Seleccionar página

El tercer día del Festival Internacional del Diseño fue el mas intenso de todos. La actividad cerró en medio de ovaciones por parte de quienes agradecen este espacio y la oportunidad de codearse con gente que ha hecho diferencia en el mundo a través de sus propuestas.

Diseño para las masas

Luego de los talleres matutinos, Christián Bendayán tuvo el honor de iniciar la última jornada de charlas  del FID. El pintor, considerado como el máximo exponente del arte amazónico, dio una agradable presentación de sus cuestionamientos, motivaciones e inspiración detrás de su trabajo que retrata de forma interesante varios aspectos de la cultura popular peruana.

DSC_3303

Uno de los puntos mas altos de la jornada fué la exposicón de Lance Wyman, quien dió cátedra sobre la efectividad de diseño y del uso de la simplicidad. Wyman recalcó el sentido de pertenencia como factor primordial en el diseño. El experimentado diseñador, externó su afán de seguir creando diseño para la gente: ” el diseñador debe dejar de hablarle de diseño solo a otro diseñador. Es importante hablarle a la gente de diseño.”

Wyman además expuso una serie de muestras sobre iconografías, así como trabajos realizados para Coca-Cola y el clásico logotipo de México 68.  Su charla fue despedida con una gran ovación por parte de los asistentes.

DSC_3796

Modestia aparte

Una de las mas esperadas por el público fué sin duda Agatha Ruiz de la Prada. La diseñadora española se convirtió quizás en la más decepcionante de la tarde,  pues su presentación se caracterizó por una gran superficialidad, donde se dedicó a hablar de sus andanzas y tribulaciones durante el último año.  La española, de la cual se esperó mucho más,  no mostró mayor cosa y aspectos como su estética y visión de negocio en la actualidad, fueron apenas mencionados en su prosa.

DSC_3839

El resto de la tarde contó con presentaciones por parte de Helene Godin y el Proyecto IDEN-TICA quienes dieron muestras de sus respectivos trabajos a la audiencia.

DSC_3453

Retarse es querer.

Quien si logró lucirse fue el norteamericano Joshua Davis. Con un gran carisma y dominio escénico, el diseñador dió una charla de aproximadamente una hora donde se “echó el público a la bolsa”.

El ganador del Prix Ars Electronica habló de su recorrido como diseñador, de como constantemente busca hacer cosas nuevas en campos totalmente nuevos. Para él, el factor de retarse a sí mismo se convierte en una motivación adicional para crear esas impresionantes piezas de arte a las cuales nos tiene acostumbrados.

De acuerdo a su óptica, un favor importante ha sido el amar su trabajo y hacer cosas sencillamente por el placer de hacerlas. Esta tendencia, lo ha llevado a trabajar con artistas de la talla de Danger Mouse o Nine Inch Nails:  “Cuando usas pasión en lo que haces, gente como esta te busca”, sentenció el artista.

DSC_4183

Con la sensacional presentación de Davis, el FID puso punto final a esta quinta edición.  Sin duda la actividad se transformó en una increíble ventana,  donde artistas y empresarios de distintas partes, compartieron su filosofía ante un público que siempre agradecerá tan noble gesto.

Si bien hay cosas por mejorar,  lo ocurrido en estos tres días marca un nuevo techo a superar por la organizacón para la próxima entrega. ¡Hasta el próximo año!

DSC_4240
DSC_4265
DSC_4299
DSC_4374

footer-FID