Seleccionar página

Un nuevo capítulo en la historia musical de Costa Rica cierra con éxito.

Lo dijeron el año anterior y lo cumplieron con creces. La banda británica Iron Maiden descargó toda su energía esta vez en Alajuela ante poco mas de 20.000 gargantas las cuales coreaban sin parar cada una de las canciones que componían su repertorio. Cerca de las 8p.m. Laureen Harris, abrió la noche con un repertorio de su primer disco más un par de piezas de su siguiente trabajo. Una vez más la joven artista fue incapaz de calentar a un cada vez inpaciente público, el cual fue respetuoso del trabajo de esta quizás por miedo al propio Steve Harris.

A eso de las 9 p.m. la introducción basada en el discurso de Winston Churchill anunciaba la salida de banda. Aces High acompañada de una fuerte explosión fue el punto de partida. El público se unía en una sola garganta a Dickinson quien una vez mas mostró ser un “showman” completo manejando la audiencia a placer.


Si bien el repertorio y la puesta en escena fue muy similar a lo visto el año anterior en el Ricardo Saprissa, hubo algunas sorpresas como una espectacular pirotecnia y canciones como Children of the Damned, Wrathchild, The Phantom of the Opera y Sanctuary dentro del “setlist”.

Clásicos como Powerslave, Wasted Years, The Number of the Beast, y otras más se mantuvieron presentes en la estructura del show. Un punto importante fue la ausencia del Eddie momia, presentado en México el fin de semana anterior, una parte del show esperada por muchos fans y reemplazado aparentmente a última hora por el Eddie Cyborg del año anterior. Si  bien es una verdadera lástima, esto no afectó la calidad del espectáculo y mucho menos de una banda como Maiden que no depende de éstos artilegios para actuar.

Al igual que el año anterior, la reacción de la gente volvió a sorprender a los músicos. La euforia y energía mostrada por el público fue admirada  y  recalcada por Bruce en disitntas ocasiones. “¡Ustedes son la estrella esta noche!”

Una espectacular interpretación de Sanctuary sirvió para poner el punto final. A pesar de los agradecimientos y de haber dado un magnífico show, la audienicia quedó esperando por más, sin embargo, los músicos se habían retirado ya con la promesa de un nuevo disco de estudio el próximo año y una nueva visita a nuestro país  confirmada desde ya para el año 2011.

Organización.

Si bien el show cumplió con las expectativas generadas, la organización por parte de Evenpro quedó en deuda. La idea de realizar una sola fila de entrada para todas las localidades originó un caos en las afueras del estadio no visto desde el concierto de Aerosmith. Falta de señalización así como guías que informasen adecuadamente a los miles de asistentes son varios de los elementos negativos. Si bien las puertas se abrieron pasadas  las 3:30 p.m. hubo desesperación entre varios asistentes ante la lentitud con que avanzaba la gran fila. Afortunadamente  no ocurrió nada lamentable que recordar.

Nota: En todo momento la intención de esta revista fue llevar a cabo una cobertura completa del concierto con fotografías y video,  tal como la merecen nuestros lectores. Sin embargo, no se dio debido a la obstaculización, y que prácticamente fuimos ignorados por parte de los encargados de prensa del evento.