Seleccionar página

Definitivamente Danny Boyle es mas bien un director irregular, que va de películas de bajo perfil como La Playa, a películas de culto como Trainspotting, pasando por maravillosas obras de género como 28 Days Later, deliciosa revisión al género de zombies, y la ciencia ficción en Sunshine Alerta Solar.

A pesar de tener títulos tan dispares como A Life Less Ordinary y Vacuuming Completely Nude in Paradise, lo cierto es que por norma general me gusta Danny Boyle como director, sus obras tienen una personalidad muy propia en su abordaje del tema, y Slumdog Millionaire no es la excepción.


La verdad es que me mostraba un poco escéptico ante el título de la película, y más aún al descubrir que la trama va de un joven marginal en la India, que participa en la versión indostana de la franquicia Who Wants To Be A Millionaire?

Como odio la versión nacional ¿Quién Quiere Ser Como Ignacio?, pensé que no prometía, sin embargo Danny Boyle me vuelve a sorprender, al convertir este acontecimiento en un pretexto para narrarnos la vida de los niños marginales en la India.

Con mucho sarcasmo, con mucho humor negro como ya es costumbre en sus películas,  Slumdog Millionaire nos narra las miseria de la India actual, la pobreza, la sobrepoblación, el odio étnico, el crimen organizado y los Call Centers, cualquier paralelismo con nuestra experiencia diaria en Centroamérica no solo no es coincidencia, es también necesaria.

¿De qué va Slumdog Millionaire?
Jamal Malik, joven marginal, participa en el famoso concurso de televisión, y para sorpresa de todos llega hasta el premio mayor, surgen las acusaciones de fraude y trampa, Jamal Malik explica a la policía como a través de distintos episodios de su vida conocía cada una de las respuestas.

La película teje así un maravilloso cuadro sobre un lugar tan lleno de contradicciones como fascinante. Desde el Taj Mahal hasta las abarrotadas calles de Bombay, la relación casi de simbiosis de la India con su sistema de trenes.

A mi pesar la cinta padece de dos grandes fallos, por lo menos a mi gusto. Corro el riesgo de adentrarme en las aguas del SPOILER, así que les advierto: Cuidado SPOILER!!!

En algún momento de la peli, Danny Boyle decide que quiere dejar de hacer una buena película y que prefiere hacer una película para los Oscar, así que de un personaje al que le pasan las cosas, como a la mayoría de los mortales, pasamos al amor como motor de la historia, demasiado obvio y autocomplaciente, en alguna medida la película se traiciona a si misma.

Resultado: Nos termina pareciendo más soportable y atractivo Salim el hermano de Jamal, con todo y su perfil de homenaje al Scarface de Brian De Palma interpretado por Pacino.

Esto no se trae necesariamente abajo la película, pero en definitiva le resta fuerza.

Fin del SPOILER!!

Una cinematografía espectacular, rica edición y música, un excelente recurso narrativo y una temática que no puede dejarnos indiferentes, pero con un par de fallos, es una buena forma de sintetizar mi opinión sobre  Slumdog Millionaire.

Altamente recomendada, es una peli que debería  ser de 10, pero como estoy un poco escéptico respecto al amor como fuerza salvadora y redentora se me queda en un 9.