Seleccionar página

Con tantos comentarios en los últimos meses acerca de The Dark Knight y el morbo creado por la muerte de Heath Ledger, probablemente se preguntará que tan buena es realmente. Bueno, pues se lo voy a poner de esta manara: The Dark Knight es sin duda alguna no solo la mejor película de lo que va de este 2008, sino también la mejor adaptación de un cómic jamás hecha a la pantalla grande.

Con un argumento envolvente desde el primer minuto, actuaciones de primer nivel la película se convierte en el perfecto reflejo de tragedia moderna la cual lanza la inevitable pregunta ¿ puede la moral realmente sobrevivir en un mundo en decadencia? A lo largo de su trama, se lanzan diferentes hipótesis acerca del meollo de la delgada línea que separa el bien del mal, así como las motivaciones de un individuo por tomar uno u otro camino. Es aquí donde el Guasón actúa como ese elemento criminal que impulsa al renombrado caballero blanco (Harvey Dent) a cruzar dicha línea hasta llegar a convertirse en todo aquello contra lo que ha luchado. Así mismo se jacta de promover la anarquía como religión dentro de un mundo totalmente descontrolado donde incluso del lado de la ley las nociones de lealtad y moralidad han quedado reducidas a planos totalmente desechables.

Y no por nombrarse de segundo se le va a restar importancia: la dualidad es un elemento importante en balanceo de la trama de la película. Buena parte de su estructura establecida en base a eso: el ying y el yang, el blanco y el negro. De esta forma, se describe al Joker como ese complemento obligatorio de Batman, esa respuesta violenta y desesperada hacia un intento por poner orden dentro de un entorno corrupto. Otro perfecto ejemplo de ello es la relación entre Bruce Wayne y Harvey Dent; por un lado rivales en su lucha por el corazón de Rachel Dawes, por otro lado compañeros en su lucha contra los diferentes clanes mafiosos de la ciudad.

El cuerpo actoral definitivamente da lo mejor de sí. Christian Bale vuelve a lucirse como un Batman que se debate entre seguir su código o cruzar la línea y convertirse en un simple vigilante similar a los criminales que él sigue noche tras noche. Gary Oldman nos entrega a un Jim Gordon de lujo mientras que Michael Cane y Morgan Freeman se lucen con gran sobriedad en sus roles de soporte secundarios. La presencia de Maggie Gyllenhall (quien sustituye a Katie Holmes luego de ésta ser adoptada por Tom Cruise) fue todo un acierto. Su madurez le imprime una gran seriedad y naturalidad al personaje de Rachel Dawes. Aaron Eckart presenta a un formidable Harvey Dent, quien poco a poco va perdiendo su fé en el sistema y en su delirio decide tomar la justicia por sus manos. ¿Pero que decir de Heath Ledger? ¿Merece un Oscar como se ha dicho? En honor a la verdad su actuación es memorable. Ledger hizo suyo el personaje con una gran elocuencia redefiniéndolo por completo y entregándonos la interpretación definitiva del Guasón. Si bien su trabajo es sobresaliente y merecedora de cualquier elogio, un posible Oscar sería mas por razones meramente sentimentales.

Por momentos su estilo visual nos hace olvidar que estamos ante un cómic y nos refiere a su vez a filmes memorables como The French Connection, Seven y Heat dignos representantes del género policíaco. La forma destacable de utilización de la cámara en especial durante las secuencias así como el acompañamiento de una excelente banda sonora nos llegan a retratar por completo el caos vivido en Ciudad Gótica e incluso emocionalmente nos hace ser partícipes de ello. Esto último es algo difícil de lograr y no todos los filmes lo logran por completo.

Además de ser obscuro y complejo, The Dark Knight no solo sale avante como adaptación sino que se ubica dentro de los mejores filmes criminales. La visión de Christopher Nolan es exitosa y sorprende donde entregas anteriores fracasaron. Un clásico instantáneo dirigido no solo a los fanáticos de Batman sino también a amantes del buen cine general.

Calificación: 5/5

Trailer