Seleccionar página

Música e imágenes. Dos elementos importantes en el cine los cuales no pueden subsistir uno del otro. Varios directores como Steven Spielberg y George Lucas han manifestado en su momento que sus películas no serían lo mismo sin una banda sonora. Un elemento que termina de crear esa atmósfera tan necesaria a la hora de contar una historia.

El caso de Watchmen no es la excepción  y como todo filme proveniente de un cómic, el elemento sonoro debe cumplir un papel importante y no solo limitarse a ser meramente un apoyo. Para esta ocasión la responsabilidad recae en el compositor Tyler Bates quien había trabajado anteriormente con el director Zack Snyder en el filme 300.


Pero, ¿qué se puede decir de ella? Esta banda sonora es algo muy diferente a la música tradicional de superhéroes donde el aspecto heroico-épico tiende  a ser elemento constante. En esta ocasión el compositor apunta un estilo algo más obscuro con cierto aire apocalíptico donde motivaciones sombrías se combinan con elementos mas intrínsecos mostrados a través de cada uno de los personajes de la historia.  La utilización de teclados y sintetizadores ha sido la tónica en cada una de la composiciones de Bates. Dichos elementos yacen en la estructura pero son mezclados de forma oportuna con sonidos más clásicos y orquestales produciendo una composición más heterogénea de diferentes capas y texturas para entregarnos una grabación bastante versátil.  En ciertas ocasiones se pueden escuchar elementos de 300, en otras más bien recuerdan ese aire futurístico presente en la música de Vangelis para Blade Runner.  Un dato intersante es la utilización de un extracto de Requiem compuesta por ningún otro más que Wolfgang Amadeus Mozart.  El trabajo de Tyler Bates sin duda se aleja de trabajos tradicionales como los de John Williams y Jerry Goldsmith para entregarnos algo más versátil y heterogéneo de digestión prolongada para un público no tan amplio.

La cara comercial

Normalmente los discos denominados como “Music From The Motion Picture” tienen muy poco que ver con la temática del filme. Por lo general esta compilación de canciones provenientes de diferentes artistas de la cultura pop son hechas más con un sentido mercadotécnico que artístico, pasando generalmente sin pena ni gloria y convirtiéndose en un item  con valor reducido. En esta ocasión se  rompe un poco con la regla de compilaciones sin sentido para presentar una serie de interpretaciones más a tono con los diferentes  aspectos temporales en que se va desarrollando la historia de Watchmen.

De todas las canciones se podría decir que la interpretación del clásico Desolation Row por parte de My Chemical Romance es el elemento mas débil de todo el disco. Si bien su inclusión es entendible debido a la búsqueda de una mayor comercialización, el cover desentona con grabaciones clásicas provenientes de grandes luminarias como Jimmy Hendrix, Bob Dylan y K.C. and the Sunshine Band, quienes se hacen presentes con temazos como All Along The Watchtower, The Times They Are A-Changin’ y I’m Your Boogie Man por citar algunos.  Cada una de sus interpretaciones viene en su versión original de estudio haciendo de este compilado algo verdaderamente interesante.

Otros intérpretes como Nina Simone y Nat King Cole hacen su aparición por medio de temas como Pirate Jenny y Unforgettable. Un aspecto aún más llamativo es la inclusión del clásico por excelencia Ride Of The Valkyries a cargo de la Orquesta Sinfónica de Budapest, una verdadera joyita sin duda alguna. Quizás el gran fallo fue la no inclusión de la versión original de Desolation Row un tema comúnmente relacionado con toda la temática de los personajes creados por Allan Moore. Una verdadera lástima a mi parecer.

Dos discos interesantes que serán un deleite tanto para los amantes de la música popular como de la música instrumental. Dos propuestas llenas de los más variados matices que se ajustan de alguna manera al estilo visual de uno de los filmes más esperados de este año.