Seleccionar página

Luego del éxito obtenido por trabajos como The Sopranos, Six Feet Under y Rome, HBO se apunta otro hit televisivo con John Adams, miniserie de corte histórico ambientada en los primeros cincuenta años de los Estados Unidos como nación que narra la vida del segundo presidente de dicha nación, así como su hechos importantes que definieron la historia de esa nación del norte. La serie producida por Tom Hanks, no solo ha recibido  comentarios bastante alagadores por parte de la crítica sino que ha cosechados premios en importantes ceremonias como los recientes Emmy.


La propuesta, basada por completo en la obra homónima de David McCullough, y dirigida por Tom Hooper presenta una narrativa mas personal, a través de los ojos de Adams sobre importantes hechos como los últimos años de la guerra contra Inglaterra que definieron la personalidad histórica de dicha nación. Adams, tiene una gran importancia para el patriotismo norteamericano pues fué uno de los padres fundadores además de haber participado en la creación del Acta de la Independencia. El personaje es encarnado en forma exitosa por el camaleónico Paul Giamatti , recordado por trabajos como Sideways y la reciente Lady In The Water, quien logra imprimirle un gran humanismo haciendo mancuerna con la actriz Laura Liney quien se luce en su interpretación de Abigail, la esposa de John. Según ha comentado los productores, la elección de Giamitti para el papel principal radican en la búsqueda de personaje más común, menos endiosado, con un estilo bastante alejado de visto en los pinturas de museos o en los libros de historia.  La misma directriz se aplicó para el reparto de soporte  conformado por  actores  de la talla de Tom Wilkinson (Batman Begins) Rufus Sewell (Dark City) y David Morse (The Green Mille) quienes hacen un valioso aporte a la puesta en escena.

Durante muchos años las series y mini-series producidas de HBO han logrado resultados mas que alagadores tanto en la audiencia como en la crítica. Muchos se han preguntado acerca del secreto de ésta fórmula aplicada. Gran parte de ello está en evitar los convencionalismos en los que ha caido la televisión actual. En cada una de sus propuestas, los productores han buscado imprimir un mayor realismo, creando situaciones perfectamente creíbles con personales a través de los cuales la audiencia se puede identificar. En el caso específico de The Sopranos, Tony Soprano se sale del típico molde de mafioso basado en clichés tipo Al Capone o en pobres imitaciones del célebre Vito Corleone para presentarnos a alguien como cualquier otro, que ve su ocupación de mafioso como un trabajo mas con una vida personal aquejada con los mismos problemas amorosos y de familia que aquejan a la sociedad actual.

Otro ejemplo claro es Rome, su éxito radica en la autenticidad de los personajes, en una visión menos pomposa de aquellos hechos donde clásicos personajes como Marco Antonio y Julio César son representados aquí de una forma no muy diferente a la de los políticos actuales, donde la ambición y la mentira van de la mano llevándolos incluso a basar muchas de sus decisiones en el absurdo. Este particular enfoque, que busca crear en forma intrínsica un análisis  sociológico carente en nuestro núcleo actuál, va acompañado casi siempre por una exquisita producción, cuidada hasta el último detalle para entregar un resultado que refresca la actual y pobre oferta televisiva.

Como úlitimo ejemplo de esta seguidilla de éxitos, John Adams vuelve reafirmar ese camino de autenticidad trazado tiempo atrás entregándonos un enfoque menos típico ( y mas profundo ) de la historia norteamericana en un momento donde Estados Unidos enfrenta una época de cambios, si bien diferentes a los de aquel entonces pero que pone a su gente en una incertidumbre similar a la de aquel entonces. Una incertidumbre que obliga a analizar lo hecho hasta el momento y a hacerse la pregunta ¿ hacia donde se debe ir ? Todo esto producto del crítico desempeño de dicha en la política internacional actual con resultados nada alagadores.

La mini-serie de ocho partes se estrenó a incios del 2008 y a pesar de en veces no ser tal vez tan directa en extremo como las producciones de BBCJohn Adams invita a ser vista y a participar en su reflexión lo que sin duda no solo será interesante para espectador promedio sino para el fiel seguidor del género histórico en general.