Seleccionar página

La vida de la realeza inglesa ha sido tema de inspiración para muchas producciones cinematográficas de los últimos tiempos. Luego de la aclamada The Queen, y no hartos de este género, nace The King´s Speech o el Discurso del Rey.

Esta nueva producción inglesa es dirgida por Tom Hooper y estelarizada por Colin Firth, Geoffrey Rush y Helena Bonham-Carter. Su suceso en los últimos meses ha sido destacable, siendo denominada por muchos como la mejor película del año, afirmación puesta a prueba en numerosos festivales cinematográficos a lo largo del globo.

El filme se centra en la figura de Jorge VI (Firth), quien debe afrontar el problema de tartamudez que lo aqueja desde niño en un momento crítico de cambio para Inglaterra. Para esto recurre a Lionel Logue (Rush), un modesto terapueta de lenguaje en Londres quien con el tiempo se convierte en un importante apoyo para el rey, sobre todo el día de la declaración de guerra a Alemania en la II Guerra Mundial.

En lugar de hacer una película a gran escala, con tintes de espectacularidad, Hooper opta por dejar de lado ese enfoque y realizar un retrato más introspectivo  de los personajes. Hábilmente la narración da la posibilidad de que sean ellos mismos los que cuenten los hechos desde su óptica, de esta forma, el espectador se siente más involucrado en los hechos. Esto es apoyado por un interesante duelo actoral entre Firth y Rush, quienes se consumen por completo en la trama.  Los meticulosos diálogos aparecen acá con una gran elocuencia, producto de excelentes interpretaciones y un guión bien balanceado el cual rescata la figura de Logue, venida a menos e incluso vílmente ignorada por varios historiadores de la aristocracia inglesa.

Todos estos aspectos se apoyan en diferentes elementos técnicos como una interesante construcción visual a  base de “close-ups”y planos medios.  Un aspecto interesante es la utilización interiores para la mayoría del rodaje contribuyendo de forma destacable a esa cercanía.

The King´s Speech es un filme sobrio de inicio a fin, una propuesta donde el director no solo sabe  que transmitir, sino también como hacerlo. Cada uno de sus elementos están bien calculados, es decir, nada está de más ni busca en algún momento ser ostentoso.

El hecho de haber sido ganadora en los premios Goya, en el Festival de Toronto así como en la reciente ceremonia de los Globos de Oro no es pura casualidad.  Su calidad está más que justicada así como el favoritismo de este filme en la venidera ceremonia de los Oscar, de la cual será protagonista.

Calificación:10