Seleccionar página

por Oscar Ramírez

19 de octubre, 2003 – 9:55 a.m.
Instalaciones del CENAC (Antigua FANAL) San José, Costa Rica.

Una mañana de domingo teñida con rayos de sol y algunas nubes amenazantes…

Los portones de hierro del CENAC en San José, Costa Rica encierran una serie de sorpresas. Miradas de intriga en las caras de niños y grandes, expectativa, ansiedad, emoción; justo cuando daban las 10 de la mañana se abren los portones hacia una nueva dimensión: El MATSURI 2003.

Entre sonrisas, música, disfraces y trajes típicos de la cultura japonesa, se desarrolló un inusual ambiente cultural, más de 2000 personas se dieron cita en la antigua FANAL para admirar en vivo y en directo la mezcla de costumbres, tradiciones, pasatiempos e imaginación costarricense al estilo japonés.


Organizado por el grupo AOKI, en conjunto con la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura Juventud y Deportes, el Despacho del Vice Ministerio de la Juventud y auspiciado por la Embajada de Japón, la Compañía Nacional de Danza y la Coalición Costarricense de Organizaciones Juveniles; el MATSURI 2003 se convirtió en una legítima fiesta de culturas, en la cual se destacó primordialmente el talento costarricense impulsado por las maravillosas influencias del asombroso pueblo japonés.

Completamente organizado por y para jóvenes, este evento declarado de interés cultural, sobrepasó las expectativas tanto de los organizadores como de los fanáticos y los espectadores, quienes lograron hacer sus propias creaciones en papel durante el taller de origami, ver el trabajo en vivo de artistas costarricenses de animación tridimensional, observar y adquirir artesanías tanto japonesas como costarricenses, entre otras cosas.

En el teatro 1887 se preparó una exhibición de material impreso relacionado con el animé y manga, además de la venta de revistas por parte de los costarricenses de OTAKU Mangazine mientras en el auditorio del mismo nombre se llevaba a cabo un interesante foro de discusión sobre El Impacto de la Animación en la Juventud Costarricense, con la participación de Alexandra De Simone, Directora de Cultura, Don Hernán Solano, Viceministro de la Juventud, Michael Cantón de Imperio Anime, José Ulloa de Grupo K-Oz y Salvador Solís de Otaku Mangazine en donde quedó en claro como la animación modifica el panorama de los jóvenes en Costa Rica y el mundo.

Por su parte, los artistas conceptuales costarricenses del grupo K-Oz encontraron un espacio de exhibición en una de las antiguas torres de la FANAL donde tanto por razones de distribución de espacio como por calidad, demostraron estar a la altura de creadores de personajes famosos a nivel mundial como Mazinger-Z y Spiderman, mientras nos permitíamos apreciar su originalidad, imaginación y capacidad creativa “en vivo y a todo color”.

No muy lejos, de hecho en la torre anexa, Imperio Animé hacía gala de su amplia experiencia y conocimientos en temas tan delicados y controversiales como el Hentai, que vale destacar, fue posiblemente el foro más concurrido, al punto de tener que hacer dos sesiones seguidas del mismo, pues la amplia torre no dio abasto con la cantidad de audiencia.

Y es que había que organizarse bien para poder cubrir en un solo día tantas primicias, pues mientras todo lo anterior deleitaba a cantidades inesperadas de público, en la tarima principal, Samurai Dojo asombraba a chicos y a grandes por igual, con elaboradas técnicas de defensa personal en diversas categorías de las artes marciales.

Cuando los corazones apenas apaciguaban su ritmo después de tales demostraciones de fuerza, se hicieron presentes los acordes, los riffs, la distorsión de voces y guitarras y las baterías eufóricas de varios de los grupos de más poder en nuestro país, exponentes de heavy metal costarricense, Rompiendo Cadenas, Sepulcro Vacío y Esdras, por nombrar tan solo algunos de los 9 grupos de rock nacional que tomaron el escenario y nos hicieron recordar los temas de las principales series de animé que acompañaron nuestra niñez y que aún hoy en día nos entretienen.

El MATSURI 2003 cerró sus puertas alrededor de las 8:00 p.m. con el concurso de Cosplay, el karaoke OTAKU y las mejores caras de satisfacción de los organizadores.

Con muestras que fueron desde el origami, los juegos tradicionales como GO!, las artes marciales, conciertos, foros j-pop, shonen, shojo y hentai, proyecciones de series animadas y el trabajo en vivo de los artistas costarricenses, el MATSURI 2003 demostró ser el mejor y más grande festival de Anime y Cómic jamás realizado en nuestro país.

El tiempo pasa deprisa y los meses nos acercan cada vez más… esperamos que muy pronto nos podamos ver de nuevo en el ¡MATSURI 2004!

Galería de Imágenes Matsuri 2003

Fotografías por José Campos Rojas y Mario Contreras.