Seleccionar página

Mi vida no es solo cervezas y rock, lamentablemente…

Este 17, 18 y 19 de noviembre he participado del Foro Internacional de Contenidos Digitales, FICOD 2009, en representación de ArtStudio Magazine.

Las ponencias y talleres me llenan de inquietudes respecto al futuro de los contenidos digitales que paso a compartirles.

El rollo del “emprendedor” y las oportunidades únicas

Todos sabemos que existen oportunidades en los nuevos modelos de negocio que surgen con la Web 2.0 y el avance a el 3.0, sin embargo las más de las veces estamos frente a ideas que solo funcionan una vez y en determinadas situaciones.

Mi punto es:  se oye muy bonito hablar de los emprendedores y demás mitología alrededor de la Web, sin embargo debemos ser realistas, existen posibilidades de negocio, pero lo cierto es que es necesario un análisis profundo del contexto y las oportunidades para dar con el éxito.

Existen negocios que solo pueden funcionar una vez, que se limitan a un espacio temporal determinado, o que por sus características no pueden ser replicados.

El fenómeno es el de una veta de oro que se abre una sola vez, con reglas propias y sin nada escrito.

Por otra lado hay proyectos que ven la luz en un contexto no apto para su éxito, meses después el mismo proyecto podría funcionar y ser un éxito, conclusión: estamos llamados a ser precisos y sopesar adecuadamente lo que ocurre en la salvaje biodiversidad de la Web.

Finalmente el éxito no es de quien tenga la idea, sino de quien la sepa rentabilizar en el contexto adecuado.

Esto es clave en el campo que me compete, el sector audiovisual.

Sector Audiovisual

Es claro que el sector de la industria audiovisual está llamado a participar activamente en las oportunidades que se ofrecen a través de la Web.

Sin embargo el sector se ha movido con una especie de pereza ante los retos que surgen, como si la producción de contenidos para Web fuera una rareza y no un hecho activo, que exige replantear el modelo de producción y distribución, así como los modelos de consumo de cara al usuario final.

En las escuelas de cine y televisión seguimos pensando en la gran pantalla, los seriales y la distribución por canales tradicionales.

El apagón analógico ya es una realidad en Europa y pronto lo será en America Latina y resumiendo algo de lo que se dijo en la mesa de discusión, pasamos de los canales de comunicación especializados a una convergencia de medios.

La digitalización de los medios no es solo un asunto de índole técnico, afecta directamente sobre los hábitos de consumo, algo que perdemos de vista desde de la industria audiovisual mientras seguimos aterrorizados por la piratería.

El rollo de la piratería y rentabilizar el medio digital

Las presentaciones de los distintos gobiernos sobre las medidas que se toman en materia de protección de derechos de autor solo me confirman una percepción que ya tenía.

Tenemos un elefante en la sala y nadie sabe como hacer para llevarlo afuera.

Las medidas son risibles en unos casos, en otros rayan lo anticonstitucional metiéndose con los derechos y la privacidad de los ciudadanos.  Alguien apuntó acertadamente en Twitter: “¿Mi número de IP no es información personal?”

Una de las afirmaciones mas lúcidas para mi en ese sentido fue la de Kevin Spacey, cuando dio a entender que en la piratería existe un modelo de consumo y lo que debemos hacer es asumirlo y rentabilizarlo.

Se que decirlo es muy fácil, pero lo cierto es que la piratería le ofrece al consumidor un producto a la medida, inmediato, y con el mínimo de intermediarios.

¿Podríamos asumir esas características y hacer algo rentable?

Creo que la industria tradicional no es capaz de encontrar soluciones y la solución de Google-YouTube basada en el volumen de contenidos y la publicidad no garantiza una recuperación de la inversión que la producción audiovisual requiere.

El futuro es incierto

No me atrevo a jugar de futurólogo, pero desde mi ámbito, el audiovisual, creo que los dispositivos móviles representan una oportunidad rentable.

Una nueva ventana hambrienta de contenidos  ¿Servirá esto para un reposicionamiento del cortometraje frente al largo? A mi me parece una opción interesante, y es un tema que he ya visto tocar antes en el Festival de Cine de Alcalá de Henares hace solo dos semanas.

Creo que en el medio sentimos pasos de animal grande, pero nos ha dado miedo voltear a medir nuestras oportunidades.

Por un lado profesionales formados en un modelo que se esta volviendo insostenible y por otro jóvenes que buscan formarse en el audiovisual con una idea romántica del mismo y que ya no es válida para los tiempos que corren.

Es el espíritu de nuestra época, paradigmas que se quedan obsoletos, convergencia de medios, el futuro es incierto, pero mucho muy excitante.