Seleccionar página

por Freddy Masís, colaborador de ArtStudio Magazine

Gatos pandilleros, detectives de lo paranormal que andan por todo lado con un gran danés asustadizo, y hasta super heroínas sin dedos, componen el amplio trabajo de Álvaro, un talentoso ilustrador que gracias a la “blogosfera” conocí. Con una gran trayectoria en el campo de la ilustración y los comics, este amante de las tintas, las líneas y las formas, nos cuenta un poquito de su vida como artista.

Alvaro Flores más conocido en el medio artístico como Alvaro ilustrador. De nacionalidad chilena, reside en Santiago aunque nació un poco más al sur. Es egresado de la carrera de Diseño gráfico de la Universidad del Bio-Bio en Concepción y posee varios estudios posteriores enfocados en software gráfico.

-¿Cómo se inicia en el mundo del arte?
Desde muy pequeño demostré cualidades artísticas, dentro de las cuales las que más se destacaban eran el dibujo y la literatura. Aprendí a leer y escribir antes de kinder (creo que gracias a Plaza Sésamo y los comics). Así en mi niñez, antes de entrar al colegio, en cierta ocasión comencé a escribir un cuento, y en cada página le colocaba un dibujo. Mi madre insistía en saber que pasaba después, así que comencé a dibujar como capítulos de una historia y colocar los textos de lo que hablaban los personajes. Estoy seguro que ese fue mi primer comic. Así seguí esa línea en primaria y secundaria, destacándome siempre en lo mismo, el dibujo y la literatura, hasta que tomé la decisión de seguir diseño gráfico como carrera. Al recibirme y no encontrar trabajo de lo que me gustaba en provincia, decidí emigrar a la capital, con tan buena suerte que encontré trabajo inmediatamente haciendo comics de Looney Tunes.

-¿Cuáles han sido sus principales influencias?
No podría decirte quién o qué ha sido mi mayor influencia ya que en estilos gráficos y formas narrativas me gusta ¡TODO! Tengo la idea de que la línea de arte de los dibujos es como la voz en un cantante: única y especial, imprime de un sentimiento particular una determinada canción. ¿Has pensado que aburrido sería que la misma voz cante todas las canciones? Para mí en el dibujo ocurre exactamente lo mismo, cada dirección de la línea, cada detalle de estilo, de color, son esas delicias que hacen que cada obra tenga un sabor especial. Así que concluyo que mis influencias han sido todo lo que me ha permitido la observación de muchos maestros, Hayao Miyazaki, Joseph Barbera, Tex Avery, Makoto Shinkai, David Feiss, Moebius, Manara, Blutch, Stephen Hillenburg, Kaz, etc. la lista es interminable.

-¿Qué técnicas son las que habitualmente utiliza?
Aunque he ilustrado directamente en el computador con tabletas electrónicas y en programas gráficos, creo que aún la precisión del lápiz, el peso, la movilidad, la presión y caída, así como la fluidez que le permite a la mano para la entera libertad de movimientos, no ha sido bien imitada por los softwares y hardwares que dicen ofrecer lo mismo. Así que soy un dibujante de lápiz tradicional aún en su etapa inicial. Todo el proceso posterior, diagramación, matizado de color, luz, sombra y efectos de movimiento, son obtenidos digitalmente. Años atrás mi técnica favorita eran las tintas al agua y al aceite, con las cuales se podían lograr grandes matices del color y efectos.

-¿Cómo ve el movimiento artístico en su país?
En Chile creo que hay muy buenos dibujantes, tanto así en los dibujantes clásicos como los nuevos. Dentro de la joven camada, me ha tocado ver trabajos de algunos de los nuevos talentos y la verdad es que son bastante destacables. Aportan al tema del dibujo una modernidad necesaria, una variedad de estilos y visiones que me gusta mucho. Desgraciadamente se da la paradoja que hay una inmensa variedad de talentos, y sin embargo el campo laboral es bastante limitado.

-¿Qué lo llevó a especializarse en publicaciones infantiles?
Creo que lo hice porque mi niño interno no me lo perdonaría. Hay un aspecto muy infantil dentro de mi estética y en mi personalidad que me permite tener muy buena comunicación con los niños, les hablo directamente en su idioma y mi línea de arte es efectiva en la comunicación. Hay algo que casi viene pre-programado de nacimiento, mi visión del color, movimiento y del humor. Amo y disfruto lo que hago.

-¿Cuáles han sido algunos de sus trabajos más importantes?
Aunque he dibujado personajes bastante conocidos, que me han dado la posibilidad de darme a conocer, creo que los trabajos que considero más importantes para mí son aquellos en los cuales se me dio entera libertad para establecer una gráfica y una narrativa sin tapujos. Así como aquellos trabajos que tal vez no han sido muy destacados gráficamente, pero si han sido cien por cien efectivos: Comics anti bullying, relatos propios, e incluso recuerdo una campaña para evitar la creciente ola de quemaduras en niños menores de 6 años, la cual redujo a menos de un cuarto la cantidad de quemados. La efectividad en la comunicación de un mensaje me da grandes satisfacciones.

-¿Cómo siente el desarrollo de Alvaro como artista? ¿Hay alguna faceta artística que quisiera experimentar?
Creo que en este momento de mi vida hay algo en mi interior que me está pidiendo contribuir con la educación o la ecología. Aportar todo lo que he aprendido en entretención y comunicación en este campo para así contribuir con un granito de arena a evitar la problemática actual. El comic es una poderosa herramienta de amplia penetración en los niños, de fácil lectura y seguimiento. Es este lenguaje simple la mayor fortaleza para entregar contenidos y sobre todo emociones que lleven al niño a comprometerse e interesarse por necesarios temas que lamentablemente están tan dejados de lado por estos días, como son el cuidado del planeta y la educación hacia una convivencia mejor.

-Tiene a sus espaldas un historial de trabajo con grandes empresas como Warner Bros Worldwide Publishing (Looney Tunes) – Cartoon Network, etc. ¿Cuál cree usted que es la clave, del éxito de un diseñador/ilustrador?

Creo que los talentos en la gente son producto de una selección al azar que nos convierten en un ser único e irrepetible. Creo que cada persona debe en algún momento autoevaluarse y preguntarse ¿para qué soy bueno? ¿En qué sobresalgo? Y en base a la respuesta a esa pregunta poner tu esfuerzo y tu pasión en conseguir ser destacado dentro de ese ámbito. Por lo tanto, no creo que haya una fórmula muy establecida, o algún secreto mágico que yo pueda entregar. Autoevaluación y apasionarse por lo que se hace. Enamorarte de tus obras, poner especial énfasis en sus detalles… eso tarde o temprano será valorado por algún editor y sobre todo por el público lector.

Desde ya quedan invitados a visitar el blog de Alvaro donde pueden encontrar gran cantidad de trabajos, así como otros datos de interés.

Muchísimas gracias a Alvaro por la pronta respuesta, y por toda la colaboración brindada para la elaboración de este artículo.