Seleccionar página

Se me metió el agua, y la mañana del domingo 23 de noviembre, en lugar de tomar la caravana de motos para el aniversario de TicoChoppers, terminé desayunando beats, café expresso y mezclas de tracks.

Todo comienza con una invitación para la presentación del “Origen de las especies” (?), de Huba and Silica. El nombre del disco fue suficiente para interesarme, y mi sorpresa fue encontrar a un viejo amigo dentro del proyecto.

Huba and Silica son Ernesto Bolaños y “Huba” Watson una combinación curiosa, a Ernesto lo recuerdo como quien me inició en los caminos del metal, y aunque conocí su transición hacia lo electrónico lo hubiera visualizado más dentro del industrial que abrazando el Drum and Bass.

Huba, por su parte exuda la influencia del rastafarismo, desde su presencia física hasta su forma de ver el mundo, con la extrañeza de quien no puede entender por que la gente se preocupa por cosas que parecen tan simples.

Un mundo de contrastes…

_Eso si, cada uno lava su plato_ dice Ernesto, y ya estoy listo para el ensayo dominical.

No voy a mentir, nuestra primera conversación versó sobre cómo con solo tres pasos se pueden bailar todos los ritmos, a saber el mata cucarachas, la alita de pollo y el running man. Tres pasos que deberían protagonizar un video viral en la red.

Luego de eso, una primera ronda de ensayo:

“Mi lengua es pincel, el ritmo es lienzo, muevo la tierra cuando pienso…”

“Vengo de la América.

¿De dónde?

Del Centro!”

Entramos en materia.

¿Cómo se conocieron?

Ernesto: Fue por la época del TLC…

Muy rápido a mi parecer, Huba and Silica suenan como si llevaran años trabajando juntos.

Ernesto: Ensayamos mucho. Yo venía de Roedor y Don Alcides, pero nunca llegue a sentirme en mi elemento y me sentía ansioso. Luego nos llamó Kike, a Huba y a mí para un proyecto, la vara no funcó pero jameamos y nos gustó como sonaba.

Huba: A mí siempre me gusto el Drum Bass y el trip hop.

¿Cómo es eso?

Huba: Yo lo conocía hace años, me lo pusieron en un carro frente a Roots y a mí me pareció la vara… Comencé a ir a chantes electrónicos y empezó a gustarme. Escuché Portishead, Thievery Corporation, Grove Armada…

No deja de parecerme curioso, si estuviera en Baltimore me parecería de lo más normal que Huba se enrolara en el trip hop y el Drum and Bass, sin embargo en nuestro país me parece raro, y creo que no es solo percepción. ¿Cuántos otros cantantes de ritmos negros están participando de proyectos electrónicos en Costa Rica? ¿Y en Centroamérica? Es una lástima.

Ernesto: Tiene que ver con los prejuicios, cuando yo iba a los chantes reggae me daba miedo.

Huba: La ventaja del drum and bass es que es multigénero, es como un molde donde podés mezclar cualquier cosa, es natural, viene de un método de mezclar, lo que sucede aquí sucede en la escena de Inglaterra, es multigénero porque se mezcla con cualquier cosa.

Ernesto: Hicimos un Jam y dijimos que queríamos hacer, mezclar todo lo que podíamos. Decidir adonde queríamos llegar y naturalmente la cosa se va construyendo.

Huba: A veces es como con las comidas, yo no he probado el caviar, y no lo voy a probar, pero hay otras cosas que si. A nosotros no nos molesta experimentar, pero no como el cliché de tirarse a ver que sale, nosotros tenemos un método, tenemos discusión de la sana. Conversamos que queremos hacer.

Ernesto: A nosotros ya todo mundo sabe lo que hacemos por separado, entonces quisimos hacer algo que nunca hubiéramos hecho antes. La gente ahora solo saca singles, si nosotros hubiéramos podido habríamos sacado nuestro disco en vinil. Queremos hacer cosas atemporales.

Huba: Nosotros somos muy cambiantes.

Ernesto: Siempre tenemos gente que nos está aportando cosas, y eso hace que la cosa se enriquezca, Will de Exnobia nos grabó unas guitarras que nos ayudaron muchísimo.

Huba: Esa contribución fue el primer paso para darle dirección a nuestra música.

Ernesto: El aporte de Patrick, que hace beat box.

Huba: Eso es parte de la cultura del HipHop, es una expresión del hiphop como el graffiti y el break que nosotros queríamos meter.

Ernesto: Nosotros lo que queremos es mezclar bien todo esto en vivo…

Huba: Todo esto viene de la necesidad

Ernesto: Nos vimos y dijimos: ¡¡¡Lo necesito!!!

Huba: Este proyecto me llenó de vida. Yo hice mucho dance hall y se me volvió una rutina, esto es más dinámico, más libre, no es tan tieso.

Ernesto: Sin embargo no queremos que el drum and bass se nos convierta en nuestra zona de confort, siempre queremos probar meter más cosas, otros géneros, salir de solo Drum and Bass.

La trillada pregunta. ¿Qué proyectos hay para Huba and Silica?

Ernesto: No se pueden decir… Hacer el Segundo disco, que se va a llamar “El Capital”, estamos haciendo discos inspirados en libros de la literatura universal, y hay gente que nos está pidiendo tracks para mezclarlos. Igual no queremos durar mucho entre discos, porque la música electrónica se quema muy rápido, seis meses es mucho para una pieza, nuestro reto es hacer siempre música nueva.

Huba: De igual forma en el reggae, el dance hall en Jamaica, tienen que estar sacando canciones semanales.

Ernesto: Tenemos necesidades mútuas que hemos tenido que resolver de forma ingenieril.

¿Algo más?

Ernesto: Si, para nosotros la música es arte, y eso es en lo que coincidimos.

Huba: Como dice el disco, a veces muchas varas son planeadas y eso nos lleva a seguir un camino, pero lo que lo vuelve interesante son las cosas que pasan sin esperarlo.

La mañana da paso al mediodía y luego a la tarde, los retazos de fría tarde gris y lluviosa se me mezclan con los beats, tengo la sensación que la música me lleva a un lugar más cálido y recuerdo que la dicha de vivir tiene que ver precisamente con este juego de contrastes.

“Remember this… remember…”

(Huba and Silica)