puppets, For Whom The Bell Tolls, Enter Sandman, Fight Fire With Fire, Nothing Else Matters, Creeping Death y Seek And Destroy, caracterizadas además por una constante participación del público que coreaba sin cesar los estribillos de canciones consideradas como verdaderos clásicos dentro de la escena metalera.

Otro elemento a rescatar es la presencia del baterista Mikko Siren, el cual con su inagotable energía, hizo que el público vibrara al son de sus interpretaciones.

Sin duda alguna, los muchachos de Apocalyptica se robaron el show y la admiración de un público que se congregó para ver como San José se convirtió en un punto donde lo clásico y lo contemporaneidad del metal se unieron para dar origen a una verdadera demostración de versatilidad musical. ¡Una noche para recordar!