Seleccionar página

por Ariel Espinoza, colaborador de ArtStudio Magazine

A lo largo de su vida, el ser humano experimenta ciertos cambios que, en función de sus quehaceres diarios, lo lleva a la realización de sus metas.

Este artículo, más que a la parte mercadológica de una situación específica, me gustaría orientarlo un poco hacia la realización de lo que conocemos como metas y obstáculos puestos sobre nuestros caminos al éxito, sobre todo en nuestra vida moderna, en donde la moda es “SER exitos@”.

Desde muy pequeños se nos inculca todo acerca de los valores como el amor al trabajo y al estudio; se nos enseña lo importante que es ser una persona de bien, exitosa y por supuesto, lo que todo mundo espera, ser rico y poderoso. Un sueño de opio, tal vez…pero no imposible. Claro, deben existir ciertos parámetros que desgraciadamente no todo mundo posee, además, la convicción de la persona como individuo y su ambiente influyen en la realización de sus metas.


Vamos a poner un pequeño ejemplo, para que me sigan en ésta idea. Cuenta la historia que hace muchos, muchos años, en una galaximuy, muy lejana, U.S.A., existió un muchacho que no creyó en obstáculos, o en puertas cerradas, las cuales muchos le habían negado antes de convertirse en lo que conocemos. Este visionario de apellido Puertas, o “Gates”, se inventó un método para ver por medio de Ventanas, o “Windows”, una cuestión llamada sistema operativo de computadores. O sea, el muchacho siempre tuvo la forma de salir, o entrar…irónico, ¿verdad?

“La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”

Emerson

Cuenta la misma historia, que este muchacho hizo tragarse las palabras a cientos de personas que no confiaron ni creyeron en él, y llegó a ser el hombre más rico del mundo… perdón, el más rico de la galaxia lejana a la que se refiere la historia.

¿Que pasó con el Señor Puertas? Pues simple: buscó la forma de seguir adelante, sin importar el que dirán, sin importar si iba o no a tener éxito, con una sola meta puesta: ¡cumplir sus sueños!

Si éste muchachón Puertas lo hizo, ¿por qué digo que es un sueño de opio y que desgraciadamente no todo mundo posee la misma convicción? Pues por eso, es más, gracias a Dios y no todo el mundo tiene la visión ni el cerebro para hacer lo que hizo Bill Gates.

¿Se imaginan un mundo lleno de Einsteins o de Gates? ¡Que miedo! Creo que en lugar de ser un mundo ideal, sería un mundo caótico (?), en donde todos tendríamos “las mejores ideas” para ser mejores, con “los mejores inventos”, y “las mejores decisiones”, sin consenso, sin orden.

No se, lo dejo aes cierto no tenemos las ideas de un Gates o un Einstein, ni mucho menos la capacidad cerebral para llegar a ser y hacer lo que ellos hicieron, si insto a todo mundo a creer en sí mismos, dejando de lado la ignorancia que poseemos al decir, “no puedo estudiar porque soy pobre”, “esta es una sociedad muy materialista y no tengo las mismas oportunidades”, “si usted es pobre ande con los pobres, porque si qué vas a estudiar arte, para morirte de hambre?” etc, etc, etc.

Ejemplos de negatividad hay miles, soluciones, no se, puede ser que existan varias. Me gustaría pensar en una: ¡Si realmente quieres y crees, entonces puedes!

Les dejo de tarea analizar el “Ser o no Ser” del asunto. Yo por mi parte, ahora en mi nueva etapa de futuro papá, me gustaría inculcarle a mi hij@, más que cualquier cosa, el amor a la vida, al esfuerzo y el respeto a los demás.