Seleccionar página

por Leonardo Reyes

Destacado gráficamente por su característico dibujo surrealista (de nivel excelente, cuyo único defecto es que sus ilustraciones pecan de cierto acartonamiento) y colores singulares, Enki Bilal sobresale también por sus habilidades como escritor, ya que critica las diferentes facetas del ser humano con un cinismo ameno y entretenido; sin mencionar la capacidad de crear universos alternativos con pocas palabras.

Dibujante, guionista y director de cine, nace en Belgrado el 7 de octubre de 1951, de madre checa y padre yugoslavo. A pesar de su producción bastante escasa, es uno de los grandes nombres de la historieta europea de las últimas décadas. Se inició en el mundo del cómic en 1972 dibujando casi siempre o ilustrando guiones ajenos, en su mayoría de Pierre Christin. En los ochenta realiza como autor completo una trilogía de ciencia-ficción que se convertiría en una de las series más populares de la época en el campo del cómic europeo, La Trilogía Nikopol, misma que desglosamos a continuación.


Trilogía Nikopol

La Trilogía Nikopol es una delirante y algo surrealista saga de aventuras, encuentros y desencuentros. Refleja las obsesiones, temáticas y estilos que Bilal había estado reprimiendo al ilustrar historias de otros escritores. De esta forma plasma un caótico y desesperado futuro que posee un universo propio de imágenes turbadoras y de sentimientos soterrados.

Después de diversas obras con otros guionistas, Bilal se lanza a plasmar su universo personal con la realización de La feria de los inmortales, primero de los tres álbumes que componen La Trilogía Nikopol.

Ambientadas en París, Londres, Berlín y la imaginaria ciudad de Ecuador City, las peripecias vitales del trío Nikopol/Horus/Jill reflejan la evolución del autor, que partiendo de planteamientos de política-ficción va dando paso al surrealismo y a la experimentación gráfica y narrativa.

La foire aux inmortels (1980)

La Feria de los Inmortales se ubica en el año 2023. París está gobernada por el fascista Jean-Ferdinand Choublanc. Una pirámide repleta de dioses egipcios se encuentra sin combustible posada sobre la ciudad. Alcide Nikopol vuelve a la tierra tras 30 años de hibernación en el espacio. A partir de aquí comienza una historia surrealista en que los dioses se rebelan, los políticos quieren ser inmortales y el protagonista termina recitando a Baudelaire. En este volumen, Bilal hace una reflexión profunda y cínica sobre las complejas tramas del poder, la religión y la esencia del ser humano. Una excusa para desarrollar su propio universo y comenzar a experimentar.

La Femme piege (1986)

Extendiendo el universo de esta trilogía épica, La Mujer Trampa empieza en el año 2025, se encuentra en Londres la periodista Jill Bioskop. John, su compañero, muere en un atentado, lo que lleva a Jill a buscar el olvido pero, poco a poco, su vida personal se va deshaciendo y pierde toda noción de realidad. Llega a Berlín donde finalmente se encontrará con el dúo Nikopol-Horus. En esta entrega Bilal nos muestra un autor preocupado por la búsqueda de nuevas fronteras en el medio (curiosamente, parece ser que la adaptará él mismo al cine). Esta característica es fundamental para comprender la obra posterior de este autor.

Froid Équateur (1992)

La saga termina con Frío Ecuador, ubicado en el año 2034. Ecuador City, a pesar de encontrarse sobre la línea del Ecuador, se encuentra a -50† Celsius. En ella se encuentran multitud de personajes, algunos conocidos y otros por conocer, pero que como en las anteriores son importantes para la conclusión de esta aventura épica. La Trilogía Nikopol se cierra (aprovechando el tema de la herencia familiar) con esta última entrega, quizás la más poética de las tres, cumpliendo una extraña singularidad que le lleva del cinismo al sentimentalismo.

Immortel: Ad Vitam

Más que una secuela de La Trilogía Nikopol, es más bien un híbrido de la primera y segunda entrega de esta trilogía adaptada y dirigida por el propio Enki Bilal y producida por Charles Gassot. El reparto tiene un par de sorpresas como por ejemplo Thomas Kretschmann (El Pianista) como Nikopol y a la Dra. Elma Turner (Charlotte Rampling) que antes de ser actriz, fue la modelo artística sobre la cual Bilal creo a Jill Bioskop. Turner a su vez participó junto a Bilal en la búsqueda de la actriz que diera vida a un personaje como Bioskop “no solo tenía que cumplir con los requerimientos estéticos femeninos” dijo Turner “también debía ser capaz de externar la nueva personalidad de Jill”.

Esta vez la historia gira alrededor de Jill Bioskop, para los que no conozcan el trabajo de Bilal pensarán que Immortel es una imitación del 5to elemento. Esto debido a que Jill es importante para ambos lados del conflicto que se desarrolla en esta película. Sin embargo, el trabajo de Bilal le da carácter propio a la realización cinematográfica, incluso en las animaciones y escenografías las cuales son muy fieles y como era de esperar, algo acartonadas.

Todo empieza con una pirámide gigantesca que flota sobre el río de Hudson en Nueva York que, como París en la novela, cuenta con dos tipos de pobladores: los afortunados elitistas en el poder y la clase desamparada y restringida en los suburbios. De la pirámide desciende Horus l, dios halcón al cual le conceden el derecho de bajar a la tierra para estar entre los mortales una vez más antes de ratificar su eternidad en 7 días.

Por otro lado el senador Kyle Allgood (Joe Sheridan), un político marioneta con lazos a Eugenics está sumamente nervioso: una cantidad de vainas han caído de la prisión aerotransportada; globos justo en medio de elecciones y negociaciones importantes para su conveniencia. Una de estas vainas contenía al condenado Nikopol, revolucionario en su último año de condena de 30 años. Este evento permite escapar a Nikopol, no sin antes perder una pierna al impactar congelado contra el suelo.

Entre tanto un miembro de la resistencia médica, la Dra. Elma Turner (Charlotte Rampling), que practica cirugía plástica mientras que secretamente asiste a la resistencia medica, se encuentra fascinada por Jill (Linda robusto), una joven no-humana con la piel pálida y el pelo azul. Elma arregla llevar Jill a los overlords de Eugenics ya que por los análisis de Turner, se determina que Jill es un espécimen muy raro.

En este proceso tienen que hacer frente al inspector semi sintético Froebe (Yann Collette) que investiga siete asesinatos extraños en 72 horas. En esta historia hay una variante interesante; esta es la Zona de Intrusión. Nueva York goza de un clima relativamente normal, pero hay una sección prohibida en el Parque Central llamada la Zona de la Intrusión. En esta zona la temperatura está siempre bajo cero, todos los esfuerzos por penetrarla han resultado ser fatales.

Todos estos elementos se entrelazan a medida que las arenas del reloj continúan cayendo para Horus. Aunque están integrados con considerable artisticidad, los protagonistas sintéticos carecen de algo que provoque mayor condolencia del espectador. Por otra parte la composición de las imágenes sintéticas hechas a mano por más de 200 personas, crea un mundo rico en la creatividad de Bilal. Este mundo, para bien o para mal, comparte algunas nociones temáticas con pioneros del sci-fi como La Matriz, Metrópolis, Tron, Dark City y Final Fantasy.

Esta película se ha convertido en un híbrido entre cine y animación de una forma singular y sin precedentes, sin embargo, los personajes siguen siendo inexplicablemente acartonados al compararles con otros agentes acreditados. Este estilo puede interesarle a la generación que creció con video juegos, pero todavía carece de algo, para los que a su gusto, parece formado en la era pre-digital.