Seleccionar página

La guerra de las franquicias cinematográficas continúa este fin de semana con el estreno en Costa Rica de Terminator Salvation, la cuarta entrega de esta exitosa saga futurista llevada al cine inicialmente de la mano de James Cameron, quien como es ya conocido, abandona el proyecto poco antes de realizarse el tercer capítulo.

La silla del director es abordada esta vez por McG quien ha dado mucho de que hablar por su trabajo acá y no precisamente de la mejor manera ¿Es Terminator Salvation la película que debió haber sido? No, y eso es claro. Pero tampoco es el gran desastre anunciado por varios en días atrás.

Para esta ocasión, la película es ambientada en ese futuro apocalíptico del cual se nos había hablado en las entregas anteriores. John Connor pasa de ser un simple muchacho a aquel famoso líder descrito anteriormente en una compleja guerra contra las máquinas. Para esto, el equipo de producción logró ensamblar un interesante elenco liderado por Christian Bale, Sam Worthinton y Anton Yeshin quienes, pese a las condiciones, hacen un trabajo actoral bastante aceptable.

El gran problema con este filme yace en su parte argumental. McG muestra sus grandes limitantes como realizador presentando un relato plano,  desbalanceado con escaso desarrollo de personajes. Estos entran y salen del relato sin mayor gracia. Están ahí porque debían,  pero su aporte a la historia es muy poco.  Atrás quedaron los cuestionamientos filosóficos y existenciales planteados por Cameron en los primeros filmes para ser reemplazados por efectos especiales y espectaculares explosiones haciendo de éste más una simple película de guerra que una propuesta dentro del género de ciencia-ficción. La utilización de algunos elementos como la breve aparición de Arnold Schwarzenegger, la fotografía de Sarah Connor de la primera parte, la colaboración de la actriz Linda Hamilton en un par de secuencias  y la canción You Could Be Mine de Guns N´Roses son aspectos interesantes los cuales probablemente serán agradecidos por los más fieles fans.

A pesar de dichas falencias, el filme no desentona con sus predecesoras y logra ubicarse como una propuesta simplemente “de palomitas”. A mi parecer, quien no se entretiene acá es porque no quiere. Si bien lograron unos muy buenos efectos visuales y espectacularidad de buen nivel,  Terminator Salvation desperdició interesantes elementos a su favor con los cuales hubiese logrado mejores resultados si presentase una parte narrativa mejor desarrollada. Ojalá y para el próximo capítulo, los productores planteen algunos cambios importantes como el contratar a un director más capacitado y logren traer de regreso a Brad Fiedel, de quien definitivamente se le extraña su banda sonora.

Calificación: 6